Capítulo 64

1.3K 148 13

Desde la puerta Valentín veía la escena con expresión sombría. Liam temió que sus palabras hirientes contra su madre, hubieran convencido al hombre para abandonarla. Sabía que él la amaba, pero el miedo y el sentido de culpa se apoderó de él. Si él dejaba a su madre por su culpa nunca se lo perdonaría.

Se levantó como pudo, evitando los efectos del alcohol y la conmoción de todo lo sucedido esa noche. Caminó hacia el hombre e intentó pensar qué decir.

-Valentín, yo sé que todo lo que he dicho puede haber afectado un poco a tu visión sobre mi madre -comenzó a decir Liam, inseguro de cómo continuar- Pero yo estaba muy equivocado sobre ella. Ella es una buena mujer.

-Es la mejor mujer del mundo -afirmó Valentín sin cambiar su expresión triste.

-Yo sé que la amas -continuó el muchacho defendiendo la idea de que estuvieran juntos- No debe afectarte su pasado.

-El pasado me afecta, muchacho. Más de lo que te puedas imaginar -aseguró el hombre. Liam pudo ver como una ráfaga de dolor inundaba los ojos de Valentín.

Karen se levantó a toda prisa del sofá y abrazó a su futuro marido. Este le devolvió el abrazo y le acarició la mejilla con ternura.

-Si la amas ¿qué importa el resto? -preguntó Liam algo confundido.

Zayn desde el sofá sintió una punzada de dolor, por el comentario. Cuando hay amor el pasado no importa. Pero en su caso, el pasado había sido un muro indescifrable. Lo que dejaba aún más claro que Liam no lo amaba… De repente, se sintió fuera de lugar. Era una conversación privada y él no era su novio de verdad. Sería mejor que se fuera, pensó Zayn, mientras se levantaba lentamente.

-¡Siempre la he amado! -afirmó Valentín, haciendo que Zayn se sentara de nuevo.

Algo iba a pasar, se dijo Zayn. Estaba seguro de que las sorpresas no habían acabado esa noche. Y rezaba a Dios para que si era lo que él estaba pensando, Liam se lo tomara bien. Decidió quedarse. Liam lo necesitaría. Aunque no fuera fuerte podría contenerlo un poco.

Liam los miraba sin entender nada y Karen se apartó de su futuro marido para acercarse a su hijo.

-Hijo, hay algo que debes saber -le aseguró su madre casi en un susurro- Tu verdadero padre no te abandonó. Él no sabía que existías y cuando se ha enterado ha querido contártelo.

-¿Se ha enterado? -repitió atónito- ¿Mi padre sabe que existo? ¿Y por qué no da la cara?

-Es lo que intento -dijo Valentín, para la sorpresa de Liam.

¿Valentín Vitale era su padre? se preguntó Liam, confuso. Repitió sus palabras en su cabeza una y otra vez. Eso era lo que parecía ¡Era su verdadero padre!

La sorpresa y el estupor lo inundaron. Miró atónito a sus progenitores ¡Sus padres! Y se tambaleó. Sintió de nuevo la ya conocida calidez del cuerpo de Zayn, y se apoyó en él.

-Me enamoré de él nada más conocerlo, pero ambos sabíamos que para él solo serían unas vacaciones. Después volvió a Italia y no supe más de él -explicó su madre apresuradamente- Él no sabía que estuviera embarazada...

-¡No hay excusa! -gruñó Valentín- Yo debí estar seguro de que nuestros encuentros no habían tenido consecuencias antes de irme ¡Te abandoné! -exclamó con tristeza.

-No es cierto, amor. Tus padres te obligaron a casarte con otra mujer. No sabías que yo estaba esperando un hijo tuyo -lo excusó Karen desesperada.

-Él tiene motivos para echármelo en cara -afirmó Valentín- Otro hombre se ocupó de ustedes, cuando debería haberlo hecho yo.

-¡No te culpes! -le rogó Karen.

Más Que Amigos, Menos Que amantes. Ziam¡Lee esta historia GRATIS!