Dos semanas para enamorarte

1.4K 73 15



¿Quién no ha soñado con un viaje de graduación? Supongo que todos o al menos más del 90 % de graduados lo hacen. La mayoría imagina un viaje con sus amigas, en el caso de las chicas o con su pareja. Sin embargo, yo no tengo una pareja y mis amigas tienen planes listos. Por eso decidí convencer a mi mejor amigo, su nombre Hwa. Él es un chico lindo, romántico y tierno, el perfecto novio. Lo adoro y le tengo un gran aprecio... y más que eso, siempre lo he querido. Sin embargo él tenía una relación, y digo tenia porque precisamente hace un par de semanas que terminaron. Esa chica debe estar mal de la cabeza para terminarlo, pues me consta que él era demasiado todo con ella, la trataba como a una reina y sin embargo, eso no le fue suficiente. Era sin duda una completa tonta. Desde luego, que la ruptura lo destrozo e incluso se deprimió por días, para después cambiar su modo apacible y tranquilo, por uno alocado y desinhibido, el cual no le conocía. Se volvió fiestero y mi compañero de parrandas. Por eso mismo, no descanse, hasta convencerlo de que me acompañara, no porque quisiera aprovecharme de él, más bien quería que volviera a ser el chico lindo que conocía. Además de que sería un viaje solos, él y yo.

―Es tu oportunidad para conquistarlo ―Me dijo mi hermana mientras preparaba mi equipaje. Mis padres lo conocen desde siempre, así que ninguno dijo nada sobre viajar con un chico. Porque para ellos no es un chico, es simplemente Hwa. Sin embargo, mi hermana sabe de mis sentimientos por él.

―No digas eso ―La reprendí.

― ¡Por favor Ney! siempre has estado por él ¿A quién quieres engañar? ―La mire unos segundos. La verdad era que esa idea había cruzado por mi cabeza. Pero no solo por eso lo había invitado, no quería que se echara a perder en los vicios mientras estaba lejos. Él era demasiado bueno para terminar de ese modo y tal vez yo no fuera el mejor ejemplo, pero al menos el viaje ayudaría. Esperaba.

―De acuerdo, si me gusta.

―Entonces ¿Cuál es el problema?

―Acaba de terminar con su novia.

― ¿Y? Que mejor, un clavo saca otro clavo. Vamos, estarás con él dos semanas viajando por ahí tienes que aprovechar.

― ¿Y cómo? ―Pregunte fingiendo desinterés.

―Eso depende de ti. Yo no te puedo decir todo ―Puse los ojos en blanco, me daba consejos a medias. Tan típico de mi hermana― Solo recuerda, tienes dos semanas para enamorarlo. Aprovecha.

"Dos semanas" repetí mentalmente esa noche. ¿Sería posible que lo lograra? ¿Sería posible enamorarlo? Vaya si me ponía a pensar, tenía más de 20 años conociéndolo y no lo había logrado ¿Qué me hacía pensar que en dos semanas lograría lo que no había logrado en tantos años? ¿Las ideas de mi hermana? ¿Qué estaba vulnerable? ¿Qué estaba libre? Tenía que pensármelo muy bien, pues si no resultaba, no solo sería rechazada, también lo perdería como amigo.

― ¿Lista? ―Pregunto sin muchos ánimos.

―No, si me lo preguntas de ese modo no puedo estar lista ―Proteste al ver su expresión― Aun puedes retractarte y quedarte.

―Olvídalo, voy a ir contigo ―Dijo mientras fingía una sonrisa― ¿Contenta? ―Puse los ojos en blanco.

―Mejor vámonos.

El viaje consistía en un recorrido en auto hasta las vegas. Era una locura, pero queríamos probar caminos y divertirnos un poco en el trayecto y terminar a lo grande en las vegas. Donde apostaríamos nuestros ahorros. Después el regreso seria en avión, teníamos todo contemplado.

―Mete esa mano ―Me reprendió.

―No quiero.

―Ney.

Varias¡Lee esta historia GRATIS!