°Capitulo 6°

1.4K 178 93
                                    

Narra Tanjiro

El olor de la peli-blanca era tan suave y relajante, por otro lado el aroma de lo que estuviera dentro de la caja era muy pesado y escalofriante, nunca había estado cerca de nada con un poder así.

La declaración de la chica frente a mí me dejó helado, llevaba en la caja a dos demonios que la secuestraron? Era una locura y pensé por un momento que podría ser una broma, pero... de cierto modo eso explicaría el olor de la caja.

Debía hacer algo? Dejarlo pasar? Si actuaba impulsivamente tal vez la matarían apenas tuvieran oportunidad.

Lo peor de todo, era que no olía como si mintiera, de verdad habían dos demonios extremadamente fuertes en la caja.

—Jajaja, eres graciosa, dime ya, qué tienes en la caja?— le dije intentando disimular, mientras que en mis manos le mostraba una nota qué decía "Sigue la conversación para que no sospechen nada, te ayudaré".

—Pues solo un par de cosas viejas y aburridas, nada importante realmente— de cierta forma que entendiera el plan me relajó, y esperaba que los demonios de su caja estuvieran ajenos a lo que decíamos en realidad, mientras ella hablaba escribía una nota sin dejar que el papel hiciera ruido, lo que me mostró me impactó completamente.

"Alluda, secueztro, demonioz, Musan, demonioz en la caja, doz lunaz zuperiorez"

Había poco escrito y la letra estaba chueca, además de que en cierto modo hasta dolía ver la nota y no parecía saber escribir muy bien.

Eso podía ser un problema...

Eso podía ser un problema

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Narra t/n

No había podido hacer la gran cosa, solo escribir un par de palabras y intentar decirle mi situación a ese amable chico.

Al menos ahora tenía el apoyo de alguien de fuera de la fortaleza del rey demonio para que me ayude a escapar.

—Si crees que no nos dimos cuenta de lo que hiciste estás equivocada, el amo Muzan se encargará de tí apenas lleguemos a su fortaleza— dijo Akaza, el demonio se 6 ojos aún se mantenía callado, quizás algo triste porque posiblemente yo moría pronto.

Me sentía terrible, como caminando directo a mi ejecución, empezando a sentir pánico al adentrarme más en el bosque donde el demonio del biwa iba a abrir la puertita mágica.

Al llegar y ver al rey demonio esperándome del lado opuesto de la puerta con una sonrisa me sentí confundida. Atravesé la puerta, y él agarró mi rostro con una de sus manos, pude sentir su frío tacto sobre mí.

—Esto resultará muy útil, más de lo que crees, pequeña ladrona— su sonrisa macabra me hizo estremecer, y el brillo en sus rojizos ojos me asustó aún más de lo que ya estaba. —serás mi espía, dirás qué "escapaste" de mí, y te infiltraras en la sede de los cazadores de demonios, me mandarás información—

Pequeña Ladrona ≈Muzan Kibutsuji y Tú≈Donde viven las historias. Descúbrelo ahora