Capítulo 7 - Parte 2

27.8K 1.4K 624

Hola chicos este sería la imagen de Jayden. El nombre del modelo es Hollis Chambers.

Capítulo 7 - Parte 2

-¿Qué sucede ahora? Me hubieses ahorrado el golpe en la nariz de haberme dicho a dónde íbamos.-acaricio mi nariz aplastada mientras espero una especie de disculpa.

-Aunque lo hubiera hecho, dudo que hubieses podido llegar más allá de los baños en la entrada de la Academia. Sin ofensas mi querida Suzanne, pero el lugar en el que ahora estamos no es de fácil acceso a cualquiera.

-Vaya. Gracias por la revelación. Nada como saber que estás dejando atrás tu vida de cualquiera.

La cabeza de Jayden se inclina con el sonido de carcajadas saliendo de su boca, mientras sigo sin entender el misterio detrás de todo esto.

-Ciertamente no defraudas-comenta Jayden, tomando un descanso para llenar sus pulmones nuevamente de aire.

-Ni en los peores momentos. Tengo una amiga que asegura que tengo talento para esto.

-Y no se equivoca.

Sin perder tiempo, cruzo mis brazos y me posiciono frente a él para abordar el tema de frente, aprovechando que aún sus manos enjuagan las lágrimas de sus ojos.

-Ahora que ya estamos intercambiando palabras y no espacios personales, ¿Podrías decirme qué exactamente es eso tan importante que Sebastian tiene que decirme, que no puede utilizar las maneras normales y convencionales de los seres humanos?

-Me encantaría arruinar la sorpresa, pero temo que no se más de lo que tú sabes. Este tipo me ha pedido que sirva de guía turística y eso es lo que he hecho precisamente, con puntos extras debo decir, viendo que ni la araña de la esquina se ha percatado de nada. Ya que le debía uno que otro favor pues no me ha quedado mucha opción.

-¿Y entonces qué se supone que debo hacer ahora? ¿Esperar a que su majestad aparezca?

-Me sorprende que preguntes eso y no estés dándote media vuelta mientras aún tenemos esta conversación-comenta elevando aristocráticamente su ceja.

-Pues si ya estoy aquí más vale salir de todo esto de un tirón. Capaz así este lío en la Academia termina de acabar.

-¿Qué lío? No suelo estar atento al chisme del día, pero si tengo mis informantes cuando algo, valioso de mencionar, ocurre por aquí.

-Pues no han hecho nada visible como tirarme un yunque desde el tercer piso, o han comentado en voz alta en medio de la cafetería, pero siento sus miradas seguirme como un imán y cada vez que miro en cualquier dirección puedo ver gente susurrando. No seré la más inteligente del universo, pero no soy tan estúpida para desconocer que es sólo una fina línea lo que hace que esta gente no me haya saltado encima. ¿Tú sabrás por casualidad de qué va todo esto?-pregunto inmediatamente, antes que el momento se me escape.

Si voy a confirmar si ciertamente Sebastian está detrás de esto, quien mejor que uno de los suyos para darme alguna pista.

-Si te refieres a tu pequeña huida romántica con Bass, no creo que el tema suscite mucho revuelo.

-Me encantaría que pudieras explicarme cómo rayos piensas eso. La última vez que supe, hasta las marcianas se babeaban por ustedes. Imagínate que le harían a una persona como yo, que lo único de amenazante que tengo es la gripe que aún cargo del verano pasado.

-¿Así que también piensas que ellas se babean por mí?-pregunta, omitiendo como ya parece costumbre, el resto del comentario.

-¡Son marcianas! Si existen, probablemente tienen tres cabezas y son verdes. No creo que importe mucho si se babean porque luces bien en un suéter de cachemira o porque quieren saber que tan bien sabes con algo de salsa de tomate. ¿Podrías enfocarte por una vez en lo que pregunto?   

El Último Año Con El Playboy Millonario¡Lee esta historia GRATIS!