Destrucción

137K 8.1K 930

-Estás loco, Castiel.

-Va a ser divertido.

-¡Yo no puedo hacer eso!

-Va a ser increíble -insistí con una sonrisa engreída.

-No es mi estilo.

-Es el siguiente reto, angelito. Tú decides.

-¡No se vale! -reí entre dientes al imaginarla separando un poco el teléfono de su oreja para poder protestar mejor junto al micrófono -¿A qué se supone que te rete yo luego?

-Eso es cosa tuya.

-Tramposo.

-La pasaremos genial, ya verás.

-Odioso.

-¿Vienes entonces?

-Idiota.

-¿A qué hora te recojo?

-¿Por qué me haces esto? Y te sigo queriendo... debo estar demente.

-Ese es el efecto que causo, angelito.

Ambos mantuvimos un instante el silencio antes de que ella empezara a reír robándome una sonrisa.

-Nos encontramos en tu casa en lo que demore ir... me imagino que llegaré a las cuatro -me dijo finalmente.

-Te puedo recoger...

-No te preocupes, yo voy para allá.

-Nos vemos en un rato entonces.

En cuanto colgó llamé a Hernán.

-¿Hermano?

-Sí... ¿Valerie viene?

-Sí, señor -noté un dejo de orgullo en mi voz.

-¡Bien carajo!

No pude contener una carcajada al oírlo expresar mis pensamientos.

-Nos vemos allá -le dije como despedida.

-Castiel -la irritante vocecita me sacó de mi emoción alargando zalameramente la "e" en mi nombre.

-¿Qué?

-¿A dónde vas?

-A divertirme y desquitarme.

-¿Puedo ir? -intentó convencerme usando su mejor arma: la carita de perrito triste.

-No.

-¿Por qué?

-Porque eres muy chiquito y fastidioso.

-¡No soy chiquito! -protestó haciéndose el indignado.

-Es plan de grandes ¿okey? Vete a jugar con tus dinosaurios.

-Mamá no te va a dejar ir.

-Mamá no me deja ni me prohíbe ir a ningún lado -contesté añadiendo mentalmente "ya se rindió".

-No se vale.

-Tampoco se vale que te metas a mi cuarto porque te da la gana. Creí que habíamos quedado en algo.

Como respuesta dio un salto hacia atrás de manera que quedaba detrás del marco de la puerta. Maldito ingenio.

-¿Cuándo vendrá Valerie de nuevo?

-Hoy.

-¿Se va a quedar? -preguntó emocionado.

-No. Me la voy a robar. Nadie la volverá a ver.

The Real Bad Boy (PUBLICADO)¡Lee esta historia GRATIS!