Prólogo

582 35 15

Me despierto con la boca seca y la espalda engarrotada. La oscuridad de la noche me envuelve y como reflejo automático sujeto con fuerza el puñal que tengo debajo de la almohada. Los latidos de mi corazón parecen revotar en mis oídos y aprieto con fuerza mis dientes. Los flashes de mi vida pasada recorren mi piel, provocando un terrible escalofrío que me obliga a levantarme del mugriento colchón situado en el suelo.  Ato mis botas con fuerza y bebo mi trago de agua correspondiente — hemos aprendido a ahorrar en todo, así que ya estoy acostumbrada a escatimar en cualquier recurso humano, cualquier cosa que antes hubiera sido tan fácil de obtener, pero esos, eran otros tiempos —. Reviso las cuerdas que sujetan el pomo de la puerta, si no estuvieran bien atadas podríamos llevarnos un susto, aunque ahora, quizás esté preparada para cualquier cosa. Me siento en el suelo, observando como mi mejor amigo duerme plácidamente — ¿Hasta dónde estamos dispuestos a llegar? —. Adoraba los momentos de soledad y ahora anhelo el compartir una charla agradable con amigos en cualquier terraza hablando de superficialidades de la vida. Unos disparos y un grito de impotencia procedentes de la calle me hacen despertar de mi ensimismamiento. Corro hacia la ventana y solo logro ver lo mismo que llevo viendo desde hace tres malditos días —  Siempre pensé que no sería buena idea quedarnos en estas oficinas, ahora estábamos atrapados y sin suministros —  Soledad, muerte, devastación, fuego esparciéndose entre edificios. —  la ceniza de los mismos—. , cristales rotos, manchas de sangre por los asfaltos y sobre todo, muertos caminando por la calle. Aprieto mis manos en puños ante la idea de que mi mente esté desvariando al querer escuchar algún sonido humano, aunque solo fuera un grito ahogado, los mismos gritos que una vez imploré que cesaran. Ahora los quería, los buscaba como un lobo rastrea una presa. Necesitaba saber que había alguien más, algo más. Fijo mi vista en un  pobre hombre, o lo que quedaba de él, ya que su cuello estaba inclinado en una posición devastadora para cualquier ser humano. —  aunque pensándolo bien, ese hombre ya no era un ser humano, solo era uno más unido a la plaga de muertos que reinaban este nuevo mundo —. Sus pasos arrastrados por el asfalto andaban hacia un punto inconcreto de la ciudad, sin rumbo, sin sentido común. ¿Fue un buen padre cuando podía sentir como yo? ¿Se convirtió en esto intentando salvar a sus hijos, como hizo mi padre? ¿Esto lo convertía en un héroe o en una víctima o en un cazador? Vuelvo a escuchar disparos procedentes de dos calles más allá del edificio donde estábamos situados. Inconscientemente abro la ventana, sin pensar en las consecuencias. —  las malditas consecuencias —. Los cristales se hacen añicos y caen estrepitosamente hacia la oscura y casi desértica calle. Un grupo de sonidos parecidos al lamento constante se acercan hacia la calle. —  Ya vienen, mierda  —. Espero a que el sonido rebote entre los edificios y no puedan escuchar la procedencia del mismo, pero escucho pasos rápidos y mi mente colapsa sabiendo que clase de seres son los que estaban pendientes a la caza. Estos no se mueven como el muerto de antes, algo que ellos poseen o poseían, los hace ser rápidos, fuertes e incluso me atrevería a decir — Inteligentes —.  Me acurruco entre mis rodillas rezando a no sé qué o a no sé quién, buscando una esperanza o rindiéndome ante la más inminente realidad. Nadie va a rescatarnos, no existe la seguridad — ya no —. Hace un año que ya no somos el mundo que creíamos ser. Nuestro ego, nuestras ganas de jugar con la ciencia y con el ser de las cosas. Nuestro imperativo ímpetu de superioridad ante todo aquel que no fuera nuestra raza nos ha hecho esto. Creímos ser dioses jugando con la vida y la muerte y hemos terminado quemándonos en el fuego eterno. Aquí hay cero población, cero agua, cero comida, cero comunicación, cero medicamentos, cero seguridad, cero esperanza. Esta es la generación Zero.

________ _______________________________________

Puedes comprar mi novela aquí :
ENVÍOS A ESPAÑA ➡ http://www.amazon.es/Perdida-historia-c%C3%B3mo-perd%C3%AD-misma/dp/8490959862

ENVÍO INTERNACIONAL ➡ http://www.librolibro.mobi/verLibro.php?isbn=9788490959862

ENVÍO ESPAÑA, COMPRA DIRECTA A MÍ Y FIRMADO ➡ Maite.g.camacho@gmail.com

ZERO¡Lee esta historia GRATIS!