Pedir con dignidad

127K 7.3K 563

-¿Seguro de que quieres hacer esto?

-¿Lo vas a hacer sin mí acaso? -ladeé la cabeza.

-Eh...

-Exacto. Vamos, angelito, no puede ser tan terrible ¿verdad?

-No quiero volver a discutir por este tema.

-No lo haremos -le aseguré -Además, ya hemos hablado con ellos. Solo hay que recordarles el plan.

Su expresión revelaba claramente sus dudas.

-Ahora sabemos muchos más detalles -insistí -Hasta tengo el folleto de algunos de los hoteles.

-Sigo convencida de que la idea no les gusta nadita.

-No pusieron muchos "peros" la otra vez...

-Eso es cierto -se vio obligada a admitir.

-¿Entonces? -mentalmente me rogué para mantener la paciencia.

Con suerte no tardaría mucho en ceder.

-Está bien.

-¿Cómo? -sonreí engreídamente al sentirme victorioso.

-Ya, no te aproveches y ponte de pie de una vez -me tiró un almohadón.

Aún con la sonrisa, dejé su sofá de un salto y le di el alcance al pie de la escalera. Era hora de que me luciera en mis dotes con los padres. De esta conversación dependía todo.

-¿Ma? ¿Pa? ¿Pueden bajar un momento por favor? Necesito hablar con ustedes. Necesitamos -llamó con expresión dudosa.

Traté de animarla tomándola de la mano y dándole un apretón cariñoso. A fin de cuentas, el que debería estar nervioso era yo, pues sería yo quien hablaría.

-¿Listo para rogar? -intentó calmarse hablando en tono burlón.

-¿Rogar? ¿Yo? -solté un bufido despectivo sin perder la sonrisa -Hay que saber pedir con dignidad, preciosa. Pedir con dignidad.

-Eso sonó a Gene Kelly...

Me giré hacia su mamá que bajaba sonriente por la escalera.

-Disculpe, ¿a quién?

Valerie puso los ojos en blanco como si yo no tuviera remedio.

-"Dignity, always dignity" -susurró dejándome ahí parado y dirigiéndose a la sala de nuevo.

-¿Usted me explicaría por favor? -le pedí a su mamá.

-Es una cita de Singin in the rain -sonrió con dulzura -Gene Kelly es el protagonista... hay una parte en la que...

-¿Qué ocurre? -mi "suegrito" se nos unió.

-Le estaba contando a Castiel sobre Cantando bajo la lluvia.

Su esposo alzó las cejas y me dio un par de palmadas en el hombro al pasar hacia donde estaba Valerie con una expresión que me deseaba suerte. Al regresar mi mirada a la mamá de mi novia vi que reía divertida.

-Mi esposo sabe que tengo debilidad por los musicales. Y por hablar de lo que me gusta.

-Debilidad no es suficiente -bromeó el señor.

-¿Castiel? -Valerie me llamó de tal manera que, al menos para mí, fue evidente que estaba nerviosa.

Tras hacerle una seña a su mamá cediéndole el paso (había que aprovechar cada oportunidad para ser un caballero) nos juntamos todos en la sala.

-¿Y bien? ¿Qué es lo que ocurre, hija? -fue su papá quien tomó la palabra.

-Yo... este... nosotros...

The Real Bad Boy (PUBLICADO)¡Lee esta historia GRATIS!