seulement une partie,,,

11.9K 2K 1.5K

–¡Mamá!–gritó Louis, tomando su abrigo del perchero.–¡Ya me voy!

Ella salió de la cocina, limpiándose las manos con su delantal.

–¿Tan pronto, hijo? ¡Recién has llegado! Te iba a preparar la merienda.

–Lo lamento, le he prometido a Harry que estaría ahí hoy... Bueno, algo así.

–¿Eh?.–su mamá preguntó, confundida.

–Nada. Me tengo que ir, te quiero.

–¡Pero...–él no alcanzó a escuchar, ya había cerrado la puerta de la casa.

Salió corriendo, y tomó el transporte para poder llegar al departamento de Harry. Había demasiada gente, y estar ahí no era tan agradable pero el destino final definitivamente valía la pena.

Cuando llegó, tocó la puerta del departamento y escuchó unos pasos dirigirse a esta. Arregló su cabello y sostuvo fuertemente los dos vasos de café que sostenía.

Harry abrió la puerta.

–Hola, Harry.–Louis sonrió y lo abrazó, sabía que Harry no correspondía los abrazos, ya estaba acostumbrado pero no le importaba, le era suficiente con abrazarlo, sabía que Harry no se dejaba tocar por nadie, y al principio ni siquiera lo dejaba a él, la primera vez que lo abrazó Harry puso mala cara, pero no se quejó ni lo alejó y eso hizo feliz a Louis, y cada que lo abrazaba Harry ponía mala cara pero Louis sabía que le gustaba o algo así. También sabía que no hablaba mucho, o no sonreía demasiado pero aún así lo quería. Cuando se separó, se puso de puntillas y le dio un beso en la mejilla.–¿Cómo estás?

Louis pasó al departamento como si se tratara del suyo, sabiendo que Harry no contestaría su pregunta.

–Harry te he traído tu café.–Louis los puso en la mesa y Harry negó con la cabeza, a él no le gustaba que Louis le comprara un café todos los días que iba, tratando de darle a entender que odiaba el café, pero Louis sabía que no era verdad.

Louis cocinó, y los dos comieron. Él trataba de mantener una charla en la cual sólo él hablaba y Harry asentía. Cuando terminaron, recogió algunas cosas y ordenó otras, limpiando la cocina o un mueble.

Cuando terminó, se sentó en el sofá y sonrió.

–¿Ya ibas a empezar?.–preguntó Louis. Harry asintió con la cabeza.–Oh, ¿seguirás con las margaritas? Me han encantado...–Harry negó.–Está bien, lo que vayas a hacer sé que me encantará.

Harry se sentó delante del boceto que iba a empezar, tomó su lápiz y volteó a ver a Louis, como siempre lo hacía. Cualquier persona que los conociera pensaría que Harry odia a todo el mundo, siempre se mantiene indiferente y todos creen que Louis no es la excepción, pero están demasiado equivocados.

Harry se le quedó mirando más de lo normal, como tratándole de decir que necesitaba hacer esto solo, por primera vez no dejaría que Louis viera lo que hacía. Louis tardó en captar a lo que se refería el ojiverde, pero cuando lo notó abrió excesivamente los ojos.

–Oh, lo entiendo. Yo voy a, voy a...–no se le ocurría nada, cuando volteó a ver los libros encima del sillón que él había dejado hace dos días.–Iré a la biblioteca a cambiar los libros, ya he terminado de leerlos, volveré pronto.–asintió.–Claro, si quieres que vuelva.–y le sonrió, haciendo una mueca.

Volteó a ver esperanzado al rizado pero este seguía con su misma cara neutra, la sonrisa de Louis se desvaneció.

–Bueno, entonces adiós.–tomó los libros y salió del departamento.

paint *;・゚ lwt + hes ¡Lee esta historia GRATIS!