"Me llamo Tito

tengo un gato,

que corre como un pato,

cuando le toco el pito.

Autor: Jacobo García"

La maestra lo felicita y todos lo aplauden, y se oye el murmullo en el salón de clase  "sí rima, sí rima". Bueno, dice la maestra, ahora tiene la oportunidad, Angélica. Angélica, es otra niña linda del salón, sale caminando con sus trenzas como la noche y lee:

"Mi vecina dice hola

juega con la bola

ella mueve la cola,

cuando está sola.

Autor: Angélica Martínez"

          Autor: Angélica Martínez"

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.


De nuevo todos, aplauden, se escuchan risas y la maestra le dice .

-Muy bien, Angélica  te puedes sentar. Luego dice la maestra, "Veo algunos niños jugando en el puesto y haciendo cosas que no corresponden a la clase, quiero darle la oportunidad a algunos niños que están muy callados."

"¿Callados? Pues que ese callado, no vaya a ser yo" entonces, empecé a levantar la mano y a gritar "¡yo, yo!", esto  funciona pensé, porque la profesora, cree que los que levantan la mano son los que hicieron la tarea. Pero, la maestra con su radar biónico, da un giro alrededor del salón y  de nuevo escucho melodía en mis oídos...

- "Lucía, ¿quieres compartir tu rima?" - pregunta mi maestra.

De nuevo estaba ella,  Lucía, protagonista de mi historia, se para, organiza su falda, tira su cabello hacia atrás y pasa al frente, me mira, solo  a mí, con ojos encantadores. 

"Lucía soy

y en el día de hoy,

abrazos y risas doy,

al patio de recreo voy."

La escuché atentamente "¿Será a mí quién me habla, seré yo?... nos vemos en el patio, para esos abrazos..."

Después de unos segundos, regresé a tierra y aplaudía con emoción, era la mejor rima, era la más coherente, la que tenía mejor sentido, la que en verdad tenía un significado real

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Después de unos segundos, regresé a tierra y aplaudía con emoción, era la mejor rima, era la más coherente, la que tenía mejor sentido, la que en verdad tenía un significado real. Todos aplaudían y en ese momento se escuchó el timbre, hora de recreo, hora de buscarla por todas partes, hora de jugar escondite yo solo, hora de camuflarme en las paredes del patio. Todos salieron en estampida, menos la maestra, ella y yo.

Yo me acerco a la maestra y aprovecho que ella esta ahí, de espalda. Siento un olor a chicle y pienso "¿será ella la que huele así? Hasta su olor es diferente". La profesora le esta colocando una merecida "A". Luego,  La maestra le dice.

-Lucía, ¡muy buen trabajo, ¡te felicito!  

Inmediatamente, se voltea y me pregunta que si pasa algo porque me ha visto muy silencioso.

- Nada maestra, estoy bien - le respondo rápidamente - "Solo quiero estar cerca de ella y aprovechar ese momento". 

-Quiero escuchar tu rima, te he visto muy concentrado, ¿quieres leerla?  - me dijo inesperadamente mi maestra-  en ese instante Lucía  cierra el cuaderno para irse, pero la maestra la invita a que se quede escuchando mi rima.

Ella se devuelve y me mira, yo  la miro y no sé porque empecé a sentir un cosquilleo en la garganta que no me dejaba hablar, trate de empezar, pero, las palabras no me salían, veía todo borroso y no entendí lo que quería decir la maestra con eso de  " leer con entonación", solo balbuceaba. Entonces, en esa oportunidad  me salva la maestra.

- Ok, déjame ver, yo la leo.

La maestra toma el cuaderno, se queda mirándome y pregunta.

-¿Quieres que la  lea?

- Si... le respondí con timidez. 

"Yo amo a Lucía,

yo quiero a Lucía,

yo quiero ser novio de Lucía,

pero Lucia me rechaza."

La maestra termina y yo agacho la mirada.  

- ¿Esto qué es Antonio? - me pregunta la maestra. 

-Una rima  - le contesto sin dudarlo.

-¿Una rima?

-Sí, una rima de amor.

La maestra me dice ¿dónde están las palabras que  riman?

Y yo, le contesto.

- En mi corazón.


¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.


Mi primer amorDonde viven las historias. Descúbrelo ahora