Carretera

100K 7.4K 974

-Eres lo mejor que me ha pasado en la vida.

-Mi amor, te amo, te amo tanto.

-Jamás me cansaría de ti. Podría pasarme todo el día solo mirándote.

-Mi vida era una basura hasta que apareciste.

-Sin ti mi vida, mi existencia no tiene sentido alguno.

-Huiría de mi casa por ti.

-Dejaría a mi mamá por ti. Te amo más que a nadie.

-Más que a mi propia vi...

-¡Basta! -Mónica interrumpió a Valerie a la mitad de la frase exclamando y tapándose los oídos repitiendo suplicantemente -¡Basta! ¡Piedad! Detengan esta tortura ¡Me voy a tirar del carro!

Valerie y yo rompimos en risas a carcajadas y Andrei, por más que intentó resistirse, terminó uniéndose.

-¡Son todos unos malditos! -Mónica terminó cediendo también a la risa.

-Todavía tenemos más -le advirtió Valerie burlonamente.

-Gracias a tu amor, soy cada día mejor persona. Tú me das fuerzas día a día... -empecé a recitar exageradamente.

-¡Qué asco! -exclamó entre risas mi amiga.

-Creí que eras una romántica empedernida -bromeé lanzándole un rápido vistazo por el espejo retrovisor.

-Sí, claro que lo soy, pero esto no es romántico, ¡Es nauseabundo! -rió -Bueno, puede que esté exagerando un poco, pero aún así.

-¿Cómo? -Valerie fingió estar horrorizada -¿Nuestras hermosísimas declaraciones de amor eterno no te conmueven?

-Andrei, sálvame -rogó patéticamente siguiendo en broma todo el melodrama.

-No. Ellos merecen vivir su intenso amor a todo dar...

-¡Gracias! -contuve una carcajada.

-... además, tú no mereces mi cariño...

-¿Qué? -Mónica dramatizó su horror.

-No te lo mereces desde que me dejaste por Carlos Horacio -terminó teatralmente.

Todos rompimos en carcajadas y las chicas hasta aplaudieron, cosa que yo también habría hecho de no haber estado manejando.

-Qué nombre más horrible -reí -no seas malo.

-No es tan feo -protestó Valerie sin perder la sonrisa.

-¿Carlos Horacio? ¿Te gusta? Pobres tus hijos -bromeé.

-Me gusta Carlos -dijo con calma.

-¿Y Horacio? -preguntó con un tonito burlón Andrei.

-Eh... no es feo. No es mi nombre favorito, pero de seguro que a alguien le gusta.

-Qué diplomática -sonrió Mónica.

-Pero no puedes negar que Carlos Horacio es una combinación trágica -Andrei asomó su cabeza entre los asientos.

-Sin comentarios -contestó mi novia conteniendo a duras penas una sonrisa.

Todos reímos y ella no pudo evitar terminar uniéndose.

-Vale, no te gusta que fumemos ¿verdad?

Ella me lanzó una mirada nerviosa, como temerosa de resultar una molestia a mis amigos. Hice un rápido gesto, quitándole importancia al asunto.

-Me molesta un poco el humo -admitió tímidamente.

-¿Te fastidia el dulce?

Aunque no pude verla, no me costó imaginarla frunciendo el ceño, extrañada.

The Real Bad Boy (PUBLICADO)¡Lee esta historia GRATIS!