Le doy otro trago a mi cerveza mientras lo observo con algo de diversión, Román Román me caes muy bien, lastima que tu hermana sea la apuesta.

—De hecho nunca que me comentaste que me alejara de tu hermana, me preguntaste qué que le había hecho a tu hermana en la fiesta, pero nunca comentaste nada sobre que me alejara de ella —Ya se, algo estupido de mi parte decir eso, pero quería aclarar, o tal vez si lo hizo, pero a veces no suelo prestar atención en todo.

Y en efecto, no me importa si lo dice, no puedo alejarme de ella, no aunque él me lo pida.

Aprieta sus puños. Esto no va a terminar bien. Y menos si sigo diciendo esas cosas.

—A ver estupido, si no te lo dije antes, o tu cerebro no lo capto, quiero que te alejes de mi hermana —Bueno nunca lo había visto tan molesto, siempre hay una primera vez para todo ¿No? —, y no te lo estoy preguntando.

Tengo que tomar nota: Aléjate de Leire y no hagas enojar a Román. Buena broma como si lo fuera a hacer. No puedo. Pero si tomaré mi consejo de alejarme de Román, no quiero tener una nariz rota para mi bella cara.

—¿Que pasa si no lo hago? —Bien Eliot, se te da muy bien esto de hablar y no hacer enojar a nadie. Sarcasmo total.

Empieza a reír con un par de amigos que están a sus espaldas. A veces veo a Román con varios amigos, ni si quiera sé de donde los saca, pero lo que no saca es una chica.

Si, será mejor que no haga un comentario sobre eso.

—No te ira bien —Dice muy seguro sobre eso.

Y así de sencillo, se voltea y se va caminado hacia alguna mesa.

Pero ahí voy de bocón y le grito.

—¡Quiero ver que lo intentes!

Se volvió a voltear.

—Me caes bien Eliot —Por lo menos le caigo bien a Román, creo—, pero te conozco desde hace mucho, así que no quiero ver a mi hermana lastimada. Y menos por un mujeriego como tu.

Auch, duele cuando te dicen eso, bueno la verdad es que no, me conozco y lo se, así que no me afectan sus palabras ni en lo más mínimo.

—No me alejare y punto —Cono dije antes, no puedo.

—Como tu quieras —Se encoge de hombros y se va hacia la mesa en la que sus amigos ya están sentados.

Pido la cuenta y nos vamos.
Mientras caminamos a nuestros autos, Eduardo se detiene.

—Lo bueno es que no sabe de la apuesta, si no te mataría, ya de por si te esta matando con la mirada con el simple hecho de que estas cerca de ella, ahora no quiero saber que pase cuando se entere que quieres jugar con los sentimientos de ella, solo por una apuesta.

—Ni yo quiero saber —Hago una pausa—, y no lo sabrá él. ¿Entiendes?

—Bueno, ya me tengo que ir, porque o si no luego mi hermana me va a matar, tiene otra fiesta y necesita el auto, y eso que es mío, pero créeme no te querrás meter con ella si no... Ni para que te cuento —Su hermana, claro la chica brava, nadie se quiere meter con ella— Eliot, nos vemos luego.

Asiento, se sube y se va.
Me recargo en la cajuela de mi auto y saco mi celular.

Entro a WhatsAap. Necesito enviarle un mensaje.

CHAT: LEIRE P.

ELIOT: ¿Que tengo que hacer para que tu hermano no me quiera matar, Cariño?

LEIRE P.: Él siempre da alguna advertencia. ¿Cual fue su advertencia?

ELIOT: Por cierto hola, creo que comento algo de ... Que me alejara de ti, si no, que me iba a ir mal.

LEIRE P.: Hazlo y ya.

ELIOT: ¿Y si yo no quiero hacer lo que me pidió?

LEIRE P.: Entonces, estarás muero.

ELIOT: Gracias por el consejo, estoy mas tranquilo, créeme.

LEIRE P.: Jajajaja ya lo creo.

ELIOT: ¿Que vas a hacer mañana?

LEIRE P.: Estoy ocupada, así que si planeabas invitarme a salir es un no. Casi siempre será un no.

ELIOT: Te pregunte que vas a hacer, no que si querías salir.

LEIRE P.: Voy a la playa a tomar fotos.

ELIOT: Genial yo también iré a la playa. Adiós Cariño, tengo que llegar a casa, nos vemos mañana.

|(ELIOT ultima conexión a las 11:32 P.M)|

La apuesta perfecta [1]¡Lee esta historia GRATIS!