Capítulo 46

1.3K 137 10

Louis no entendió qué pasaba. Pero si lo que esperaba Zayn que pasara después de que dijera lo del parque, era que Liam se fuera soltando pestes sobre él, ¡lo había conseguido! Tenían una relación demasiado extraña para poder entenderla. Se dio por vencido y continuó escuchando la clase.

Liam salió de la universidad como alma que lleva el diablo. No iba a permitir que Zayn hiciera tal cosa. No llevaría a ningún hombre allí ¡A nadie excepto a él!

Se paró a pocos pasos de su auto, asustado por sus propias palabras ¿Él quería ir al parque con Zayn? Eso significaba que... ¡No! Si le molestaba era porque tenían un pacto. Zayn había prometido no estar con ningún otro hombre e iba a romperlo. Eso era lo que le importaba, se aseguró.

Llegó hasta el departamento de Zayn y él no estaba. Tras pensar mil posibilidades, cada una más indecente que la anterior, recordó que estaría trabajando.

Se sentó en el portal y comenzó a recordar lo que sucedió en ese parque.

Una noche en la que se había pasado bebiendo, hacía ya tres años, acabó caminando hasta llegar a la entrada de un parque abandonado cerca de su casa. Poco antes de caer al suelo semiinconsciente, llamó a Zayn para decirle lo mal que se encontraba. Zayn había abandonado todo lo que estaba haciendo y fue a buscarlo. Minutos más tarde aparecía con un gran abrigo que lo cubría completamente y una gorra escondiéndole el cabello. Le extrañó que llevara gafas de sol cuando apenas estaba amaneciendo y le pareció verlo arreglado.

Ahora entendía que si lo estaba. Probablemente estaba trabajando cuando lo llamó. Pero estaba tan borracho que no notó nada diferente en él. Necesitaba un amigo y allí estaba ¡Que estúpido había sido!

Zayn lo había levantado del suelo y le había regañado por alocado. Aún recordaba lo mal que se había sentido por haberlo decepcionado. Sin duda, había sido un estúpido.

Habían caminado por el parque esperando que se le pasara un poco la borrachera. Lo había sentado en un banco y le había confesado que algún día llevaría a su novio a ese lugar y le pediría que se casara con él. Ese sería el lugar donde se le declararía al que fuera su novio.

No entendía por qué había dicho tal cosa si no quería casarse. No confiaba en los hombres, como para compartir toda la vida con uno de ellos. Sin embargo, en ese momento había estado seguro de que así sería.

Zayn se había reído de él, le había acariciado la mejilla y le había dicho que borracho era un sentimental.

- Yo no creo en el amor -le había confesado Zayn- Así que si alguna vez traigo a alguien a este lugar significará que estaba equivocado, y que me he enamorado.

Desde entonces había bromeado con que, por su promesa, ya no volvería a pisar ese parque, ya que estaba seguro de que nunca se enamoraría ¿Y ahora había quedado con alguien para ir al parque? ¿Cómo podía hacerle eso? Él no había llevado a nadie a ese parque, porque mantenía su promesa de que solo llevaría al que fuera a ser su prometido.

Si Zayn seguía manteniéndola es que se había enamorado. Y si no, es que utilizaba ese romántico lugar para encandilar a más hombres.

A su pesar, Liam deseaba que hubiera roto su promesa. Era mejor pensar que era un cruel y perverso hombre sin corazón -cosa que ya sabía-, a saber que estaba enamorado.

¡No podía estar enamorado! Si lo estuviera, no habría aceptado el trato. No se habría convertido en su amante. Zayn no amaba a nadie más ¡No amaba a nadie!

Sin que se diera cuenta, las horas habían pasado y seguía sentado allí, pensando en Zayn. Imaginándoselo con otros hombres. Enamorado de otro. Feliz, sonriéndole y diciéndole cuanto lo amaba ¡No lo soportaba! ¡Zayn no podía amar a nadie! Era un hombre sin corazón ¿no? Ellos no se enamoraban ¿Por qué demonios se iba a enamorar de alguien? ¡De alguien que no fuera él!

Más Que Amigos, Menos Que amantes. Ziam¡Lee esta historia GRATIS!