Capítulo 51

1.4K 140 19

El trayecto en avión se hizo interminable. Zayn no sabía a dónde mirar para evitar ver a Liam, sentado junto a él. No era agradable para alguien que no creía en el amor, darse cuenta de que amaba a alguien que nunca lo miraría como otra cosa más que una aventura. Lo intentaba asumir. Se había dicho que no importaba mientras lo tuviera cerca. Pero cada vez era más difícil. Y no se sentía con fuerzas de soportarlo mucho más.

Agradeció que Liam no le dirigiera la palabra ni intentara llamar su atención. Sabía que le ocurría algo, pero estaba demasiado preocupado por su frágil estado emocional como para preocuparse por el de otra persona. Y no quería añadirle a sus problemas una nueva paranoia de Liam. Se conformaba con que fuera lo que fuera que ahora pensara de él, fuera lo suficientemente grave como para no hablarle el resto del día. Pero ¿qué podía pensar que fuera peor que lo que ya pensaba sobre él?

La llegada al aeropuerto fue incómodamente silenciosa, en contraste con el bullicio de alrededor. Fue valiente y lo miró a la cara. Estaba triste, absorto en sus pensamientos. Probablemente temía ver a su madre, pensó Zayn, caminando para recuperar su maleta.

Momentos después, la espectacular Karen apareció con una radiante sonrisa. Abrazó a su hijo como si quisiera exprimirlo y lo soltó solo para comérselo a besos. Todo el mundo los miraba, pero a la mujer le daba igual.

-¡Mamá, ya! -protestó Liam irritado- Estás armando un espectáculo -acusó mientras se lavaba la cara con el dorso dela mano.

Su madre ignoró el comentario y comenzó a lavarle ella misma la cara con sus enjoyadas manos. Zayn rió ante la imagen. Parecía el niño que él conoció. Avergonzado por las muestras de amor de su madre. Pero sabía que en el fondo las adoraba.

La risa de Zayn hizo que la mujer se percatara de su presencia. Lo miró de arriba a abajo y después a su hijo, con expresión interrogante. Liam solo abrió la boca levemente, pero nada salió de sus labios. Karen se acercó al joven y lo abrazó.

-Hola cariño. Cuanto tiempo sin verte -dijo Karen sin dejar de abrazarlo.

-Pensé que no me había reconocido -confesó Zayn.

-¡Oh! Claro que sí. Mi hijo y tú eran inseparables. No podías ver a uno sin el otro. Pero me ha extrañado que no me dijera que venías -afirmó la mujer acariciándole la mejilla- Antes eras un muñeco, pero ahora eres todo una belleza.

A Zayn no le costó darse cuenta de que Liam apretaba los dientes al escuchar el comentario. Incluso, creyó poder escucharlo.

-Una auténtica belleza -repitió la señora- Seguro que tienes a todos los hombres locos por ti. Mi pobre hijo se llevará todo el día peleando con ellos -bromeó abrazándolo de nuevo. Pudo ver sobre su hombro como Liam la fulminaba con una mirada inquisidora.

-Claro que no -negó con suavidad Zayn, con media sonrisa.

-Estoy segura de que sí. Conozco a mi hijo. Y cuando se refiere a ti, es el más celoso del mundo -explicó Karen con seriedad- Aún recuerdo la que armó para poder hablar contigo diariamente cuando vivía acá. Él...

-¡Ya! ¡Suficiente! -interrumpió Liam malhumorado- ¿Podemos irnos ya? Estoy cansado del viaje.

-Pero hijo, si ha sido un viaje muy corto. Yo pensé... -comentó la mujer apenada.

-Eterno. Ha sido eterno -espetó Liam sin más mientras caminaba dándole la espalda a ambos.

Karen y Zayn se miraron sorprendidos y caminaron tras Liam. A su paso hombres y mujeres se giraban para mirarlos. Ajenos a este hecho, lo único que ellos escuchaban era maldecir una y otra vez a Liam. Ambos agradecieron la presencia del otro. Zayn estaba seguro que iba a necesitar hablar con esa mujer si no para ayudarlos a salvar su vínculo madre-hijo, si para evitar acabar matando al hijo, por imbécil.

Más Que Amigos, Menos Que amantes. Ziam¡Lee esta historia GRATIS!