Capítulo 56

1.2K 134 6

Al bajar para la cena se encontró con el asiento de Liam vacío. Karen le dio una vana excusa para su ausencia y él fingió aceptarla sin pesar. Justin aprovechó para hacerle compañía y animarlo con sus ingeniosos chistes y coqueteos.

¡No se iba a sentir culpable!, se dijo tajante. Él no era nada de Liam y en cuanto lo viera le dejaría claro que el tiempo de validez del contrato había expirado.

Al llegar el postre se escuchó el sonido de la puerta. Minutos más tarde, Liam entraba al comedor, haciendo que toda la atención se centrara en él.

Zayn estaba sorprendido por la aparición. Pero aún lo estuvo más por sus acciones. Caminó hacia él, cogió a Justin del cuello de la camisa como si no pesara nada y lo levantó de su asiento, para hacerlo a un lado. Sentándose él al lado de Zayn. No dijo una palabra. Rechazó la comida cuando una sirvienta se la iba a colocar frente a él, y aceptó el postre. Todos continuaron con sus respectivas charlas al verlo comer.

Al terminar la cena e ir todos hacia el salón para tomar una copa, Zayn, observó como Karen se acercaba a su hijo para hablar y éste la ignoraba, dándole la espalda y caminando hacia él. No supo qué decir cuando lo tuvo frente a él. No estaba acostumbrado a verlo tan serio, durante tanto tiempo. Definitivamente no era quien él creía que era.

Liam le rodeó con una mano la cintura y lo guió hasta el jardín. Era el momento de hablar. Y Zayn tenía mucho que decir. Pero ¿por dónde empezar?

Vio como Liam se sentaba en unas escaleras de piedra y miraba al cielo estrellado como si buscara respuestas. Lo imitó y se sentó junto a él. No le costó ver la decisión en su cara. Había algo concreto que quería contarle. Pero Zayn sabía que si era sobre ellos, no le gustaría escucharlo. Y si no lo era, iba a hacer que se ilusionara de nuevo con significar algo para él. Y ya le había demostrado que no era nadie en su vida.

Decidió que sería él el que hablara y terminara con aquel teatro, en cuanto vio a Liam abrir la boca. El temor dio vida a sus palabras.

-Tenemos que hablar -dijo Zayn atropelladamente. Liam cerró la boca con brusquedad, como si se tragara sus propias palabras antes de que salieran al exterior. Con el ceño fruncido lo observó e hizo un leve gesto con la mano de cortesía para que continuara.

Zayn no tenía claro cómo diría aquello. Pero el amor que sentía por Liam lo estaba consumiendo. Tenía que alejarlo de él, de su lastimado corazón. Cogió fuerzas de donde no la había y se decidió a hablar.

-Nuestro trato... -intentó decir nervioso- No creo que sea prudente que continúe.

-¡Prudente! -repitió Liam en un susurro y esbozó una pequeña sonrisa sarcástica.

Zayn sintió que todo el oxígeno abandonaba sus pulmones, y toda su decisión de continuar con aquello se tambaleó. Pero tenía que hacerlo antes que el daño fuera irreversible. Si es que no era demasiado tarde ya.

-Nos aporta más problemas que ventaja -dijo Zayn finalmente decidido a que era lo mejor- No paramos de hacernos daño. Pensamos que podíamos disfrutar de momentos juntos, pero esos momentos se han convertido en una batalla diaria.

La mirada de Liam era inescrutable. Pero estaba pendiente de Zayn, sin dejar de mirarlo ni un segundo, con una leve sonrisa. Nervioso decidió seguir hablando sin importarle si tenían o no sentido sus palabras.

-Está claro que no podemos ser amantes. Y has dejado claro que no quieres que seamos amigos. Así que es mejor que dejemos la farsa antes de que digamos o hagamos algo que pueda herir más al otro.

Cuando dejó de hablar notó que Liam se contrajo levemente, como si un dolor insoportable le hubiera cruzado todo el cuerpo. Suspiró y miró al oscuro cielo, esperando que dijera algo.

-Tienes razón -es lo único que dijo Liam, antes de levantarse y caminar hacia el interior de la casa.

¿Tan poco le importaba lo que habían tenido? ¿No lucharía nada por mantenerlo? ¿Zayn no le importaba ni lo más mínimo? Pero era lógico. Zayn solo le daba sexo. Y no le costaría nada reemplazarlo. No tenía por qué afectarle en absoluto.

Antes de que pudiera evitarlo una lágrima se escapó de sus ojos y corrió bajo su mejilla. Se puso en pie rápidamente, se secó la lágrima y se prometió que sería la última que derramaría por ese hombre.

Escuchó las voces a lo lejos de los invitados de Valentín y Karen. Decidió que no era momento de socializar. Subiría, haría su maleta y le explicaría a Karen que debía irse. Y se alejaría de Liam para siempre.

Convencido de que sería lo mejor. Y herido por no tener más opción, caminó hasta el cuarto. Al abrir se quedó estupefacto. Liam estaba sentado en el suelo, mirando a la nada. Apoyando la cabeza sobre los pies de la cama y los antebrazos sobre sus rodillas flexionadas. Se permitió un segundo para contemplarlo y después caminó hacia el armario sacando su maleta. La dejó sobre la cama y comenzó a colocar su ropa en ella. Liam no se movió. Cuando toda su ropa ya estaba guardada fue al baño por el resto de sus cosas. Al salir vio que él no se había movido del sitio. Guardó todas sus propiedades en la pequeña maleta y la cerró. Con esfuerzo la bajó de la cama y se paró junto a Liam para despedirse.

-No te puedes ir -dijo Liam sin más, antes de que Zayn abriera la boca.

-¿Por qué no? -preguntó Zayn irritado por la indiferencia en su voz.

-Por varias razones -explicó Liam ausente y sin mirarlo aún- No hay ningún vuelo hasta mañana...

-¡Oh! -gimió frustrado soltando la maleta.

-Y no puedes dejarme solo -añadió Liam con voz ahogada.

Zayn sintió como el corazón se le encogía de emoción. Lo miró atónito, con ojos como platos y la boca abierta. No creía que lo que acababa de escuchar fuese cierto.

-Me harán muchas preguntas que no deseo contestar -rectificó Liam, mirándolo al fin, con indiferencia- Todos creen que eres mi novio. Y si te vas me harán la vida imposible.

-Solo serán unos días. Y estoy seguro de que encontrarás la forma de distraerte -espetó irritado. Seguramente se distraería con Dan, pensó furioso. Liam pareció leerle la mente y sonrió.

-No soy tan ingenioso como tú, cariño. Estoy seguro de que me meteré en más de un lío -advirtió Liam sonriente- ¿Podrías hacer esto por lo que fue nuestra amistad? -le pidió expectante.

-¿Quedarme el resto de la semana? -preguntó inseguro.

-Fingir ser mi novio, unos días –corrigió Liam férreo.

¿Fingir ser su novio? ¿Estaba loco? Lo que Zayn más deseaba era alejarse de él y le estaba pidiendo que fingiera ser la persona que más cerca estaba de su corazón ¡Estaba loco!

Pero Zayn estaba aún peor por pensárselo, se recriminó furioso. Unos días juntos harían que el final de su relación fuera más civilizado. Podría aprovechar para dejarle claro a Liam que lo hacía porque una vez fueron amigos, pero que en ese momento él no deseaba volver a ver más porque le había hecho mucho daño. Podría...

¿A quién pretendía engañar? No estaba preparado para abandonarlo. Simple y llanamente. Liam lo necesitaba y una vez más Zayn se sacrificaría por él.

-De acuerdo -aceptó con voz pesada.

Liam se levantó y lo miró como si acabara de darle una mala noticia. Después asintió levemente y se marchó de la habitación. Zayn rompió su juramento y se echó a llorar sobre el edredón ¿Por qué tenía que enamorarse de alguien que parecía disfrutar haciéndole daño?

Más Que Amigos, Menos Que amantes. Ziam¡Lee esta historia GRATIS!