Capitulo 2

36 3 0
                                                  

Hoy me decido por una ensalada y un jugo de naranja, estoy sentada al lado de Eliza y Marcela; ha sido una mañana muy larga y llena de sorpresas. Han dejado muchas tareas y ha habido aproximadamente 2 quices sorpresa.

James llega a la mesa con una bandeja y se sienta enfrente de mí.

- Hola - me dice, mientras me mira fijamente y luego baja la mirada a lo que sea que halla en su plato.

No repsondo y como más rápido, Eliza me golpea con su codo en mis costillas... Me quejo en silencio mientras ella me dice:

- ¿Quién es él? - James, ni corto ni perezoso le repsonde:

-Soy James, ¿Y tú eres?

- Elizabeth

- Elizabeth, que lindo nombre.

- Gracias - Eliza sigue hablando con James y yo sigo comiendo como si nada, mientras los oigo reír. Llega un momento en donde no puedo más y me sitúo mis auriculares mientras termino de comer.

- Voy al botar esto - les digo a todos señalando la bendeja - Y al baño - me paro de la mesa y me voy sin esperar respuesta alguna.

Me dirijo a la basura más cercana a la salida y deposito mis residuos allí, coloco la bandeja arriba del bote y sigo caminado.

En ese momento suena Little Me de las Little Mix... Cierro los ojos por un momento, wow como me encanta esa canción.

Por fin llego al baño, entro y me miro al espejo, por suerte no hay nadie, porque tengo una lágrimas en mis mejillas así que me las limpio y enjuago mi rostro. Me miro de nuevo y veo a una niña que aunque es fea, tiene sueños y sabe que va a ser alguien en éste mundo. Alguien que va a cambiarlo y dejara huella de cualquier forma, pero ¡¡va a ser alguien!! Que no la van a ignorar más y se va a hacer sentir. Mi papá, me dice que soñar no cuesta nada y que no tenga miedo de hacerlo, él tiene la plena seguridad de que mis sueños se van a ser realidad, porque yo estoy trabajando para ellos. Miro el reloj y me sorprendo al ver la hora. ¿Tanto tiempo he estado aquí?, voy a llegar tarde a mi próxima clase. Por suerte es Literatura Moderna, mi materia preferida.

Salgo del baño y me dirijo al salón de Literatura, esta clase también incluye comprensión, crítica y redacción de textos, así que por esa razón me gusta todavía más. En el pasillo me encuentro con 2 o 3 personas conocidas y como no me saludan, yo tampoco lo hago. La verdad no me gusta que las personas noten mi presencia, sólo en algunas clases porque sé que soy buena, pero no más porque me disgusta que la atención se centre en mí.

Llego al salón, miro hacia adentro y veo a Eliza y James sentados en dos sillas que están al lado. Eliza me mira y señala una silla que está delante de ella, me indica con la mano que pase y me acomode en ella, pero yo niego con la cabeza y doy tres pasos hacia atrás. Me golpeo contra mi maestra de Literatura Liz.

- Perdón maestra - me hago a un lado y sigo retrocediendo lentamente.

- Alisson, ¿no vas a entrar?

- No profe, la verdad es que me siento un poco mareada y tengo frío - mi maestra me mira y responde :

- Bueno, ¿por qué no vas a enfermería?, pero me gustaría que entraras, me encanta tenerte en mi clase, además hoy vamos a debatir sobre las novelas románticas y esta clase fue inspirada en ti, te pido que si quieres, te doy una pastilla para que se te pase, pero que entres.

Como iba a decir que no, era muy tentador lo que ella me planteaba, porque la verdad me fascinan las novelas y no puedo aguantarme las ganas de dejar a unos cuantos compañeros callados... Además, al fin hay algo bueno en este día, con lo que me sienta feliz.

- Está bien maestra, voy a entrar, pero ¿le puedo pedir un enorme favor?

- Claro Alisson dime

- ¿Me puedo sentar adelante?

- ¿No te vas a ubicar junto a Eliza?, como siempre

- No, sólo por hoy, no quiero. Quisiera, más bien concentrarme en el debate y para eso debo sentarme alejada de ella - <<por favor maestra>> era lo único que decía para mí, que ella dijiera que sí, eso era lo único que necesitaba para estar más tranquila y poder disfrutar de la clase.

- Claro, no hay ningún inconveniente, ¡Me parece perfecto!

- Muchas gracias - Seguí a Liz hasta el pupitre de ella y le dijo a una compañera que por favor se sentara atrás, que yo me iba a ubicar en ese puesto debido a mi malestar.

Mi compañera se paró y me miro con cara de pocoos amigos, pero se retiró en silencio.

- Gracias - le repetí a la maestra mientras me sentaba

Ignoré durante toda la clase a Eliza, dado que estaba enojada con ella y ni siquiera sé muy bien porque. Simplemente sé que era así.

Cuando comenzó el debate, me dio la impresión que alguien me estaba mirando, cuando voltee para ver de quién se trataba, me quedé sorprendida al encontrar a James mirándome fijamente mientras se lamía los labios y se mordía el labio inferior. Yo no podía sostenerle la mirada, por lo que mire para otro lado y me distraje en lo que estaba diciendo otro compañero.

Al final, le gané a varias personas con mi singular estilo de argumentar y hablar de lo que más amo en la vida. Jajajaja es muy cómico ver las caras de mis compañeros cuando hablo y los dejo callados. Como siempre saco 5.0, es mi calificación más alta y que más me gusta ganarme, porque de verdad la disfruto.

Cuando la maestra indica que se ha terminado la clase, soy la primera es salir del salón, no quiero que James me siga, porque le vi las negras intenciones cuando miraba cada uno de mis movimientos al salir. No camino, troto para que él o Eliza no me alcancen, cuando ya estoy bastante alejada, tranquilizo el paso y me dirijo hacia mi escondite, así le he dado por nombre a un lugar que hay muy lejos de todos y todo, que encontré una vez mientras estaba caminando sola y deprimida.

Allí pienso mejor, sobre todo lo que me pasa con mis padres, mis amigos, compañeros y el resto d ela humanidad. Bueno creo que hoy a sido un día interesante; lo único malo de estar allí es que todos los recuerdos de mi infancia, malos recuerdos; vuelven a mí con un mal sabor en mi boca, cierro los ojos y recuerdo aquel día... El día que cambió mi vida por completo, cambié yo y todo a mi alrededor. Lo recuerdo como si fuera ayer, eso que definitivamente nunca se lo desearía ni a mi peor enimigo. Ese día... Fue el peor, pero no el único.

Comienzo a sollozar incontrorablemente sobre el piso mientras abrazo mis rodillas como esa niña pequeña e inocente a la que casi le arrebatan su integridad, pero que, aunque no ocurrió, le lastimó hasta lo más profundo de su alma inofensiva y virtuosa.

Mientras pienso en esto escucho de nuevo Little Me y me duele más, esa canción siempre me toca el alma.

Lloro de manera incontrolada un rato más, hasta que ya me siento "mejor" <<Jajajaja claro Alisson, sigue diciendo eso a ver cómo te pones cada vez peor>> mi subconsciente como siempre, poniendo tanto de su parte... Me levanto, me miro al espejo y hago una mueca, ¿Qué es esa cosa que está en el espejo? Verdad que soy yo.... Bien Alisson ¡Basta! Le grite a mi reflejo, me enjuague con suficiente agua la cara, ya era hora de salir otra vez a enfrentar las últimas horas en el colegio.

La Oscuridad de Mi SerDonde viven las historias. Descúbrelo ahora