Capítulo 90

1.2K 119 31

El joven entró al despacho cerrando tras él. Se acercó a los chicos y los saludó afectuosamente. Algo turbados ellos le devolvieron el saludo.

-Harry, ¿crees que nos podrías dejar solos? -pidió el chico, con una dulce sonrisa.

-Sí, claro -aseguró el castaño. Estaba por empezar una charla de la que él no quería ser testigo, pese a que llamaría a primera hora a su amigo para informarse- Ya tendría que haberme ido al encuentro de mi bebé.

-Oh, me enteré de tu paternidad. Siento no haber sido más cortés y tardar tanto en felicitarte -se disculpó besándole las mejillas- ¡Felicitaciones!

-Gracias Justin.

Y tras despedirse Harry se marchó dejándolos solos. Justin cambió su expresión por completo al quedarse a solas con Zayn. El moreno podría jurar que veía pura furia en su mirada, mientras se mantenía inmóvil frente a él, inmerso en sus pensamientos.

-¿Y a qué debo el honor de tu visita? Porque tengo el presentimiento que no pasabas por aquí precisamente –presintió Zayn, acercándosele un paso.

-¡Quiero que vuelvas con Liam! -afirmó Justin con expresión férrea.

Zayn se quedó petrificado en el sitio. Sabía que no le iba a gustar la conversación, pero no podía imaginarse que fuera a ser tan directo y mucho menos comprendía su actitud. Parecía enfadado ¿Con él? ¿Lo odiaba por no correr a los brazos de Liam cuando lo había visto antes? No entendía nada. Estaba confundido y atónito por la confesión de Justin. Nunca pensó que el hermano de Liam fuera de los que intercedían por nadie. Y mucho menos de ese modo.

Luchó por volver a la realidad y encajar de nuevo la mandíbula en su lugar. Parpadeó varias veces para que su rostro dejara de ser el de un bobalicón aturdido e intentó hablar sin saber qué decir.

-Yo quiero un Ferrari y a Taylor Lautner dentro con un diamante en la mano y una propuesta de matrimonio. Pero creo que ambos nos quedaremos con las ganas -bromeó Zayn, sonriendo finalmente.

-Tienes que regresar con Liam -insistió el hombre, acercándosele decidido- ¡O juro que acabaré matándolo!

Zayn boqueó sorprendido. Lo miró y analizó lo dicho intentando encontrar un rastro de humor. No lo había. Nada en su conducta explicaba tal comportamiento. Y la curiosidad pudo más que él.

-No es que me interese mucho el bienestar de ese patán, pero ¿qué te hizo? -preguntó Zayn sin mostrar la menor emoción.

-Por su propio bien, nada. Pero no me quiero arriesgar a tener que matarlo por meterse donde no debe.

De acuerdo, eso en un mundo paralelo probablemente tendría lógica. En este para Zayn, no la tenía en lo absoluto.

-¿Es posible que mantengamos una conversación en la que los dos sepamos de qué hablamos? ¿O jugamos a los acertijos? -se burló Zayn comenzando a irritarse.

-Liam está viviendo en mi casa desde que... -se interrumpió Justin para mirarlo. Por primera vez desde que había entrado en ese despacho era consciente de ante quien estaba y la situación a la que se enfrentaba.

-Me abandonó -concluyó por él- Eso explicaría que quieras matarlo -bromeó Zayn- Es difícil de soportar a veces en convivencia. Lo que no entiendo es qué carajos tiene que ver conmigo.

-No me molesta que viva allí -aclaró el muchacho, de repente incómodo- Lo que no me gusta es parecer el tercero en discordia en mi propia casa -confesó el italiano ceñudo.

¿Tercero en discordia? Eso implicaba a alguien más además de ellos dos ¡Un hombre! Ya no le cabía duda de que esa conversación no le iba a gustar nada.

Más Que Amigos, Menos Que amantes. Ziam¡Lee esta historia GRATIS!