Sí, se lo que piensan, ¿Cómo un hombre pudo haber quedado embarazado? Bueno, es algo bastante simple, o al menos lo es para mi, nací con órganos femeninos. Extraño, ¿no es así? Pero bueno, así soy; soy un extraño.

Salí con un chico, o un idiota, como lo prefieran ustedes. En fin, su nombre era Natán, lo amaba más de lo que me hubiese convenido y, por si no era algo obvio, me rompió el corazón... Y mi mejor amigo, su cara.

Cuando terminamos me dijo que había sido una de sus mejores conquistas, lo cual fue halagador e inapropiado para el momento. Lo mejor llegó después, cuando el destino creyó que no había pasado suficiente dolor, me hizo quedar en estado, eso ayudó a que supiera lo raro que llegué a ser en la actualidad.

Una de las peores cosas fue dar a luz, no me mal interpreten, no quiero decir que haber tenido a James fue lo peor, lo peor fue la situación, el momento, la persona que me embarazó.

 Sin más remedio tuve que contratar a una niñera, o mejor dicho un niñero, con el poco dinero que ganaba en mi mediocre trabajo de medio tiempo en una panadería en aquel lugar donde viví toda mi vida.

Desde que ese chico apareció en mi vida cambió absolutamente todo, pero no sé si precisamente para bien.


16 y embarazado (Editando)¡Lee esta historia GRATIS!