Buenas noticias.

2.2K 227 25

Cuando me despierto por tercera vez en el día, ya es medio día, me encuentro muy descansada y a gusto. No he tenido que hacer uso de las pastillas que me recetó mi madre, además ya no me quedan. Solo el recuerdo hace que me estremezca, sobre lo que iba a hacer. Me encuentro con los ojos azules de Evan, mirándome, mientras me acaricia el pelo con suavidad.
-¿Cuánto llevas despierto? -Pregunto, me incorporo quedando sentada. Evan apoya su cabeza sobre su mano, mientras apoya su cuerpo sobre su codo. Me mira directamente a los ojos.
-Un rato. -Murmura. -Tu madre ha llegado, me ha dicho que te deje descansar, ella se la ve mejor. Me ha dicho que empezará un tratamiento. -Me explica. Lo miro esperanzada. ¿Un tratamiento? ¿Eso significa...? -Dice que cuándo despiertes que bajes a desayunar. -Asiento.
-Voy a darme una ducha. -Anuncio. -¿Quieres ducharte? -Le cuestiono. Él pone una sonrisa perversa y entiendo rapidamente que el significado de mis palabras ha sondo peor de lo que pretendía.
-¿Juntos? -Me guiña un ojo.
-No seas idiota. -Exclamo.
-Veo que aunque estemos saliendo no dejaras de llamarme así. -Señala. Sonrío.
-¿Dejarás tu de llamarme Julieta? -Pongo mis manos en mis caderas y ladeo la cabeza. Él sonríe.
-¿Bromeas? -Contraataca.
-Allí tienes tu respuesta. Y no, juntos no. Me daré una ducha y luego tu. -Señalo, él pone un mohín decepcionado. Cojo mi ropa y me meto dentro del baño. Cuando salgo, dejo que Evan se meta y camino hasta la habitación donde se encuentra mi madre. Me la encuentro sentada en la cama, vestida para salir.
-Noelia, ven. -Me hace un gesto. Me acerco a ella. -Esta mañana hemos ido al medico, para ver que tal está yendo todo, con mi enfermedad. Nos han comunicado que hay una posible cura. -Miro a mi madre esperanzada, que mi madre no vaya a morir es algo que no esperaba, ya desde hace un mes que tengo muy asumido que no estará eternamente conmigo. Pero parece que por fin las cosas me empiezan a ir mejor. Y de vuelta vuelvo a pensar en que Seth no se equivocó con lo de lo inevitable.
Salto emocionada y la abrazo con fuerza, ella se ríe.
-No tan rápido. -Me apremia. Me separo de ella, y frunzo el ceño. -Tengo que someterme a un tratamiento.
-Pues hazlo. -Replico demasiado emocionada, al saber que hay una mera posibilidad de no perderla.
-Tengo que someterme a un tratamiento en Billsgreen. -Trago saliva. ¿Porque tan lejos? Billsgreen es una de las ciudades hermanas de Chersmille, por lo tanto, está muy lejos de Fairwood. -Tendria que trasladarme a Billsgreen y someterme a un tratamiento nuevo. -Me mira con pena, la verdad es que no entiendo su cara, si puede sobrevivir no se ni que hace aún aquí, debería poner marcha hacia Billsgreen de lo más rápido posible.
-¿Cuanto tiempo? -Cuestiono, ella se muerde el labio.
-Tres meses. -Inhalo con fuerza. ¿Tres meses? ¿Tanto tiempo? Viviré con Jonathan por tres meses, sin mi madre por el medio, eso puede ser terrible, pero será peor si mi madre muere y me deja con él para siempre. Así que no hay discusión, tres meses no son nada, puedo soportarlos.
-Mamá. -Exclamo dando un salto y paseandome por la habitación. -¿Donde está tu maleta de viaje? -Cuestino. Ella suelta una risa. Y se levanta pesadamente, me da un abrazo.
-No necesito equipaje, voy a llevar una bata de hospital, así que no necesito nada más que lo que llevo. En unas horas vienen a buscarme. Portate bien Noelia, te quiero mucho. Mucho. Recuerdalo. -Me estrecha en sus brazos, y yo la abrazo también muy fuerte.
-Lo sé, mamá. Te quiero también. -Le digo. Ella asiente y se aparta de mi con una sonrisa.

*********
-¿De verdad quieres eso? -Pregunta Evan. Estamos en mi habitación, hablando. Mi madre hace tres horas que se ha ido en dirección a Billsgreen, no se si Jonathan se ha despedido de ella, pero paso de preguntárselo. Está abajo trabajado.
-Si, lo quiero. No voy a soportar tres meses con él, así que mejor que estés tu presente. -Murmuro. Le acabo de ofrecer a Evan que se quede conmigo los tres meses que mi madre vaya a pasar fuera. Evan parece pensárselo, y se encoge de hombros.
-Podria pasar aquí las noches supongo, pero seguiré volviendo al otro lado. -Me asegura, asiento.
-Vale, mejor, así ya me avisaras cuando mi hermana vuelva. -Le digo, él asiente.
-¿De verdad que no volverás? -Baja la mirada y me atraviesa con sus ojos azules. Asiento, lo he pensado mucho, a lo largo del día.
-Si, mi hermana es mi mayor motivo por ir, aun puedo seguir facilitandote cosas para que las lleves, pero no quiero estar por allí cuando se que Ally no estará. -Evan se muerde el labio inferior, sopesando mis palabras. -Vamos a comer algo. -Le sugiero. Me levanto y Evan me sigue, a lo alto de las escaleras, nos detenemos los dos. Nos escondemos rápidamente, sin ser vistos por ninguno de los tres hombres que se encuentran en la puerta principal. Jonathan, Walker y el soldado que Evan y yo atacamos hace unos de días. Por lo poco que he logrado ver, tiene un morado en el ojo derecho, y en la sien.
-Bien, soldado Turner. Descansa estos días, nos encargaremos nosotros de lo demás. -Oigo que dice Walker. Jonathan carraspera, y cierra la puerta.
-¿Qué piensas de lo que dijo la otra vez? Aun mantiene su teoría. -Habla Walker.
-Mira, si es eso, ya lo tenemos controlado. Va a suceder justo lo que yo he dicho, si no, pues le ejecutare, por sus erróneos comentarios. -Murmura fríamente. Me estremezco cuando oigo que dice eso. No se que me sorprende, en el fondo solo es un asesino. Evan y yo decidimos salir de detrás de la pared y bajar a comer, así interrumpiendo su conversación. Nos miran desde abajo, los dos, expectantes.
Evan y yo pasamos de ellos y caminamos hasta la cocina, a comer algo.
Oigo como Walker le pregunta a Jonathan sobre quien es Evan. El aludido se tensa por ello, y se que no le parece para nada cómodo esta estúpida situación, no debería obligarle estar aquí, cuando su padre también está.
Después de acabar de comer, nos dirigimos hacia la puerta principal, dispuestos a salir de aquí.
Pero Walker y Jonathan nos lo impiden.
Miro a Evan intentando decidir si hecerles caso a esos dos y sentarnos en el sofá, ya que dicen querer hablar con nosotros, o por lo contrario, salir de allí sin hacerles ningún tipo de caso. Por la sonrisa maléfica que pone Evan, se que se ha decantado por la primera opción. Camina hacia el sofá, que hay delante de donde están sentado esos dos juntos y yo me siento a su lado.
-¿Noelia que te ocurre últimamente? -Pregunta Jonathan. Trago saliva. Evan me pasa el brazo por encima de mis hombros y me acerca a él, menteniendome cerca de él, sin ningún tipo de pudor delante de mi padre.
-Nada. -Miento con frialdad. Jonathan suspira con exasperación.
-Lo que te dije, no iba en serio. -Mira a Evan, pensando que eso es lo que me cabreó. Evan arquea las cejas, con arrogancia, ha adoptado la misma actitud que este último mes.
-No si ya lo pensaba yo. No se preocupe, usted nunca seria capaz de matar a nadie. Y menos a alguien tan joven como yo. -Suelta con sarcasmo. Jonathan lo mira sorprendido, no sabe si tomárselo a coña o tomárselo muy en serio. Verle así de perdido, me produce mucha satisfacción.
-¿Te he dicho ya, que Evan va ha quedarse hasta que vuelva mamá? -Pregunto a Jonathan, él me mira asombrado, hacía mucho que no le hablaba de manera tan directa y por elección propia.
-¿Tus padres no dirán nada? -Pregunta ahora Walker. Eso hace que Evan se tense, y no se si es porque él le está hablando directamente, o por la ironía de que Walker pregunté por sus padres, cuando él es su padre y también ha matado a su madre.
-Vivo con unos amigos -Se recompone Evan. -Mi madre está muerta. -Le replica, y ha sonado a acusación. Walker le mira sorprendido, y parece arrepentido de haber sacado el tema.
-Lo siento. -Vaya, que irónico todo. A Evan no le gusta que le suelten esas dos estúpidas palabras, ya que según él, no le van a ayudar a recuperar a su madre y que si no has hecho nada no tienes por que disculparte. Y la ironía está en que Walker si hizo algo, él la mató. Evan se encoge de hombros.
-Fue hace mucho. Tenia doce años. -Asegura, Walker y Jonathan se dedican una mirada y nos miran.
-¿Qué le sucedió? -Pregunta con tacto Jonathan. Tu, obligaste que el imbécil de tu lado disparase el gatillo. Me gustaría replicarle, pero no lo hago, dejo que Evan responda.
-Un tumor, cerca de su corazón, pensaba que nunca le llegaría a causar ningún mal, se equivocó, lo que pensaba que nunca la dañaría, la acabó matando. -Escupe. Walker lo mira fijamente, y me doy cuenta de que Evan, no ha abandonado sus ojos durante el relato, que le dedicaba esas palabras con un segundo significado, que solo yo entiendo, ya que más o menos usó las mismas palabras cuando me dijo que su madre no esperó nunca que Walker fuera a matarla, en cambio lo hizo.
-Vaya, lo siento. -Dice Jonathan.
-No te preocupes, si al fin y al cabo no es tu culpa. -Suelta con sarcasmo, Evan.
Walker sigue con la mirada fija en Evan, lo cual me pone muy nerviosa. Por lo que me levanto y arrastro a Evan conmigo. Bajo la mirada sorprendida de esos dos.
-Te has vuelto loco. -Le reprocho en un susurro, después de cerrar la puerta de mi habitación. Evan se acerca a mi con tranquilidad. Me pone la mano en la mejilla y me acaricia, apoya su frente en la mía, cierro los ojos bajo su tacto.
-No te preocupes. -Dice intentando tranquilizar su respiración. Le pongo una mano en el pecho, intentando apartarle, para poder gritarle tranquilamente, lo insensato que ha sido lo que ha dicho, cuando noto su corazón latir con fuerza. Y no entiendo muy bien el motivo, pero las posibles posibilidades solo hacen que se me encoja el corazón.
Hablar con Walker.
Hablar de su madre con él.
Afrontarse a los asesinos de Sammy.
Estar a mi lado a pesar de todo.
Acerca su boca a la mía y empieza un beso lento, que le sigo por unos segundos hasta que la puerta de mi habitación se abre de golpe. Nos separamos, y miro en dirección a esta. Veo a Walker, solo.
Frunce el ceño mirando a Evan.
Éste le devuelve la mirada desafiante.
-Sal de mi cuarto. -Le ordeno ya que no tiene ningún derecho a irrumpir así.
Él me mira unos segundos antes de volver su mirada hacia Evan.
-Dejame ver tu marca. -Le ordena.

Bueno, hasta aquí la actualización de esta semana.
No suelo dejar comentarios después de las actualizaciones, pero solo quería agradecer el apoyo que últimamente estoy recibiendo.
Y decir, que la novela le falta poco para el final, no sabría decir cuantos capítulos, pero no creo que pasen de quince, si hay algún cambio ya lo comunicaré.
No tengo pensado hacer segunda temporada, así que cuando acabe, sera el final de OASIS.
Bueno solo eso, gracias a los que votais y comentáis, y gracias a los que habeis apoyado la historia :))

OASIS¡Lee esta historia GRATIS!