Capitulo XIII "Me lo advertiste"

3.1K 160 7




Ethan lo escuchó y se vistió rapidamente, cerrando la puerta de un golpe fuerte que retumbó en toda la casa.

-Claro, ahora mismo voy, dejáme vestirme y estaré allí en menos de cinco minutos -dije apresurada y colgé el móvil. Mientras me vestía estaba pensando en Ethan, ¿estaría celoso?.

Cuando terminé de vestirme abrí la puerta de mi habitación, bajé las escaleras y vi a Ethan tumbado en el sofá. Me acerqué en silencio a él.

-Me voy a la casa de Andrew, volveré pronto.- dije y le di un beso pero estaba concentrado en la televisión.

Cuando llegué a la casa de Andrew en menos de tres minutos pegé en su puerta y se abrió sola. Entre temerosa y ví que todo estaba oscuro. Lo llamé y nadie respondía.

Mientras andaba alguien me agarró de la cintura y me dijo susurrando.

-Ashley, Ethan no te merece.

Cuando me dijo eso di la vuelta y lo vi ahí con la cara destrozada llena de heridas.

-Andrew... ¿¡Qué te pasó!?- dije alterada viendo su rostro detrozado.

-Eh... nada, gracias por preocuparte por mí. -dijo poniendo su mano en mi mejilla acariciandola.

Yo sabía que alguien lo hizo y no iba a parar hasta que lo descubrierá. Andrew, desde que lo conocí aquel día gracias a mi primo, al principio me asustaba pero después fuimos unos amigos muy confiables.

-¿Quién a sido?- dije yo mirandolé con ojos enfurecidos.

-Enserio Ashley que no pasa nada. -dijo mirando al suelo. Toqué sus heridas y todavía estaban húmedas, le habían pegado hace poco. Antes de que yo viniera. Le cogí del brazo y le llevé hacia el hospital que estaba muy cerca de su casa.

-¿Te duele? -dije mientras le tocaba.

-Ash que no es nada.- y se dio la vuelta.

-¿Que no es nada?¿Te has visto? Ni si quiera puedes caminar. -dije enfadada. Le empujé hasta la entrada del hospital y entramos a la sala de espera.

-¿Por cuatro heridas tenemos que ir al hospital?- dijo bufeando.

-Calla y entra.- le agarré de la mano y le empujé. Entramos a la sala y tenía las paredes blancas y el suelo de madera. Tenía muchas fotos y dibujos de niños pequeños.

-Ashley soy mayor para entrar a esta sala.- dijo Andrew susurrandome.

-No, estas equivocado cariño, aquí entran hasta mayores de 40 años. -dirigimos nuestra mirada hacia la mesa y allí se encontraba el médico.

Riéndome al final le pude sentar y él estaba avergonzado.

-¿Cómo te llamas cielo?- dijo preguntándome.

-Eh..¿yo? Ashley. -hizo que me pusiera nerviosa.

-¿Él es tu novio, marido..?- dijo ella con su brazo apoyado en la mesa y la mano en su barbilla.

-No.. Ella no lo es, ella es una amiga. -se le notaba inseguro de sí. Se le notaba muy raro, no era como siempre.

-Supongo que esas heridas alguien te las tuvo que dar, ¿no es así?

-Sí.. -dijo Andrew.

Pasaron muchas preguntas del médico a Andrew, parecía que se conocían. Ella sabía mucho de él.

Cuando salímos del hospital, le dió un producto para curar las heridas. Fuimos directos a su casa, pero me negó que fueramos allí. Entonces, llegamos a mi casa y le dije que me esperara en mi habitación. Tenía que buscar a Ethan.

Cuando entró Andrew se quedó mirando hacía el salón con los ojos como platos. Rápida corrí hacía él para mirar y cuando lo ví me arrepenti de verlo. Ethan con una chica, besándose.

-Vamos, que estas esperando, te acompaño. -dije yo pasando de largo y llendo a mi habitación. Me enamoré de un playboy. Qué tonta que soy.

Entonces Andrew me agarró de la mano y me tiró hacía él haciendo un ruido tremendo. Pegada en su cuerpo, notaba como su respiración era rapida.

-Te lo advertí Ash. Ethan no te merece.- me dijó abrazando mi delgada cintura.

Me dejé llevar con sus palabras, él tenía razón. Ethan me mintió, me dijo que me amaba y yo cómo una tonta me lo creí. Llorando en su pecho, me aparté y le di un beso en la mejilla.

-Gracias, Andrew.- le dije mirandolé a los ojos.

-Ash, no llores. -dijo Andrew haciendo puchero.- me manchaste mi camisa nueva. Riendonos a carcajadas escuché unos pasos dirigiendose a nosotros.

-Hola, Ashley. ¿Ya llegaste?- se acercó Ethan con una voz vengadora.

-¿Es que no me ves?- dije yo burlandome de él.- qué pasa, ¿qué cada vez cuando me vaya con amigos te vas a ir con otra?- dije enfadada y con la voz temblorosa y Ethan parecía un perrito.

Se escucharon pasos cortitos y rápidos.

-¿Qué pasa mi amor? Volvamos, me estaba divirtiendo.

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

Somos Primos. ¡Lee esta historia GRATIS!