Miradas

16 3 0

Por la tarde nos toca practicar los solos para la Navidad. Tan solo falta un mes para que se acabe el primer trimestre.

- Bien chicas... hoy, todas tendréis que representar vuestro solo.

La primera en hacerlo es Cris. Baila bastante bien, aunque por como estan las cosas... diria que lo está haciendo fatal. Soy bastante orgullosa .

Cuando acaba su solo hace una simple reverencia y me dedica una mirada desafiante, después se sienta al lado de Sarah. Menuda falsa.

- Tara es tu turno.

Me levanto, cojo mi pandereta y me dirijo al centro de la sala. Mariposas en la tripa.

Hoy no es mi día, tropiezo dos veces con las puntas y no estoy centrada en la coreografía. Para terminar hago una reverencia y me dirijo otra vez a mi sitio inicial.

- Necesitas mejorar. - me dice mi profesora.

Sarah levanta la mano, anunciando que nos quiere decir algo.

- Profesora... si Tara sigue sin hacer bien el baile, ¿cabría la posibilidad de que hiciese yo el solo?

- Bueno, no lo descarto.

Asiento con la cabeza y le dirijo una mirada de mucho, mucho odio a Sarah... Quiere guerra, pues la tendrá.

_______________________

Estoy leyendo tumbada en mi cama, Cris, por suerte, no ha llegado.

Al cabo de media hora entra sin llamar.

- ¿No sabes llamar?

- Uy... si perdón - dice a modo de burla.

La ignoro y sigo leyendo.

Asi estamos durante toda la tarde, las dos tumbadas en nuestras respectivad camas sin dirigirnos la palabra.

Miro el reloj : son las 9:00. Va siendo hora de ir a cenar.

Me visto y salgo de la habitación sin decir ni una palabra.

_______________________

Cuando vuelvo la habitación está a oscuras y no hay nadie dentro.

¿Dónde se habrá metido?

Decido no preocuparme. No se lo merece.

Pasan las horas y sigue sin aparecer, no puedo evitar empezar a preocuparme y sentirme culpable por algo que no he hecho.

Me viene a la mente una idea un tanto herótica...

__________________________

Me despierto con el sonido de mi despertador, miro hacia su cama y allí no hay nadie.

Definitivamente no ha dormido en la habitación. Supongo que la veré en clase.

Bailando bajo la lluvia¡Lee esta historia GRATIS!