Capítulo 94 | Final

1.7K 152 29

Holiiii, sé que dije que ahora vendría el epílogo, peeeeero hice algunas modificaciones y pues, éste será el capítulo final y el epílogo lo subiré en la noche ;)

los adoriwi!

besos,

~mayi.

...

Zack entró en la luminosa habitación, de grandes ventanales, con una intrincada bandeja de plata, en la que llevaba tres finas copas y una botella de champán. Se encontró con Zayn y Harry, absortos aún ante la imagen que reflejaba el espejo ante ellos.

Zayn suspiró ansioso y alisó su camisa por decimoquinta vez ese minuto.

-¡Harry recuérdame porqué hacíamos esto! –rogó Zayn con mirada suplicante, ante el espejo.

Su amigo también suspiró hasta quedarse sin aire, para inhalar profundamente, intentando darse fuerzas.

-Se supone que los amamos –respondió a su petición el rubio.

-¡Oh, sí! –asintió Zayn como si asimilara las palabras.

-¡Y ellos a nosotros! –añadió Harry mirándolo a través del espejo.

-¡Oh, sí! –aceptó de nuevo el moreno.

-Pero... -arrugó su chaqueta entre sus puños y sollozo asustado- ¡Siguen pareciéndome pocos argumentos! –exclamó Harry como fin a un diálogo que habían repetido demasiadas veces esa mañana.

-Yo tengo dos más –les hizo saber Zack, llenando las copas del burbujeante elixir y repartiéndolas.

Zayn y Harry se giraron para encontrarse con el más reciente de sus amigos y aceptar el licor. Zack se había convertido en ese año en parte de la familia. Los tres chicos habían compartido días de compras, confesiones y risas. Habían creado una bonita amistad, pese a que el coqueto moreno no se dejaba engañar y aceptaba el vínculo tan especial que existía entre ellos dos.

Los ceñudos chicos bebieron de un trago su copa y esperaron expectantes su respuesta.

-Primero, los atan legalmente a ustedes –afirmó viendo el interés en el rostro de Zayn- Y segundo –se interrumpió para regalarles una sonrisa malévola- si se divorcian pueden dejarlos en calzoncillos.

Zayn y Harry se miraron y encogieron de hombros ante los argumentos para no huir de su inminente boda.

-¡A mí me valen! –aseguró Zayn con una sonrisa pícara.

-Con la de millones que tiene Louis en el banco, a mí también – bromeó Harry haciendo estallar en risas a los tres.

Todo un año había conseguido posponer la boda Harry. Y aunque prácticamente vivía como un hombre casado, el miedo no desaparecía. Pero Louis le había demostrado tanto amor que ya no podía dudar de él.

Llamaron a la puerta y los tres chicos se sobresaltaron. Se giraron para ver asomar lentamente el sonriente rostro de Liam.

Unos meses antes Zayn había bromeado con que el único modo de hacer que sus amigos se casaran era acompañarlos en la boda. Al día siguiente Liam estaba de rodillas, en su parque con un diamante entre las manos, pidiéndole compartir el resto de sus vidas. Zayn no había dudado en aceptar. Liam se había desvivido en recuperar su confianza y hacerlo sentir seguro y querido. Mientras que Zayn había conseguido eliminar sus desinhibiciones y declarado su amor cada día con tanto entusiasmo que aún le hacía emocionarse al escucharlo.

-¿Puedo hablar con mi novio un minuto? –preguntó Liam con una sonrisa tierna.

-¿No sabes que ver al novio antes de la boda da mala suerte? –protestó Zack colocándose frente a él.

-¿Tú crees en esas cosas? –se extrañó el chico, mirándolo ceñudo.

-No, pero en las películas siempre lo dicen y me pareció un bonito cliché –explicó Zack caminando junto a él para salir del cuarto.

-Nunca pensé que diría esto –afirmó Harry con un exagerado suspiro- pero ese hombre está más loco que Zayn.

-¿Qué? –protestó Zayn fingiendo estar ofendido- ¡Obvio que yo lo estoy más! –bromeó el moreno haciendo reír al resto.

-¡Claro que sí, mi amor! –afirmó Liam acercándose para abrazarlo- Que nadie te quite el puesto nunca.

Harry sonrió a la pareja entrelazada y salió de la habitación. Liam observó cada detalle de su atuendo. Estaba espectacular, y quería memorizar cada detalle en él.

-¿Qué haces aquí, en lugar de junto a Louis muerto de los nervios, como cualquier novio? –preguntó Zayn curioso y juguetón.

-Pensé que en un momento como este necesitarías tener a tu lado a tu mejor amigo –explicó Liam con el rostro iluminado por el amor.

Zayn sonrió de felicidad y lo besó con ternura. Sí, era exactamente lo que necesitaba ¡A él a su lado, para siempre!

-Me has hecho el hombre más feliz del mundo ¡Nada podría cambiarlo! –aseguró Liam extasiado.

Zayn se alejó de él nervioso y se miró de nuevo al espejo para alisarse la camisa una y otra vez.

-Puedo asegurarte que todo puede cambiar muy rápido –afirmó el moreno, ansioso.

-¿Vuelves a tener dudas? –preguntó extrañado, rogando interiormente para que no fuera así.

-¡No! –negó efusivamente Zayn- Es que como soy un chico muy solidario –bromeó Zayn con una sonrisa nerviosa- no puedo permitir que Dieguito juegue solo –aclaró acariciándose el vientre, esta vez sin disimular alisarse la camisa.

- Voy... a ser... ¿papá?

Zayn asintió lentamente y el rostro sorprendido de Liam se transformó en pura felicidad. Lo abrazó por la cintura, lo subió por los aires y comenzó a dar vueltas con él a salvo entre sus brazos y riendo sin parar.

De mejores amigos, a amigos desconocidos ¡a amor real!

Más Que Amigos, Menos Que amantes. Ziam¡Lee esta historia GRATIS!