10.Godric's Hollow.

3.4K 203 21

Al otro día, recogimos nuestras cosas. En varias ocasiones levantaba la cabeza con ansias, creyendo oír pasos bajo la intensa lluvia, pero ninguna figura pelirroja aparecía entre los árboles. No podía quitarme de la cabeza las palabras de Ron: «¡Creíamos que sabían lo que hacían!», y, con un nudo en la garganta, continuaba recogiendo mis cosas.
El nivel de aquel río de aguas turbias subía rápidamente y en breve inundaría la orilla donde teníamos montada la tienda. Tardamos una hora más de lo habitual en levantar el campamento, pero, por fin llenamos por completo el bolsito de cuentas por segunda vez. Así pues, nos cogimos de la mano y desaparecimos, trasladándonos a una colina cubierta de brezo y azotada por el viento.
Nada más llegar allí, me alejé y acabé sentándome en una gran roca, cabizbaja; estaba llorando, recordaba la expresión de desprecio de Ron. Eché un vistazo atrás, Hermione y Harry describían un círculo alrededor de mío y realizando los hechizos de protección.

Pasamos varios días sin hablar de Ron. Harry y Hermione estaban decididos a no volver a mencionar su nombre jamás, en cambio a mí, me parecía inútil sacar el tema a colación, aunque a veces, por la noche, cuando creía que ellos ya dormían, lloraba.

Cada vez hacía más frío, no nos atrevíamos a quedarnos demasiado tiempo en ninguna región. Así que, en lugar de permanecer en el sur de Inglaterra, seguimos viajando sin rumbo fijo por todo el país, afrontando sucesivamente diversos accidentes climatológicos, como el aguanieve que nos sorprendió en la ladera de una montaña, el agua helada que nos inundó la tienda mientras nos hallábamos en una amplia marisma, o la nevada que enterró la tienda casi por completo durante su estancia en una diminuta isla de un lago escocés.
Ya habíamos visto árboles de Navidad adornados con luces por las ventanas de algunas casas.

Hermione:¿Me ayudan con esto, chicos?

Dejé de admirar la pulsera de plata que me había dado Dumbledore y me levanté del suelo para ir donde Hermione y Harry.

Hermione:Miren ese símbolo -dijo señalando la parte superior de una página de Los cuentos de Beedle el Bardo. Encima de lo que supuse era el título del cuento (como no sabía leer runas, no estaba segura) había un dibujo de una especie de ojo triangular, con una línea vertical que atravesaba la pupila.

Yo:Ya sabes que nunca hemos estudiado Runas Antiguas, Hermione.

Hermione:Sí, lo sé, pero esto no es una runa, y tampoco aparece en el silabario. Siempre he creído que era el dibujo de un ojo, pero creo que no lo es. Está dibujado con tinta; no obstante, fíjate bien y verás que no forma parte del libro; alguien lo añadió. Piensen, ¿lo habían visto alguna vez?

Yo:No, no lo...

Harry:¡Espera un momento! -Se acercó un poco más al libro-. ¿No es el símbolo que el padre de Luna llevaba colgado del cuello?

Hermione:¡Eso mismo he pensado yo!

Me miré otra vez más la pulsera, veía cada figura de esta y no entendía lo que era.

Yo:Esto es muy raro. Si es un símbolo de magia oscura, ¿qué hace en un libro de cuentos infantiles?

Harry:Sí, es muy extraño

Hermione:En todos los otros cuentos hay dibujitos encima del título.

Nadie dijo nada más, pero seguí examinando aquel extraño símbolo.

Harry:Miren, yo...

Yo y Hermione:¿Hum?

Harry:He estado pensando y quiero... quiero ir a Godric's Hollow.

Levanté la cabeza, pero tenía la mirada extraviada, todavía dándome vueltas al asunto de aquella misteriosa marca.

Levanté la cabeza, pero tenía la mirada extraviada, todavía dándome vueltas al asunto de aquella misteriosa marca

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.
La hermana de Harry Potter 4¡Lee esta historia GRATIS!