Capítulo 71

1.5K 164 35

Consiguieron salir de la habitación sin revelar sus sentimientos. Cosa que les costó muchísimo a ambos. Bajaron por las escaleras cogidos de la mano. Y por primera vez en mucho tiempo, estaban seguros de estar junto a la persona que mejor los conocía del mundo. Se sentían felices y seguros. Como cuando eran pequeños y dejaban de lado a sus compañeros para estar juntos. Nadie era más importante.

- Pareces un príncipe bajando por las escaleras -admiró Liam

-Es que lo soy -bromeó Zayn con una sonrisa dulce.

Llegaron hasta la sala donde les esperaban sus hermanos. Karen y Valentín ya se habían ido. Se pararon frente a ellos y su pícaro hermano comenzó a silbar bromista.

-Sí que se han tardado ¿Me estaban haciendo tío? -se burló el italiano, palmeando su hombro.

-¡Cállate! Me estaba dando su regalo -explicó Liam enseñándole las entradas.

-¡No! -gritó Justin quitándoselas de las manos- Definitivamente, quiero un novio como el tuyo.

-¿Y a ti? -preguntó Daniel a Zayn, ignorando a su hermano emocionado- ¿Qué te ha regalado?

-Esta pulsera -señaló Zayn, mientras los hombres seguían emocionándose con el que sería el partido del siglo.

-Es preciosa -afirmó el chico y después miró a sus hermanos- Son como niños.

Los chicos se rieron mientras arrastraban a sus acompañantes hasta la puerta. Ellos no dejaron de hablar del mismo tema una y otra vez. Justin intentó convencer a su hermano para que lo invitara a ir con él. Y aunque no lo hubieran hablado, él tenía la esperanza de ir con Zayn.

Llegaron a una fiesta bulliciosa. Y, por una vez, Liam no se molestó de que todos se giraran para mirar al bello hombre que iba de su brazo. Si uno se atrevía a acercarse era otra cosa. Pero que lo miraran no le importaba. Él sabía mejor que nadie que era el más hermoso del lugar. Y, al menos esa noche, era todo suyo. No importaba que todos lo desearan porque Zayn no se alejaría de él.

¡De acuerdo, sí estaba celoso! Pero no estropearía la noche demostrándolo. A no ser que algún idiota se atreviera a intentar algo. Entonces lo mandaría al hospital y pediría misericordia después, hasta que a Zayn se le pasara el enfado.

-¿Y esa mala cara? -preguntó Zayn, observando como el rostro amado se retorcía con cada pensamiento.

-Nada -disimuló Liam, con una sonrisa- Este lugar está muy oscuro. No se ve nada.

Zayn miró a su alrededor y observó la tenue luz de miles de pequeñas lámparas de colores esparcidas por toda la amplia sala. La diversidad de atuendos, la mayoría muy llamativos. Las risas y la música inundaban el lugar. Era perfecto. Todo estaba tan animado como su feliz corazón. Un fiel reflejo de como se sentía. Y además, no tenía que ocuparse él de que la fiesta fuera un éxito. Podía relajarse y disfrutar. Y teniendo a Liam a su lado, eso sería muy fácil.

Zayn sonreía ante las expectativas de la noche cuando Justin se les acercó.

-Bueno -dijo el joven frotándose las manos, como un hambriento ante su festín- es momento de que nos dividamos. Siéntanse como en casa que yo me encargaré de encontrar quien me arrope.

-¡Agh! Ahórrate detalles -rogó Zayn asqueado- Ve en busca de tu víctima ahora que están borrachos y vulnerables.

-Gracioso -gruñó Justin antes de irse hacia un exuberante rubio.

La pareja observó como el italiano hacía reír al muchacho y se marchaban muy acaramelados. Zayn sacudió la cabeza con desaprobación y miró a Liam, como si fuera una copia del depredador que acababa de marcharse.

Más Que Amigos, Menos Que amantes. Ziam¡Lee esta historia GRATIS!