Prólogo

24 0 0

Toda historia tiene su principio

Parecía que yo no existiese en esa habitación, que nadie se hubiese dado cuenta de mi. Nadie me escuchaba, nadie me hacía caso, y sin embargo ahí seguía yo con mi sonrisa de tonta intentando decir 'eh, que estoy aqui'. Debería haber estado acostumbrada, al fin y al cabo siempre había sido así en mi vida, la muñequita de la que todos pasan. Pero me dolía como el primer día. Siempre había estado excluida de todo.

Os contaría ahora mismo mi día a día, algunos sentiríais pena por mi, otros os reiríais.
Pero para contar una historia, algunas veces es necesario contarla desde el principio. En este caso no, pero una historia sin principio, ¿es una historia?

Life¡Lee esta historia GRATIS!