—Al final de todo no fue tan difícil convencerte —Estuvo callada todo el camino.

Si soy sincero, pensé que volvería a decir no, de hecho pensé que me iba a costar más trabajo en convencerla, pero en cuanto mencione el nombre, cambio por completo.

—Quería venir y no tenía dinero —Muy sincera ella—, y tú te ofreciste.

—Como quien dice me usaste —Señaló indignado.

Pero la verdad es que si creo que haya sido eso, no es como que hubiera dicho "Oh, si por fin saldré con Valerio que emoción", no, ella simplemente me uso, y si soy sincero no se realmente como sentirme respecto a esto.

—Si, te estoy usando, ¿Como se siente eso?— Ni idea, pero no respondo eso.

—Me gusta ser usado y sobre todo si es por ti, Cariño —Levanto los hombros, no lo cierto es que no me gusta ser usado por nadie.

¿A quien le gusta?
A nadie, y a ella parece no importarle. Es como si... Mejor olvido esto, creo que ya se porque lo está haciendo.

Ella sabe muy bien porque lo hace, y yo lo acabo de descubrir.

El lunes había hablado con ella en salir a donde ella quisiera, y que me iba a avisar el miércoles le volví a preguntar y acepto a salir, y aquí estamos en el concierto de Ed Sheeran, curiosamente tocaban esta semana en el Auditorio de la ciudad. Aparte de que tengo buenos contactos y pude conseguir los últimos boletos de la primera fila en el último instante.

Ella realmente parece muy emocionada, y eso es raro ver en ella, ver tan feliz a alguien por algo, y más cuando la persona es un poco amargada.
La veo sonreír, y eso definitivamente me llama mucho la atención. Con todas las chicas, yo siempre tengo la atención, pero con esta chica, con Leire, no es así, ella le llama la atención todo lo demás, pero yo no, soy la excepción con ella. Es raro estar junto a una persona donde su atención no se concentre en mi, digo, usualmente las chicas (Aunque estuviéramos en un concierto) sería su principal atención, pero; no importa dónde esté, que este haciendo, como me vista, como me comporta, ella jamás pone atención en mi. Y eso me desespera, no estoy acostumbrado a este trato.

—¿Cual es tu canción favorita de Ed Sheeran y por que? —Supongo que tarde o temprano tenía que romper el hielo, y no me ocurrió otra mejor forma, soné un poco patético al preguntar eso.

Ella parece pensativa.

—De este Álbum definitivamente "Photograph" —Y sin que me de cuenta me toma una foto y me sonríe. Claro trajo su cámara, como me había comentado antes la fotografía es su vida. Creo que es algo lógico que le guste esa canción, pero... Tiene... Olvídalo solo le gusta la canción, no soy bueno imaginando otra posibilidad.

Entonces el concierto comienza. Leire empieza a tomar fotos como loca, una que otra me toma a mi mientras estoy desprevenido probablemente para burlarse de mi luego, lo más seguro es para después publicarlas en el periódico del instituto y con esto si burlarse de mi.
En las únicas fotos que he visto a Leire en el álbum, me acuerdo perfectamente de ellas, siempre me parecieron graciosas en un año saco el dedo de en medio, en otra de cubrió por completo su cara con su gorra y en sus manos traía pintados dedos de en medio. Recordando esto provoca que me ría, creo que aunque no la conociera y aunque no lo hago ahorita, de alguna forma, aunque sea extraña, está chica tiene un poco de humor.

Y cuando vuelvo a prestar atención empieza a sonar Photograph, entonces es ahí cuando Leire deja su cámara colgar en su cuello, cierra sus ojos y empieza a cantarla. Provoca algo en mi que no puedo explicar, un cosquilleo, uno que me gusta sentir, se siente diferente está canción, como si todo estuviera pasando en cámara lenta. Empieza a moverse de un lado a otro hasta que termina la canción. Sonrió, un momento muy agradable.

—Nunca me dijiste que canción te gusta a ti —Ahora ella me habla pero seria.

—Nunca preguntaste —Y es cierto, lo más seguro es que no le interese, al final yo solo fui utilizado para venir aquí.

—Cierto, buen punto... —Creo que ya no va a decir algo—. ¿Cual? Bueno, supongo que no eres de los chicos que les llaman mucho la atención alguna canción.

Me muerdo mi labio.

No lo sabes.

No me conoces realmente, crees hacerlo, pero no lo haces... Simplemente lo pienso, jamás diría algo así.
Como me quedo callado supongo que piensa que tiene razón.

—Eso pensé —Se encoge de hombros.

Sonríe y vuelve a prestar atención al concierto.

En cuanto termina. La acompaño a su casa.

—Gracias Valerio, me la pase muy bien —Se muerde su labio, está nerviosa, eso significa cuando lo hace—, en serio, muchas gracias.

Doy una sonrisa de lado.

—Gracias a ti por haberme usado —Supongo que me gusto mucho verla, y no se si realmente fui usado o no.

Empieza a reír, me acuerdo que Eduardo me había dicho que a lo mejor la tenía que hacer reír para que se enamorara de mi, pero nunca me dijo que cuando ella empezara a reír me iba a empezar a sentir raro. Nadie dijo sobre las consecuencias de conocer a alguien que no se interesa por ti. Y no se si es bueno o no.

—Tendré en mente cuando te podré volver a usar —Esto si fue más bien una broma.

—Házmelo saber, tienes otra semana para pensar a donde será nuestra próxima salida, hoy me la pase bien —Y es cierto, lo hice.

Si lo hice, y aunque ella casi no me hubiera prestado la mínima atención en mi, yo si lo hice sobre ella, tenía que evaluar su comportamiento cuando no está... Bueno cuando no me odia por completo.

—No te ilusiones mucho Valerio, no todos los días hay conciertos que añoro ir.

—Hay otros lugares que te gustaría ir, pero no me lo dices —Me encojo de hombros—, hablas muy poco de ti.

—Ya veremos —Se encoge de hombros y saca sus llaves, abre la puerta pero antes de entrar, se voltea y me observa una última vez —Gracias.

—¿Que Acaso no quieres un beso de buenas noches, cariño? —Bromeó.

—Idiota —Rueda sus ojos.

Y cuando esta apunto de cerrar la puerta, la detengo y queda entre abierta.

—"I'm a mess" —Supongo que tarde o temprano ella sabrá a que me refiero.

Y con eso me voy.
Ella sabe que es una canción, fue la última que cantó.

Me voy feliz.

Puede que sea un idiota, pero por el momento el idiota mas feliz, acepto salir por fin conmigo y debo de aceptar que no fue un completo desastre y también sonrío, supongo que hice algo bien hoy.

Y aquí era cuando Eliot Valerio regresaba al juego, ¡Oh si, nena!

La apuesta perfecta [1]¡Lee esta historia GRATIS!