Penúltimo capítulo.

Empezar un negocio era algo difícil. Era, probablemente, el mayor reto de la vida, sobre todo para una persona sorda. Varias personas se negaban a trabajar con él debido a su problema de no escuchar. Eso realmente le hacía enojar pero él no podía hacer nada. Con las pocas personas que lo apoyaron, las nuevas personas que empezaron su trabajo en su café (el cual por cierto aún no tenía nombre) habían puesto en marcha su sueño.

En ese momento se encontraba el café cerrado. Solo muy pocos clientes tenían al día, pero eran más que suficientes. Poco a poco irían siendo conocidos. Ellos estaban en el piso superior, en la parte más alta de su casa: en su dormitorio. Harry observaba a Louis escribiendo algo en la libreta que le había regalado. Observo por encima y pudo ver como Louis mejoraba. Aunque se notaba, muy sutilmente, como no escribía recto.

-¿Qué haces Lou? -preguntó colocándose a su lado al tiempo en que el castaño cerraba la libreta y el bolígrafo caía de entre sus manos, girando por el suelo.

-Me has asustado -logró ver que decía Louis dejando la libreta de lado, levantándose de la cama. Se colocó en sus rodillas buscando en el suelo su bolígrafo.

-Frío... frío... tibio... ti... ¡caliente! ¡Caliente!-Harry alardeaba y observo a su novio tomar el bolígrafo entre sus dedos. Observo su sonrisa y Harry soltó un suspiro. Entonces soltó una risa, porque se sentía relajado, y observar a su novio en el suelo con una sonrisa le hacía creer que estaba en un mundo de maravillas.

Y Louis era la mayor maravilla de su mundo, claro está.

Se tumbó en el suelo con Louis y sostuvo el bolígrafo entre sus dedos. Dejo el bolígrafo de lado y acerco sus labios a los del castaño. Con su corazón saltando en su pecho, y su oxígeno perdido, lo beso dulcemente. Con lentitud y suavidad, moviendo poco a poco sus labios. Disfrutando de la comodidad, la soledad mutua y sobre todo, la cercanía entre ellos.

XXX

Josh cruzó la puerta de su departamento y observo la ropa regada por todos lados de George. Soltó un bufido y empezó a amontonarla toda en un rincón, observo la cama, en ella se observaba un bulto enorme que respiraba. Subía y bajaba. Era George, durmiendo con tranquilidad en su departamento.

En el departamento de ambos.

Que se había vuelto un total mugrerío, pero, después de todo estaban juntos. Tomo la sabana desde una punta y la sacudió hasta apartarla. Observo el cuerpo desnudo de su pareja y se puso encima de él colocando su rostro en la parte que esta entre la cabeza y el hombro de George, olió su aroma y le dio un beso en la mejilla.

-George, levántate -canturreo mientras repartía besos por su rostro. Noto como la comisura del labio de George se ladeaba formando una media sonrisa, sus ojos pestañearon un poco y Josh observo con ternura a su novio empezando a levantarse. Sus rizos se encontraban alborotados en su cabeza, así los dejo él la noche anterior. -George.

-5 minutos.

-No te creo -replicó. Se alejó del cuerpo de su novio hasta estar de nuevo de pie enfrente de la cama. Observo el trasero de su novio y con una sonrisa, se acercó y le soltó un pellizco. -Es hora de levantarse bella durmiente.

Lo único que recibió de vuelta fue el impacto de una almohada a su rostro. La tomo antes de que se deslizara al piso y observo divertido como George se sentaba en su cama, sin sentirse avergonzado de estar desnudo. -Eres un pesado.

-Tienes que almorzar.

Cuando ambos se encontraban en el comedor (o al menos ese nombre le ponía al lugar donde siempre comían que consistía en una mesa en forma de círculo para una persona) tomaron uno de los sobres del correo. Soltaron un suspiro al observar el destinatario, los padres de George.

Querido hijo:

He intentado asimilar tu relación totalmente inhumana con Josh. Y he decidido que no quiero que desaparezcas de mi vida como si nada y nuestra relación muera. No quiero ser el tipo de madre que después de tantos años de vieja nunca ha vuelto a hablar con el feto/bebé que tuvo durante 9 meses.

Tu padre y yo hemos decidido que nuestra relación podría comenzar con una cena, en nuestra casa el sábado a las 8. Queremos conocer al hombre del que te has enamorado. No negare que preferiría que fuera una linda muchacha, pero puedo vivir con ello. La única condición que ha puesto tu padre es que no pueden darse cariños frente a nosotros. Espero que les este yendo bien con los gastos, igual te dejo aquí algo de dinero. Suerte cariño.

Tu madre.

Ambos se vieron. George con un destello de esperanza en sus ojos. Josh con miedo: definitivamente George querría ir a esa cena. Y él tendría que ir y ser asesinado por sus padres. Bueno, es una noche ¿qué podría pasar?

Tragó saliva y le regalo una sonrisa a su novio.

XXX

Harry observo el césped del parque, totalmente verde. Y era de esperarse, la primavera acababa de hacer florecer los lugares de la ciudad. Y el vientre de Gemma cada vez crecía más. Y su vida romántica parecía ir bien. Aunque sabía que Gemma no se veía preparada para iniciar una nueva relación, el hombre que le presento (quien era su jefe) había sido amable. Había repetido sus oraciones cuando él no había entendido algo, le había contado maravillas de su hermana.

Harry pensaba que ese hombre era del tipo que quería para su hermana, quien ese día tenía sus mejillas rojas y observaba a su hermano con timidez. Tenía sus mejillas tan rojas como el cabello de Elliot.

Observo a los niños jugar en el parque y después desvió su vista a Louis. Quién seguía con la libreta. La cerraba, cerraba sus ojos y parecía que se dormía, pero después abría sus ojos y volvía a la libreta.

Harry observo al hombre con quién había decidido pasar su vida. Los ojos de Louis se veían llenos de brillo, no se veían perdidos como antes. Seguían sin ver un punto fijo claro, pero parecía que dentro de su mente Louis tenía su mundo y eso era más que suficiente.

A Harry realmente le parecería un sueño escuchar la voz de Louis. Pero con verlo bastaba. Verlo era una maravilla, porque Louis era precioso y siempre lo sería para él. El silencio reinaba en su cuerpo, se permitía observarlo más de cerca, completamente.

Sus ojos en ningún punto aparente, pero del color azul más claro que alguna vez haya apreciado. Su cabello sedoso de color castaño y que ahora era más largo que antes. Su barba de 3 días y sus pestañas abundantes. Sus pómulos remarcados. Sus labios delgados y rosas.

Era guapísimo. Realmente Harry se preguntaba que si Louis no estuviese ciego, se hubiese enamorado de alguien cómo el. Mordió sus labios y apreció su propio silencio por primera vez después del accidente.

Después del accidente el solo podía seguir adelante intentando ser feliz con la carga de no volver a escuchar nada, sin embargo, ahora que podía apreciar a Louis en silencio. Lo consideró como algo valioso, algo totalmente bello. No estaba en sus manos escuchar. Él le había otorgado ese derecho a Louis.

Y Louis le había otorgado el derecho de ver las cosas. Y así funcionarían.

n/a: Sé que no he estado últimamente. En realidad he estado desaparecida, o algo por el estilo. Lamento eso de verdad, he estado ocupadísima. Además de que creo que las cosas acá no parecen querer mejorar, al contrario. Y además del problema que traigo encima, está que estoy empezando a ir a hacer ejercicio, he entrado en concursos en mi escuela que prácticamente se roban mi tiempo, el blog necesita ser actualizado y tengo otras 4 historias más. Además de un proyecto que voy a publicar en la realidad.

Así que esas son mis justificaciones. Espero que disfruten el capítulo corto que hice para este día. No haré esto más largo, se está haciendo aburrido. Lamento eso, así que adiós. Muchos besos, y perdón Pao si no he podido hablar contigo sobre CYBMP.

NO ESTÁ CORREGIDO, SI HAY ERRORES ORTOGRAFICOS O ALGÚN CASO EN EL QUE ME EQUIVOQUE CON QUE LOUIS ES CIEGO Y HARRY ES SORDO FAVOR DE AVISAR.

Veras con mis ojos y yo escuchare con tus oídos. (Larry Stylinson)¡Lee esta historia GRATIS!