Capítulo 16

327 29 12

-¡Juliet!-sentí como alguien me llamaba y me tocaba el brazo repetidas veces.

Intenté abrir los ojos lentamente,la luz me molestaba bastante,pero poco a poco pude ver el rostro de Alicia al lado mía.

-¿Qué hora es?-dije adormilada.

-Las nueve de la mañana.Ayer me comentaste que habías quedado con tu churri a las diez.-se rió.

-¿Y mi hermano?-recordé que había dormido conmigo la otra noche.

-En la cocina preparándole el desayuno a Valentina.Vamos vaga.¡Levántate!

-Está bien.-suspiré levantándome y dirigiéndome al armario en busca de ropa.-En 15 minutos bajo.-Alicia asintió y se fue de la habitación.

Me duché en un abrir y cerrar de ojos y me sequé el pelo lo más rápido que pude.Me puse unos jeans rotos,una blusa blanca y mis converses de ese mismo color.

Ya casi ni me dio tiempo a maquillarme,bajé a paso apresurado por las escaleras en dirección a la cocina ignorando que Noa venía detrás mía.

-¡Hola a todos!-abracé a mi hermano y le dí un beso en la megilla a Valen que se estaba comiendo unas crêpes.

-Hola enana,Alicia se ha tenido que ir.-dijo mi hermano sirviéndome el café.-Va a pasar el día con sus abuelos.

-Sí,ya me había comentado.-de repente la cocina se hizo en silencio al ver a Noa bajar.

Tenía el pelo recogido en una hermosa trenza y vestía un mono rojo.En su cara lucía una sonrisa que hasta ahora hubiera creído que era de mujer enamorada y fiel a su familia.

Toto y yo nos miramos fijamente,en sus ojos se veía tristeza, en ese momento tuve unas ganas de echar a Noa de casa que nadie se imagina.

-Hola cariño.-se acercó a Toto y le intentó besar,éste le giró la cara.-¿Ocurre algo?.

-Noa debemos hablar.Y tenemos tiempo,hoy me he tomado el día libre.-yo cogí a la pequeña Valentina en brazos y me dirigí a la salida de casa.

-Adiós hermano,dale.-besé su megilla y salí corriendo para dejarles solos.

No tuve que caminar mucho para llegar al simulador,era un lugar bastante bonito que solía visitar cuando podía escaparme alguna vez para ver a mi hermano,me sabía perfectamente el camino.

Al llegar,me encontré a Nico y Lauda en la puerta,charlaban animadamente.

-Hola chicos.-dije con la pequeña en brazos.

-Hola.-dijo Niki mirándome con esa sonrisa con la que me había mirado estes últimos días,Nico también me miraba de una forma diferente.

-¿Ocurre algo?-sonreí.Ellos dos sonrieron cómplices,sin saber que decir.

-Que estás muy guapa hoy mi bonita.Y mi sobrina también.-Nico me besó en los labios.

-Vale, dos cosas.¿Cómo que tu sobrina?Y la segunda,¿Le contaste a Niki que tú y yo...?-fruncí el ceño.

-Sí,me lo contó.-se rió Niki.

-Y sobre lo primero,ya que eres mi chica,Valentina también es mi sobrina.-se rió Nico.

-¿Y sabes algo más de mi padre?-sonreí.

-Hoy a la tarde hablaré con el padre de Sacha,espero saber algo pronto.-me besó la megilla y pasó su brazo por mi hombro-¿Qué te apetece hacer hoy?

-¿Me acompañas a casa a dejar a Valen?Luego ya veremos.-Nico asintió y nos dirigimos a su coche.

Al llegar a casa,observamos como Noa salía de ella llorando y a paso aligerado.

-Admiro a tu hermano.-suspiró Nico al entrar a casa.

Mi hermano estaba sentado en el sofá mensageándose con alguien,cuando nos vió pasar se levantó y cogió a Valentina.

-¿Qué tal?-esbocé media sonrisa.

-Muy bien,no sé como puedo estar tan tranquilo a pesar de todo.-sonrió y miró al techo.-Creo que ella me ayudó desde allá arriba.

-Sé fuerte hermanito,tienes lo más importante, a tu enana en tus brazos.-le besé la megilla.

-A mis dos pequeñas.-susurró,luego miró a Nico con una sonrisa que observaba anonadado la escena.-Y a 800 personitas que tantas alegrías me han dado y me darán.

-Eres el mejor Toto.-Nico se rió.

-El más mejor.-dijo la pequeña Valentina.Toto la abrazó y se la llevó 'Me llevaré a la enana al parque' susurró Toto.

Cuando nos quedamos solos Nico y yo,pensé que era el mejor momento para preguntarle por su actitud y la de Lauda antes.

-¿Qué os pasaba a Niki y a ti antes?Algo ocultais...-le besé en los labios.

-Mmm...no ocultamos nada.-se rió.

-Nico,sabes que no me puedes engañar,mentís fatal.-fruncí el ceño,la sonrisa del alemán se disipó.

-Juliet,tengo que contarte una cosa...

You can be a champion, Nico Rosberg.¡Lee esta historia GRATIS!