Capítulo 18

52 4 2

Al final dejo una pequeña nota. Me gustaría que la leyeran. 

Mi mente estaba en blanco y no podía reaccionar. ¿Qué estaba sucediendo? Yo sólo iba a decirle que no podía dormir y me ha sorprendido. No es que no me haya gustado, de hecho es todo lo contrario, pero no estaba preparada para esto. Mi mente busca algún motivo por el cual ha dicho eso y rápidamente aparece.

Mis manos temblorosas abrieron el sobre.

" En nombre de la Universidad de Cambridge y específicamente el Christ's College, queremos de antemano felicitarle porque ha sido aceptada..."

No pude leer más porque Harry ya estaba cargándome y girando conmigo en sus brazos. Mis sollozos se convirtieron en risas. La emoción que se apoderó de mi cuerpo fue inexplicable. Me habían aceptado, me habían aceptado a mi entre tantos estudiantes. 

- "Quedaste, pequeña. Felicidades, de verdad". Mi amigo me sonrió mientras me colocaba de nuevo en el piso. 

- "No puedo creerlo". Admití.

- "Yo sí. Eres brillante". Confesó y noté su mirada distinta. 

Unas ganas de sentir sus labios de nuevo sobre los míos me invadieron. Quería que me besara y no me soltara jamás. Le pedía a gritos con mi mirada que  lo hiciera y no me obligara a pedirlo.

- "Cállame". Pedí en un susurro.

- "¿Qué?". Preguntó dudoso.

- "Nada". Respondí rápidamente antes de que notara mi doble intención.


Yo se lo había pedido y pensé que no me había escuchado, pero sí lo hizo. Ahora quería salir corriendo, esconderme bajo la cama y regañarme mentalmente hasta dormirme. Pero no, debía afrontar esto y al menos decir algo ya que su cara seguía a unos centímetros de la mía esperando alguna reacción de mi parte. Me armé de valor y hablé

- "Yo... Uhmm... ¿Qué?". Fue lo único concreto y con sentido que pudo salir de mis labios. 

La respuesta de mi amigo fue la que menos esperé. Su risa inundó el silencio de la casa haciendo que mi rostro pasara de un carne pálido a un rojo tomate. Su mano derecha me apretó hacia él mientras aún reía. 

- "No te preocupes, Ash. Era algo que quería hacer. Espero no te moleste". Simplemente respondió.

- "Creo que sigo sin entender". Respondí separándome de él.

- "¿Realmente quieres hablar sobre eso?". Preguntó clavando su mirada en la mía y por un momento sentí que él no quería mencionar nada sobre el tema.

- "Ahm no. Está bien. Hagamos de cuenta que nada pasó". Dije rápidamente para no incomodarlo, pero su rostro cambió una vez más. Sus cejas se levantaron un poco y su mirada se veía débil. 

- "Uhmm... Sí, nada pasó. De acuerdo". Coincidió conmigo. 

Terminó de abrir la puerta de su habitación y me dejó pasar. Me encontré con una gran cama cubierta por una colcha azul marino, debía admitir que se veía cómoda. Al lado de ésta estaba un escritorio negro con unos cuantos libros y hojas revueltas, del otro lado estaba una pequeña mesa con una lámpara que le daba una luz tenue al espacio. Al frente de la cama estaba lo que supongo que era el baño y el closet, ya que habían dos puertas juntas.

- "Ponte cómoda". Sugirió.

No pude dar un paso más porque sólo veía su rostro. No era el mismo de hace un rato, podía apostar lo que fuera. Tenía algo y estaba tratando de ocultarlo. No quería que se sintiera mal, de hecho le seguí la corriente con respecto al beso. ¿Es por mi culpa su estado de ánimo?

New Stepbrother.¡Lee esta historia GRATIS!