Había sido idea de Louis que antes de anunciar el compromiso frente a sus padres lo anunciaran frente a sus amigos. Así que rentaron una noche en su club favorito y los invitaron a todos ellos. Incluyeron por supuesto, a Zayn, el mejor amigo de Louis; a Kaya, la mejor amiga de Harry; e incluso a la hermana de éste último, Gemma. Todos bebían, bailaban y se divertían, hasta que en el punto más alto de la noche, la música se detuvo y los dos anfitriones se colocaron abrazados frente a la cabina del DJ sosteniendo un micrófono. 

—Algunos imaginaban que existía una razón para una fiesta tan grande —habló Louis acercando a Harry por la cintura más contra él—, y en realidad, la hay. 

—¡Nos vamos a casar! —anunció Harry abrazando con más fuerza a su prometido mientras ambos sonreían tan grande como podían. 

Un silencio excesivamente incómodo llenó todo el lugar, las personas se habían quedado boquiabiertas y ni siquiera murmuraban entre ellas, lo que rompió ese silencio fue la descarada carcajada de Zayn. 

—Muy bien, muy bien, ¿dónde están las cámaras escondidas? 

—No hay cámaras escondidas —dijo un Harry indignado en el micrófono. 

—¡Esto debe ser una broma! —gritó Gemma. 

—No, no lo es —le aseguró Louis. 

—Ustedes dos no van a durar —uno de los primos de Louis se encogió de hombros. Harry lo miró de arriba abajo con desprecio. 

—¡Cierra la maldita boca, tú eres virgen! 

Se armó el bullicio poco a poco, todos comentando que era mala idea, que no deberían apresurarse, hasta que las voces se hicieron inentendibles y la pareja les seguía asegurando que eso iba muy en serio. En cuanto se dio cuenta de esto, Zayn los miró desaprobando todo eso, negó con la cabeza, alzó ambos brazos diciendo “Me voy” y se dio la vuelta, saliendo del lugar. 

—¡No, hombre! ¿A dónde vas? —Louis intentó seguirlo, pero Harry lo detuvo de la camisa. 

—¿Es que nadie tiene algo amable para decir? —preguntó indignado. Desde la barra, una muy alcoholizada Kaya que apenas y podía mantenerse erguida, alzó la mano mientras eructaba—. ¡Lo sabía! —pidió silencio y ella habló. 

—Harry, quiero que sepas que yo estaré contigo, apoyándote... —Harry sonrió enternecido— cuando él te deje. 

~*~ 

Se habían conocido en séptimo grado, cuando cambiaron a Harry de colegio porque los Styles creían que el anterior no era suficiente para desarrollar sus capacidades. 

Disenchanted || Larry Stylinson¡Lee esta historia GRATIS!