Prólogo

840 48 20

Afirman. Haber visto a una doncella de cabellos escarlatas flameando con el céfiro.
Afirman. Haber visto a una doncella con un vestido blanco de raso trazando su delicado cuerpo y diminutas gemas rojas adornando su pecho.
Afirman. Haber visto a una hermosa doncella de ojos tan verdes como la hierba que nunca crece en este oscuro lugar.

Dicen. Que huye por tierras muertas y calcinadas con sus pies descalzos y que, allá por donde pisa, una flor carmesí crece.
Dicen. Que en su semblante se refleja la determinación. Pocos creen saber a dónde va ni de qué huye.
Dicen. Que los pocos que han osado a detenerla, ya sea por ostentar a tal divinidad o por frenar su cruzada, ya no están para contarlo.

Un aura alada protege a la divinidad. Un aura alada cura a sus guardianes. Un aura alada le muestra su camino. ¿Es un ángel? ¿Un ángel sin alas blancas?

Un hermoso y extraño ángel huye por tierras de fuego sin temor, sin verter lamentos y con el temple serio. Todo aquel que tiene el privilegio de ver a tal divinidad, no ha osado a acercarse. Dicen y afirman. La curiosidad ahoga a todo aquel que escucha este murmuro y pocos son los que se atreven a cazarla.

La divinidad no huye sola. Un ángel guerrero la protege con su vida. Un demonio ha sido seducido por su belleza y ha traicionado a su manada. Las almas de los condenados la advierten de los peligros y la guían a través de ocultos senderos, esperando así conseguir el perdón y el camino hacia la liberación.

Los ángeles no están permitidos en estas tierras, sin embargo, no pueden detenerlos. El fuego del averno se crispa por el aura blanca. No es dominio de ángeles.

Dicen que huye de un Señor de las Bestias. Otros señores, interesados en someter a la divinidad, la acechan desde la penumbra. Solo aguardan al momento de la equivocación. En su cuello la marca de Abadón está.

Otros disciernen. Busca a un álgido. Un álgido que muchos creen destruidos. Los álgidos están extinguidos, eso es imposible; murmuran.

Tanto si huye como si busca, una hermosa divinidad camina por el Infierno acompañada de sus aliados. Son tantas noches oscuras y tormentosas que, la leyenda del ángel de la luz va cobrando vida en estas tierras muertas

Eterno (Editando)¡Lee esta historia GRATIS!