Capítulo 74

1.4K 146 15

La llegada a casa fue un caos. Harry y Louis los esperaban impacientes, con miles de preguntas y reproches por no haber tenido contacto. Ellos intentaban contactar con sus padres para informarlos de que estaban sanos y a salvo, en el departamento de Zayn. Y Harry no dejaba respirar a su amigo, con un apretado abrazo, al enterarse de la nueva relación.

-¡No me lo puedo creer! ¿Estás hablando en serio? -preguntó Harry, por decimoquinta vez, desde que se lo había contado.

-Sí Harry -repitió de nuevo Zayn, cogiendo una bandeja con algo de comida- Nada de fingir, ni juegos ¡Estamos juntos!

Su amigo gritó y saltó de alegría de nuevo y lo volvió a abrazar. Mientras Zayn hacía malabares para no dejar caer la comida, los chicos entraban en la cocina.

-Amor, deja respirar a Zayn -pidió Louis con ternura.

-Estoy tan feliz -dijo Harry, mirando a su amigo e ignorando a su novio- Sabía que estarían juntos. Por muy cabezotas que se pusieran fingiendo que no sentían nada ¡El amor siempre vence a la cabezonería!

-Hey -protestó Zayn, mirando a Louis- te lo dejo una semana ¡y me lo vuelves fresa!

Liam abrazó a su bromista novio, sin dejar de reír. Era muy fácil enfadarse con él si te tomabas en serio lo que decía. Pero para aquellos que lo conocían, era imposible ¡Nunca hablaba en serio! Era cristalino para él. Sabía que de verdad pensaba que todo aquello era una cursilería. Pero también sabía que sus sentimientos hacia él eran reales. Y cuando Zayn sonreía, era incapaz de razonar. Solo deseaba complacerlo en todo lo que quisiera.

Pasaron el día juntos, pese a que Liam no cesaba de quejarse. Lo quería solo para él. Pero concedió porque Zayn aceptó que él siguiera con su rutina de dormir juntos. Incluso sugirió que llevara algo de ropa al departamento. Pero Liam se negó a alejarse de él. Irían por sus cosas cuando Zayn pudiera acompañarlo. Y ese no sería el día porque Harry lo tenía envuelto en cotilleos, de todos los conocidos de la ciudad. Además, acabaron planeando los últimos detalles de la gran fiesta. Al parecer habían surgidos algunos problemas en su ausencia. Y Zayn estaba concentrado en su conversación. Por lo que Liam resignado tuvo que prestar atención a su amigo.

-No pareces el mismo -afirmó Louis risueño- Babeas con solo mirarlo.

-Eso también lo hacía antes, solo que ahora no disimulo -aclaró Liam con una gran sonrisa.

-¿Qué milagro pasó en casa de tu madre? -preguntó el chico curioso.

-Conocí a mi verdadero padre y reconocí estar enamorado de mi mejor amigo ¡Lo normal en un viaje! -se mofó Liam, riéndose de la cara de su amigo.

Le contó más detalladamente lo ocurrido con Valentín y sus hermanos. Harry, cedió su charla para enterarse del chisme y la retomó al terminar. Los chicos rieron ante la imagen de sus novios poniéndose al día de sus vidas. Solo habían pasado una semana separados y parecía que tuvieran años que explicar. Louis volvió su interés por el cambio de actitud de su amigo.

-Entonces ¿lo amas? -quiso saber, serio.

-Creo que siempre lo he hecho. No quería ver lo que tenía delante por miedo a que si lo veía como un hombre, de verdad se convirtiera en uno de ellos. Y como tal se enamorara de un hombre ¡Uno que no fuera yo! -admitió cabizbajo- No sabes lo que siento cuando lo imagino con otro.

-¿Ahora te vas a poner en plan celoso? -preguntó Louis bromista.

-¡No! -exclamó Liam, riendo- Yo lo conozco bien. Sé que nunca haría algo así. Si está conmigo es porque quiere. Y si quisiera estar con otro, me lo haría saber sin dudar. No es de los que anda a dos bandas por inseguridades.

-Sí. De eso no te puede caber ninguna duda -dijo Louis con media sonrisa.

-Nunca hemos hablado de esto, pero... -comentó Liam inseguro- ¿Ustedes por qué terminaron?

-¡Se besaron! Y como tú has dicho, no está con uno cuando quiere estar con otro ¡Y te puedo asegurar, que quiere estar contigo! -afirmó mirando a los chicos- Ambos hemos encontrado lo que nunca pensamos encontrar. Nuestra relación solo fue una diversión. Quiero decir, que no fue nada importante -se corrigió al ver como se ensombrecía el rostro de su amigo- Compartíamos la misma visión cínica de la vida.

-¡Yo no soy así! No creía en el amor, por razones equivocadas. Pero en el fondo, siempre quise una familia –explicó Liam, con tristeza.

-Por eso hacen tan buena pareja. Lo que a mí me enamoró de Harry es esa mezcla entre inocencia y picardía -aclaró mirando con adoración a su novio- Es inteligente, pero no ve la malicia en las cosas que le rodean. Zayn se fija en las espinas de una rosa, Harry en su olor. Cada uno es como es. Tienen su encanto. Pero mi Harry es único.

-Si dices que estás enamorado nadie te cree -afirmó con sarcasmo Liam- Harry es adorable, es verdad. Pero mi Zayn eclipsa al mundo sin proponérselo.

Durante el resto de la noche los chicos siguieron alabando las virtudes de sus novios mientras estos los ignoraban para hablar de los últimos romances conocidos.

Una vez que se habían ido sus amigos, Zayn y Liam pudieron abrazarse y relajarse al saber que por fin estaban completamente solos.

-He estado pensando en algo -comentó Liam, acariciándole la cintura con los pulgares.

-¡Que peligro! -bromeó Zayn, aferrado a su cuello- Sabes que hacerlo en exceso te puede perjudicar. No estás acostumbrado. Tienes que empezar por pensamientos simples y de ahí ir avanzando.

- ¡Gracioso! -protestó pellizcándole el trasero- Quería comentarte lo de mi nuevo depa.

-Ahm… Tú dirás

-Pensé que ya era hora de independizarme. He empezado a trabajar, algunas horas a la semana con mi padre. Y cuando acabe el año estaremos licenciados y será un trabajo fijo -explicó Liam, divagando.

-Ventajas de ser el hijo del dueño de la empresa -bromeó Zayn sin alejarse de su abrazo.

-Lo que quiero decir -retomó el tema, inseguro- es que pronto tendré el depa a mi disposición. Seré el dueño, lo compré con mis ahorros.

-Está claro que a los niños ricos la paga les llega para más que a los de clase media -se mofó Zayn de nuevo.

-¡Zayn! -suspiró el joven dándose valor- Lo que intento pedirte es que dejes este depa de alquiler y te vengas al mío.

-¿Me estás pidiendo que vivamos juntos? -preguntó Zayn sorprendido.

El valor desapareció por completo en Liam. Quiso excusarse diciendo que ellos, como amigos, siempre habían comentado que vivirían juntos. Pero eran pareja y él no deseaba compartir una vivienda ¡Quería un hogar! Saber que Zayn estaría en casa cuando llegara, o esperarlo ansioso a que Zayn llegara. Quería tenerlo a su lado el mayor tiempo posible.

Zayn lo miraba como si lo viera por primera vez en su vida ¿Quería vivir con un hombre al que amaba tanto como para destrozarlo si lo dejaba? Aquella relación perfecta empezaba a tener lagunas. Zayn lo último que deseaba era atarse más a él. No soportaría otro abandono. Pensar en crear una nueva vida a su lado para que después se destrozara de nuevo, fue como si le clavaran miles de alfileres en el corazón.

-Piénsatelo ¿sí? -dijo Liam comprensivo.

Lo besó tiernamente y se encaminó hacia el dormitorio, dejándolo inmóvil, en medio de la sala ¿Podía darse en cuerpo y alma a ese hombre sabiendo que lo acabaría dejando?

Más Que Amigos, Menos Que amantes. Ziam¡Lee esta historia GRATIS!