24.Copa destruida

2.8K 220 50

Narra Harry:

Luna:¡Chicos!

Yo y Hermione subíamos las escaleras de caracol como locos, empujando a cualquiera que se nos cruzara.

Yo:¡Estamos ahora un poco ocupados, Luna!

Luna:¡No lo encontrarán en esa dirección, pierden su tiempo!

Hermione:¡Hablaremos luego!

Luna:Pero...

Yo:¡Luego!

Luna:¡Harry Potter y Hermione Granger, tienen que escucharme ahora!-yo y Hermione paramos en seco y nos dimos vuelta para mirarla, jamas la habíamos visto enojada- ¿Olvidaron lo que dijo Cho acerca de la diadema de Rowena Ravenclaw?-yo y Hermione la miramos con confusión- Ninguna persona viva la ha visto-las escaleras se iban vaciando de a poco-, es obvio ¿no creen? Tienen que hablar con un muerto.

Hermione:¡Exacto, Harry todo coincide!

Cuando el último estudiante bajó las escaleras, nosotros nos asomamos por la ventana y vimos que Hogwarts estaba siendo encerrado por una especie de esfera de luz resplandeciente, estaban lanzando hechizos protectores.

Luna:Es impresionante, ¿no lo creen?

También vimos a estatuas de piedra cuidando la entrada. Esto se pone tenso cada vez más.

***

Luna:Está ahí-nos señaló hacia el pasillo oscuro.

Yo:¿No nos acompañarás?

Luna:Es mejor que hablen a solas, ella es muy tímida.

Avanzamos hacia el oscuro pasillo y Luna se quedó en el umbral de la puerta. Al doblar a una esquina, nos topamos con una figura transparente y femenina, la melena le llegaba hasta la cintura y la capa hasta los pies, pero tenía un aire orgulloso y altanero.

Hermione:¿Es usted la Dama Gris? -preguntó tímidamente, ella asintió con un gesto.

Yo:¿Es usted el fantasma de la torre de Ravenclaw?

Dama:Así es. -Su tono de voz no era muy alentador.

Hermione:Usted debe ser la hija de Rowina Ravenclaw, Helena.

Helena:¿Son amigos de Luna?

Yo:Sí, dice que usted puede ayudarnos.

Helena:Buscan la diadema de mi madre.

Hermione:No es por molestarla, pero sí.

Helena:Luna es gentil, no como muchos de los otros, pero se equivocó, no puedo ayudarlos-traspasó mi cuerpo rápidamente y se estaba alejando del lugar.

Yo:¡No, espere, tenemos que destruirla!

Helena no dijo nada, estaba viendo algo que le inquietó.

Yo:¿Qué sucede?-vi que Hermione se acercaba a ella y también se quedó helada de ver quién sabe que cosa.

Me acerqué a ellas y quedé en shock al ver un inmenso ejército afuera de Hogwarts, mortífagos. Lo que vi fueron capas negras lanzando hechizos hacia el escudo que protegía el castillo, estos chocaban y provocaban fuertes sonidos de explosiones.

Hermione:Usted también quiere destruir la diadema, ¿no?

Helena se fue flotando hacia otra parte y nosotros la perseguimos.

Yo:Podemos destruirla nosotros.

Helena:Otro prometió destruirla hace muchos años, un niño extraño, con un nombre raro.

La hermana de Harry Potter 4¡Lee esta historia GRATIS!