Louis no era precisamente un hombre celoso. 


Tenían un mes saliendo oficialmente, ya conocían los horarios de clase del otro y se reunían cada que podían. Estaban en su derecho de querer estar juntos todo el tiempo que fuera posible, llevaban poco tiempo como novios. De hecho fue de esa manera durante todos los seis meses de su relación. 


Harry se acercaba a la facultad de Administración de Empresas con duda en la verde mirada, y aun así con porte elegante y caminando con seguridad, la nueva seguridad adquirida de caminar por esa parte del campus sabiéndose relacionado con el chico más popular. 


Louis tiró el cigarrillo y lo aplastó con el pie en cuanto advirtió su presencia aproximándose. A Harry nunca le gustó que Louis fumara, y él lo sabía, pero de momento todo se limitaba a Harry no diciéndole nada y Louis evitando hacerlo con él cerca. 


—Amor. 


—Hola, guapo —lo saludó con un beso corto. 


—¿Podemos ir por un helado? 


—Claro —Louis rodeó con un brazo la cintura de su novio mientras comenzaban a caminar—, ¿ocurre algo? 


—En realidad... —suspiró—. ¿Recuerdas a Nick Grimshaw? El que va conmigo en la clase de psicología ambiental. Bueno, me invitó a salir. Otra vez. 


Claro que lo recordaba. 


Nick Grimshaw era de esas personas que simplemente se pueden describir como "un dolor en el culo". Había escuchado de él un par de veces antes de conocer a Harry, pero jamás le dio importancia, un nombre más en la lista de alumnado. Sin embargo al empezar a salir con quien más tarde sería su esposo, se enteró de que estos dos compartían una clase, y no solo eso, sino que a Grimshaw le interesaba compartir mucho más con el rizado. 


Harry le había dicho a Louis que en varias ocasiones Nick lo invitaba a verse después de clases y solía sentarse a su lado en esa clase. Y esa especie de sexto sentido de Louis le decía también que el sujeto lo detestaba desde que era él quien se paseaba de la mano de Harry por todas partes, como justo en ese momento. 


—¿E irás? 


—Claro que no —negó rápidamente. 


—Deberías ir. 


Harry frenó en seco y miró fijamente a Louis, hasta que ambos quedaron enfrentados en medio de uno de los corredores entre edificios de la universidad. 


—¿Por qué? 


—¿Qué tiene de malo? Charlen, tal vez un par de tragos... 


—Eso no es todo lo que Nick quiere. 


Disenchanted || Larry Stylinson¡Lee esta historia GRATIS!