Los miércoles eran los días más tranquilos en el café. Ha Ni nunca llegaba a entender el por qué pero los miercoles eran el único día que el café no se llenaba e incluso podía pasar tiempo sin que entrara nadie, cuando el café donde ella trabajaba siempre estaba hasta los topes. 

Ha Ni entró a la trastienda para descansar un poco, aprovechando que no había casi nadie, cuando su encargada le llamó.

- Ha Nia - interrumpió su leve descanso- Sé que querías descansar perohay un chico que se niega a ser atendido si no eres tú.

- ¿Un chico? - Ha Ni se levantó algo extrañada y se abrochó de nuevo el delantal. 

- Si, no deja de insistir en que quiere ser atendido por Kim Ha Ni. Es muy guapo por cierto - su encargada le miro con una sonrisa pícara- Si te vas a deshacer también de este pretendiente avísame y le doy mi número.

Ha Ni puso los ojos en blanco y salió de la trastienda. Algunas veces algún que otro chico insistía en ser siempre atendido por Ha Ni cuando iban al café y, aunque acababa cediendo, a ella le molestaba mucho porque se sentía como si fuera un mono de feria. No le gustaba nada ese tipo de cosas porque ella no era ese tipo de camarerapero como solían dejarse un número considerable de dinero en consumir, ya que querían pasar el mayor tiempo posible viendo a Ha Ni, y eso era bueno para el café acababa atendiendo a los chicos. 

- Buenas tardes - intentó fingir la mayor amabilidad posible y no levantó la vista de su libreta- ¿Qué desea tomar?

- ¿Qué me recomiendas? - preguntó el chico sin poder esconder su sonrisa. Aunque sabía que llevara lo que llevara le parecería la chica más guaap del mundo, pero verla en su uniforme le hacía parecer demasiado adorable, le daban ganas de protegerla. Aunque solo fueran unos simples pantalones y un jersey, en ella quedaban perfectos. 

- Nuestro Mocca Caramelo es muy famoso, si le gusta el Mocca debería pedirlo - el chico tuvo que aguantar la risa al escuchar el tono de fastidio de Ha Ni. 

- Pues entonces un Mocca Caramelo grande, Haha Ni - dijo sonriendo.

Al escuchar su apodo Ha Ni se quedo petrificada, su rostro se puso blanco y levantó rapidamente la vista de su libreta para dirigirla al chico que le miraba sin abandonar su sonrisa triunfante. 

- Wang Jackson - dijo entre dientes- ¿Qué haces aquí? - su tono se elevo demasiado y su encargada le dirigió una mirada preocupada pero Ha Ni le miró dejandole saber que no pasaba nada- ¿Estás loco? ¿Qué pasa si alguien te reconoce? No quiero tener problemas en mi trabajo.

- No me respondías a los mensajes así que pensé en venir hasta tu trabajo - se encogió de hombros como si no importara.

- ¿Cómo demonios has sabido dónde trabajo? ¿De verdad no tienes nada mejor que hacer? - Jackson abrió la boca pero la chica le calló alzando la mano- Bueno, da igual. En seguida te traigo tu Mocca Caramelo - Ha Ni se dispuso a volver a la barra pero dió la vuelta sobre si misma- No molestes, ¡y cubrete un poco! Vaya a ser que alguien te reconozca.

Jackson se colocó sus gafas de sol negras y le hizo un saludo militar. Ha Ni resopló ante la acción del chico y se dirigió hacia la barra.

- ¿Quién es? - Se acercó al encargada con curiosidad - Me suena de algo, es como si huviera visto su cara en otra parte.

- Es...es un compañero de clase - mintió- Un amigo. 

- ¿Amigo? Pues no parecía que te alegraras mucho de verle - señaló. 

- Es que es un poco pesado - Ha Ni sonrió culpable- Pero es un buen chico. No molestará.

- Mientras que pague no molesta - se encogió de hombros y volvió a sus tareas. 

Un amor inesperado [Jackson GOT7]¡Lee esta historia GRATIS!