A pagarla... y caro...

118K 6.9K 471

Entrelacé nuestros dedos casi de manera inconsciente pero sintiendo un cosquilleo familiar y especial a la vez.

-Al final la pasaste bien -intenté hacerla admitir una vez más.

Con cuidado se quitó los lentes con la mano que tenía libre y se los entregó a Melanie quien no se había sacado los guantes siquiera.

-Quizás -soltó una sonrisita traviesa.

-Fue genial -cedió Melanie a sus espaldas.

-Me habría gustado más si no fueras tan bestia y no te hubieras hecho daño -susurró mi novia bajando la mirada a mi brazo derecho.

Seguí sus ojos hacia el rasguño que sangraba muy levemente.

-No es nada -mascullé.

-No debiste romper el vidrio de un puñetazo -me reprendió con dulzura.

-Estaba con el guante.

-Esta es una de esas discusiones por las que no vale la pena pelear -zanjó el asunto por lo sano.

-Perdonen que interrumpa pero ¿regresan en el carro con nosotros o en el bus? -se acercó Barbie cautelosamente.

Valerie se giró hacia ella con una sonrisa.

-En el bus. Tenemos... planes...

-¿Ah sí? -la miré extrañado.

Cuando se volteó nuevamente hacia mí, había algo malicioso en sus ojos. Oh mierda...

-A menos que prefieras hacerlo mañana -dijo como restándole importancia al asunto.

-Mejor de una vez -fruncí el ceño intentando adivinar qué tendría planeado.

-Nos estaremos viendo -susurró Tamara acercándose también.

-Tenemos que hacer algo de chicas uno de estos días -exclamó Melanie.

-Le pasamos la voz a Mónica -propuso Valerie.

Pronto se pusieron a hacer planes y me retiré lentamente para reunirme con mis amigos que terminaban de guardar todo en la maletera. Todos estábamos sudados y agotados pero evidentemente satisfechos. Los carros habían terminado hechos nada y el dueño de la chatarrería nos agradeció que se los dejáramos como material.

-Una pena que Janinne no viniera, le habría encantado.

-¿Jannine?

-Mi prima -aclaró Jace.

-Es... -empezó a hablar Mateo.

-Cuidadito con lo que vayas a decir -le advirtió Hernán y todos giramos hacia Jace que ya estaba frunciendo el ceño.

-Son un desastre -sentencié mientras me despedía.

Cuando antes cumpliera el reto, antes acabaría.

-¿Ya se van? -preguntó Melanie sonando decepcionada.

-¡Nos la robas! -protestó con una sonrisa, Barbie.

-Ustedes son las que me la roban.

Valerie rió poniendo los ojos en blanco.

-Chau, rojita...

-¡No me digas así!

-Nos vemos pronto, Tam, mantente guapa...

-Eso siempre...

-Nos estaremos encontrando, linda...

-Siempre es un gusto verte, por odioso que seas -Barbie fue la última de la que me despedí y nos dimos un abrazo al hacerlo.

The Real Bad Boy (PUBLICADO)¡Lee esta historia GRATIS!