Bajo de mi auto, pongo la alarma, y me encamino a la playa.

Esta algo llena, espero no toparme con una cara conocida, me quito mis tenis.
Y empiezo a buscar a Leire, no creo encontrarla muy rápido, por lo que se es que a Leire no le gusta estar entre mucha gente... Quien sabe donde la podré encontrar tomando fotos.
No le envió mensaje, se que no me va a responder. Así que tengo que buscarla por todas partes.

Empiezo a caminar, y joder, empiezo a retroceder, ¿En serio me tengo que encontrar a Dafne por todas partes?

J.O.D.E.R. ya me vio.Yo digo que corras idiota.

Fingiré que no la vi, así que decido caminar hacia otro lado viendo las nubes. Pero como dije ya me vio, y la puedo sentir en mi espalda.
Piensa en algo, puedo gritarle, bueno no tengo que respetarla es una mujer, empiezo a reír mentalmente ¡ajá! eso sonó irónico de mi yo mental nunca las respeto, pero bueno hoy si. Solo un poco. Supongo que hoy será más o menos así.
¡Ya se! , la tengo que hacer enojar pero ¿Como Carajos pienso hacer eso?

Me volteo.
Ella me mira, sin duda estaba en mi espalda. Retroceso un par de pasos hacia atrás... Demonios si estaba muy cerca de mi. Si sigue así lo único que provocará será que yo te tenga más miedo. Acosadora.

—¿Quieres algo? —Hablo primero, viéndola de arriba hacia abajo, barriéndola, ojalá note mi indiferencia.

Tengo mis brazos dentro de mis bolsillos, tratando de mostrar todavía más indiferencia.

—Hola Eliot... —Parece nerviosa, tal vez le sorprendió un poco mi comportamiento, pero últimamente me porto así con ella así que no hay mucho de que sorprenderse—. Yo quería saber si...

—Perdón esto va a sonar muy mal pero —La haré enojar un poco—. ¿Y tú quién eres?

Una de las cosas que más odia Dafne es que no lleguen a reconocerla, porque digo "¿Quien no conoce a Dafne?" Ruedo los ojos mentalmente ante eso, si una chica no me conoce es mejor para mi, un punto extra para mi por el contrario de Dafne, si un chico no la conoce a ella... Es como si algo en su mundo no empezara a tener sentido... Y aquí es cuando entro yo.

—Dafne... Obviamente —Su voz sigue sonado nerviosa—. ¿Quién mas?

—Oh —Sonara más que infantil esto, pero estoy seguro de que funcionara, bueno con ella si que lo hará—. Lo siento, no te reconocí con tu piel tan roja, te lo juro, te vez diferente. Demasiado diferente.

Brillaron sus ojos, pero porque se le llenaron un poco de lagrimas.

—¿Me veo mas guapa? —Trata de que no le importe el comentario, sabe muy bien que trato de decir todo lo contrario, pero ella siempre es así, trata de defenderse.

—Claro que no, pareces un jitomate, casi me sacas un susto —Volteo a otro lado mientras bostezo—, te ves... Muy mal por así decirlo, por eso no te reconocí. Algo fea.

Abre mucho sus ojos, me mira fijamente tratando de ver si estoy apunto de decir algo como "Es una broma Dafne, si te vez guapa" pero cuando se da cuenta de que eso jamás sucederá, voltea hacia atrás y sale corriendo.
No se si sentirme mal por lo que le dije o reírme ya que ahora se como hacer que Dafne se largué. Diciéndole todo lo que no es, no pensé que fuera a ser una chica tan insegura si algún chico le llegaba a decir eso, pero ahora que lo pienso creo que también depende de que chico se lo diga, si es alguno con el que ella está obsesionada garantizo de que eso funcionará, pero no creo que todos se den cuenta de eso.

Bueno ya me volví a librar de ella, solo me falta encontrar a Leire. ¡Como si fuera tan fácil! A esta chica si que le gusta pasar por desapercibida.

Empiezo a caminar por casi toda la playa y sin rastro de ella.
¿Me abra mentido? ¿Y si no vino?
No, no creo, Leire puede ser fría, enojona, directa, pero no mentirosa. Bueno eso espero.
Bueno la verdad es que no se con certeza eso, pero por lo poco que la conozco no es así...

Decido caminar mas para el lado de las casas de playa, me dedico a obsérvalas, después veo que hay una gran roca, como una montaña, del otro lado se puede ver que hay como una cueva , decido ir, conociéndola puede ocultarse en cualquier lado, así que me decido a entrar a la cueva, la he buscado por todas partes y ella sabía muy bien que venía a verla, así que pudo decidirse ocultarse de mi.

Mientras caminaba a la cueva, la veo, con un oberol y abajo su taje de baño, con sus lentes negros, esta parada tomando fotos a la playa desde la cueva, después a la cueva.
No me ha visto.

—Sabes, Cariño, eres difícil de encontrar —Medio sonrió; aunque ella no me pueda ver.

Puedo ver claramente como sus brazos y espalda se tensan por completo, como si hubiera escuchado la voz de un fantasma, baja poco a poco su cámara, la deja colgando en su cuello y se voltea hacia a mi, y abre mucho sus ojos.

—¿Que haces aquí? —Parecía nerviosa, pero después frunció su ceño.

Que bonita recibida definitivamente, yo esperaba algo como "¡Eliot!, ¿Como has estado?, te extrañe" , pero eso solo pasa por mi mente, eso nunca pasara con Leire, tengo que aceptarlo.
Ella nunca diría algo así, a nomas que realmente la enamore como se debe, y eso es lo que intentaré hacer.

Solo espero que no se porte fría como siempre, solo espero.
Ya que esto no serviría jamás.

La apuesta perfecta [1]¡Lee esta historia GRATIS!