Parte 1 "Isla de Rodas"

17 0 0
                                          

.- ¿Madre?

.- ¿dime hija mia?

.- ¿Es posible encontrar a un hombre honrado y sincero?

.-  Hija… Tu destino, siempre será escuchar a tu corazón.

.- ¿Y por que debo casarme con un hombre mayor que yo?

.- Para que tu estatus social sea seguro.

.- Pero yo… no lo amo.

.- Con el tiempo aprenderás y sabrás que el amor tiene varios rostros… lo que debe de importar es que tus hijos nazcan sanos y fuertes.

.- Entonces… ¿ por que siento que hay alguien que me espera? En alguna parte… al otro lado del mundo…?

Narea despertaba…

El va i ben del barco en mar adentro, le habia abierto los ojos y ante ella se presentaba  un mundo cruel. El sentimiento de incertidumbre y la pesada carga de cómo una manada de lobos le habia arrebatado a todos sus seres queridos. Se sentia sucia, incomoda y con muchas ganas de gomitar.

En su mente no cesaba se presentarse pequeñas escenas grotescas y deshonrosas por parte de sus asaltantes… parpadeaba los ojos… mirando la madera podrida de aquel tipo de mazmorra… ¿Quién era? Era Narea? La hija de “Soco” de la tribu de los “Nomaitus”? Donde estaba?...

Narea, era una jovencita de 14 años de la tribu de los Nomaitus, poblado nigeriano situado al sud del golfo de Guinea. Ojos azules como el cielo, cabello negro como la noche y de piel de color suavemente oscurecida. Una de las 9 Hijas de “Soco” y la mas pequeña de todas ellas.

Una noche antes de la ceremonia con el hijo major de “Kalumba” regente de los Nomaitus, una orda de hombres blancos armados hasta los dientes, habían sacudido el humilde poblado de los nigerianos: asesinando a todo los hombres y llevandose exclusivamente a las mas mujeres mas agraciadas y con ciertos requisitos sexuales. No habia lugar para embarazadas, ni para las mas mayores de 25 años. Al finalizar el saqueo y ciertas violaciones por parte de una tripulación descontrolada, las llamas del poblado de los Nomaitus se podía ver a varias millas desde el barco.

 Narea se iba en sus pensamientos… como si no supiese lo que era real o simplemente un sueño.

Recordaba aquellos momentos agradables con su madre y como escuchaba sus palabras sabias y llenas de fuerza, para proseguir en la dura vida de lo que representaba ser una mujer en un mundo de hombres.

En uno de esos pensamientos, visualizaciones “entrecortas”: entre realidad …por que un marinero acababa de entrar para satisfacer su necesidad con su cuerpo  y “obligado sueño” para pensar en algo que le hiciese salir de esa desonrosa situación.. ella imaginaba uno de esos dias en que contemplaba su reflejo en las temblorosas aguas del arroyo de “Ramuka”: la pequeña cascada junto al poblado. Se miraba a si misma y soñaba con una vida distinta y llena de oportunidades. Siempre soñaba que sería alguien que cambiaria las cosas en el mundo que le rodeaba.

Nada que ver con su destino.

Y sus ojos al igual que su mente y cuerpo, le traicionaban en ese mismo instante y ante aquella visita. Lloraban por dentro y ansiaba gritar con todas sus fuerzas. Pero el barco junto la mar, colaboraban exitosamente.

Entonces…cerro los ojos y insinuo un reclamo a una muerte rapida y certera.

La pirateria formaba parte  de los objetivos de los altos dignatarios y de los reyes que gobernaban aquella epoca.

"Black Rouse"Donde viven las historias. Descúbrelo ahora