31 « Perder la cordura.

8.2K 428 37

Ya no aguanto lo que siento, y no puedo fingir más. Sin tu amor me estoy muriendo, bailo con mi soledad. - Cris Morena.

31.

Lakers Veintidos puntos - Knicks once puntos.

—¡Así se hace! —Gritó Jake levantándose del sillón con un salto— ¡Les estamos pateando el trasero!

—¡Wuhu! —Lo siguió Zack— ¡Así se habla hermano!

Este par, ya era un par nuevamente. Lo que había pasado entre Zack y Brooklyn había sido aclarado. Jake ya no estaba enojado, ni tampoco Zack, pero él hubiese preferido que Brooklyn estuviese sola, para poder tener un momento a solas como los viejos tiempos.

Residencia Dion.

Viernes 22 de Agosto del 2014, 23:07 P.M.

Brooklyn.

—¿The notebook ? —Sugerí alzando la caja del dvd—

Zack se había ido. Thomas estaba en casa de mis abuelos al otro lado del mundo. Mi madre saldría con este tal Josh que había conocido en su trabajo. Estábamos completamente solos.

—¿The notebook? ¿En serio? —Pregunto Jake torciendo los ojos—

Solo déjenme recordarles cuanto odia él esta película.

—¡Vamos, Brooklyn! —dijo— ¡Me la sé de memoria!

Se estaba comenzando a frustar. Esbocé una pequeña sonrisa.

—Anda Jake —insistí— tu sabes lo mucho que me gusta esta película.

—¡No voy a ver the notebook otra vez! —finalizó enojado, tensando su mandíbula—

+++

"No, no, espera. No cortamos en serio, ¿verdad? Vamos. Solo es un pleito y mañana será como si nunca hubiera pasado, ¿verdad?"

—¿Por qué? —pregunté sollozando—

Me aferraba al brazo de Jake fuertemente.

—¡Porque ella es una perra! —dijo Jake—

Ambos estaban recostados en el sillón. Sin saber como fue que llegaron a esa postura, en que Brooklyn lloraba mientras tenía apoyada su cabeza en el pecho de Jake y este le acariciaba el cabello.

—No digas eso —la defendió Brook golpeándolo en el pecho— fue la culpa de sus malditos padres.

Algo en Jake hizo que se conmoviera de verla llorar, aunque sea por una tonta y estúpida película de amor. Alzo sus pulgares y limpio por debajo de sus ojos aquellas lágrimas que se expandían a lo largo de su rostro. Brooklyn lo miraba atenta, ambas miradas se habían encontrado.

—No llores, nena —murmuró a milímetros de su rostro— no me gusta que lo hagas

Un escalofríos la recorrió por la espina dorsal. "Nena". Ese "nena" tan particular y propio de él.

Se había quedado muda, no sabía que decirle. Tan solo inclinarse un poco más y tendría los labios de Jake encima de los suyos.

—¿Sabes? Te he echado de menos —murmuró Jake tomándola de las mejillas.

Su pulgar acariciaba cada milímetro cuadrado del rostro de Brooklyn. Ella se dejó llevar y cerró los ojos por un momento, concentrándose en que solo eran ellos dos aquí y nadie más. Sentía y podía oír la respiración de Jake, quería besarlo.

Quería besarlo.

Sí.

Quería hacerlo. Y no solo eso. Quería sentirlo. Tanto emocional como físicamente.

No te enamores del amor.¡Lee esta historia GRATIS!