Capítulo 63

1.2K 151 18

Zayn había hecho la maleta y buscó a los anfitriones para despedirse. Pero al encontrarse con tremenda escena en el despacho, se mantuvo paralizado en la puerta. No pudo evitar correr hacia Liam para consolarlo. Lo necesitaba. Nunca se imaginó que pudiera estar sufriendo tanto. Había pensado lo peor sobre su madre. Y estaba seguro de que se sentía como un bastardo en casa de su padre. Lo abrazó muy fuerte y dejó que él se recompusiera.

Liam hundió las manos en la espalda de Zayn, atrayéndolo a él. Escondió el rostro en su pecho, intentando controlar sus emociones. Suspiró aclarando sus ideas y se retiró de la calidez de Zayn. Miró a la pareja que se encontraba en el sofá y recuperó su expresión fría. Su único síntoma de debilidad fue la búsqueda desesperada de la mano de Zayn. La apretó contra él y se irguió para proseguir la batalla.

-Hablaré con él y lo aclararé. Pero que él supiera que no era mi padre desde un principio, no explica la forma en que lo tratabas -dijo Liam con sequedad- Si no lo amabas, al menos podrías haber mostrado agradecimiento por mantenerte y tratarte como una reina.

-Yo quería mucho a tu padre, sino no me habría casado con él. Y nunca lo desprecié como dices -protestó Karen con más calma.

-Dudo que sepas lo que es el amor -espetó Liam, sorprendiendo a todos con sus duras palabras- Él te amaba y tú lo dejaste.

-¡Ya basta! -gruñó Valentín levantándose de nuevo- Si vas a hablar con Geoff, pregúntale de camino el motivo por el que se separaron.

-¡Ella quería más dinero, o simplemente se hartó de él! -contestó Liam con ligereza.

-¡Bien! ¿Quieres la verdad? -preguntó Karen irritada- ¡De acuerdo! Nunca te lo dije porque le agradezco a Geoff por su ayuda, más de lo que te puedas imaginar. Pero ya va siendo hora de que te enteres -aseguró la mujer, irguiéndose con orgullo.

-¡Ilumíname! -dijo Liam irónico. Pero se calló al notar que Zayn le soltaba la mano y lo miraba con reproche. Recuperó la mano de Zayn entre las suyas y miró a su madre.

-Su actual esposa es su gran amor. Y no lo critico por ello. Pero sí por comenzar su relación cuando aún estaba casado conmigo -explicó Karen irritada.

-Eso no es cierto. Él no la ama de verdad. Solo está con ella porque es una buena mujer -le aseguró su hijo- No la busca y la mima como hacía contigo.

-No necesita perseguirla porque la tiene siempre que quiere. Es su esposa. Y si a mí me intentaba comprar con regalos era porque se sentía culpable por engañarme - informó Karen apenada por su hijo- Por eso no aceptaba sus regalos. No me gustaba que intentara comprarme con joyas.

Liam recordó cada detalle de su pasado. Incluso episodios que no sabía que habían sucedido. Siempre estaban su madre y él solos. Su padre llegaba tarde y con un regalo carísimo para ella. Él estaba deseando ver a su padre y culpaba a su madre de que nunca estuviera en casa. Porque el poco tiempo que estaba, lo pasaba discutiendo con ella. Siempre había considerado que su madre era la culpable de no tener a su padre junto a él.

-Pero aunque mi relación con Geoff no funcionara, intenté seguir para que tuvieras a un padre a tu lado -dijo Karen sacándolo de sus pensamientos.

-Y creíste más conveniente darme un padre con el que no tenía ninguna relación ¿O es que mi verdadero padre no quiso saber nada de mí? -sospechó Liam con tristeza.

-¡No! -musitó Karen horrorizada- Cuando me enteré de que estaba embarazada, él ya no estaba y no supe como contactar con él.

-¡No importa! No quiero saber nada de ningún otro padre -aseguró Liam, acercándose al teléfono- Voy a hablar con el único padre que he conocido. Quiero aclararlo todo -dijo descolgando el teléfono y esperando a que lo dejaran solo.

Para él Geoff Payne era un mártir que había soportado las mentiras de su mujer, había aceptado un hijo de otro hombre y se había conformado con una gris esposa para compartir su vida. Por ello, a los dieciséis años había decidido volver con aquel magnífico hombre, aunque nunca lo hubiera tratado con mucha intimidad ni que fuera su verdadero padre. Pero tras hablar durante una hora por teléfono con él, todo aquello se desmoronó en sus narices. No solo amaba a su esposa, sino que era verdad que había engañado a su madre con ella.

Tras colgar el teléfono, buscó donde sentarse. Toda su visión del mundo había cambiado. Sus teorías sobre las personas superficiales, sin corazón, la visión de sus padres, hasta la de él mismo. Había formado un vínculo en esos últimos años con su padre, que no se rompería por lo sucedido. Se alegró de saber que ahora era feliz de verdad. Y él lo quería mucho. Pero se despreció por la opinión que había tenido sobre su propia madre. Para ella no habría sido fácil encontrarse embarazada y sola, engañada por el hombre que creyó la protegería de cualquier mal. La había culpado por muchas cosas de las que no era responsable. Y había generalizado su odio a todas las personas. Sobre todo, había extendido su rencor hasta marcar con él a Zayn ¡Había estado tan equivocado!

Ya habían pasado casi dos horas desde que dejaron solo a Liam. Karen y Zayn estaban angustiados y preocupados por él. Valentín les había estado conteniendo, pero no soportó más y los condujo de nuevo hasta el despacho. Al entrar se lo encontraron hundido en el sofá con otra copa en la mano. Valentín se mantuvo en la puerta con expresión férrea mientras su mujer se entraba en la habitación. Zayn corrió hacía él y lo abrazó. Liam se incorporó un poco y le devolvió el abrazo. Lo separó un poco y le besó la frente. Después miró a su madre y la culpa lo hizo desviar la mirada.

-Lo siento tanto mamá. Yo... -comenzó a decir Liam con pena.

-¡Ah, olvídalo! -replicó Karen con una sonrisa- Lo importante es que está todo aclarado. Geoff tiene su vida y yo la mía. No hay rencor entre nosotros. Y él siempre será tu padre -aseguró sentándose junto a él y quitándole el vaso de whisky.

-¡Sí! Hablé con papá y todo está aclarado. Él y yo somos más amigos de lo que fuimos cuando era un niño. Nos vino muy bien vivir estos años juntos -dijo Liam mirando fijamente a su madre- Siento mucho como te he tratado mamá.

-Fue todo un malentendido -lo excusó su madre.

-Fui cruel contigo -afirmó el muchacho avergonzado.

-Un poco -dijo la mujer con fingido rencor- La próxima vez, háblalo conmigo.

-Lo siento tanto mamá -repitió Liam apenado.

-Has tenido que sufrir tanto estos años... -pensó en voz alta su madre, mientras le acariciaba el cabello.

-No tengo excusa -se recriminó él.

-¡Dejemos el drama! -contestó Karen con una sonrisa y miró a Zayn- Estamos preocupando a tu precioso novio.

"Su novio" ¡Ojalá lo fuera! pensó Liam perdiéndose en sus ojos. Era tan bello... ¡Y estaba preocupado por él! Lo había juzgado tan mal como a su madre. Zayn no se había ido por su mal educado comportamiento, sino que se había quedado junto a él cuando lo había necesitado. Lo había tratado tan mal, que no había palabras para disculparse.

-Yo... -gimió Liam a escasos centímetros de Zayn.

-¡Shh! -dijo Zayn colocándole un dedo sobre los labios- Después hablaremos. Ahora es momento de estar con tu madre. Aclarar cualquier duda. O festejar porque todo se aclaró finalmente.

Y él estaba feliz por saber la verdad. Pero no era con su madre con quien quería aclarar las cosas. Quería hacerle saber a Zayn lo mucho que lamentaba lo ocurrido entre ellos. Explicarle que lo hizo por miedo a admitir sus sentimientos. Porque si lo trataba como al hombre que deseaba y necesitaba, no le quedaría más remedio que admitir que lo amaba. Y sí, ¡lo amaba! Con toda su alma. Lo amaba tanto que le dolía. Y por eso se había negado a admitirlo. Porque si amarlo era doloroso, perderlo sería insoportable.

Miró el delicado rostro de Zayn frente a él y lo acarició con dedos temblorosos. Zayn era todo lo que necesitaba en la vida. Con quien quería compartir su felicidad. La persona que quería que estuviera a su lado en los malos momentos, cogiéndole de la mano, como hizo unas horas antes. Era el hombre con quien quería compartir el resto de su existencia ¡Su amado! Su amigo. Su hombre.

Más Que Amigos, Menos Que amantes. Ziam¡Lee esta historia GRATIS!