Capítulo 5.

191 12 1

Taemin se sentó al lado de Key mirando a su madre la cual se encontraba sentada enfrente de ellos dos. Ella comenzó a darles una taza de té a cada uno para después acomodarse en ese sofá mirándolos con esa hermosa sonrisa que Taemin había heredado de ella. Termino de mezclar bien la azúcar en el té para después dejar la cuchara en la bandeja que estaba frente a ellos en esa pequeña mesa de centro dispuesto a darle un pequeño trago.

-¿Cómo has estado Key? –Pregunto la madre de Taemin.

-Estoy bien, como ya vienen las vacaciones tuve que entregar muchas cosas por esa razón deje desatendido a minnie, ¿Él estuvo bien?

-Lo estuvo, ayer fue su primera ida al doctor –La más grande de los tres dejo su taza en la mesa.- también quiero pedirte disculpas por la mirada de mi esposo, es qué es… Algo, raro.

-No se preocupe señora Lee. Solo quería avisarle que me quería llevar a Taemin de vacaciones, mis amigos y su amigo quieren ir a celebrar las vacaciones cortas y yo quería ir con él, ¿Podría dejarlo ir? Solo serán quince días.

-Por mí no hay problema, ¿Quieres ir Taemin?

-¡Sí! Yo si quiero ir –Dejo la taza en la mesa abrazándose a Key.- ¿Cuándo nos vamos?

-Calma, bebé –Rió por lo bajo abrazando a este.- en dos días, tienes tiempo para hacer tú maleta, solo lleva lo necesario.

-Está bien.

Continuaron platicando unas horas más entre risas y bromas qué la madre de Taemin les hacía, a decir verdad Key se la pasaba demasiado bien con la madre de Taemin ella era mucho más diferente qué él padre de su novio, ella era más comprensiva además de joven, no lo decía por los tacones altos que llevaba en esos momentos o ese vestido pegado a su cuerpo que le hacía denotar su joven edad lo decía por su manera encantadora de ser. Ella lo quería tal como era y le encantaba eso.

*********************************************************************

El señor Lee se encontraba sentado en una gran mesa de juntas al lado del gran empresario y dueño de la empresa más popular en Corea del Sur, se encontraban ellos dos solos en el salón conversando acerca de la cena que tendrían el día de mañana en la casa de él empresario, tenían que hacer que sus hijos se conocieran antes de poder seguir con el siguiente punto en la lista que ambos hombres tenían preparados para sus hijos, si las cosas salían como ellos querían de seguro pronto unirían sus empresas haciéndose los más ricos de toda Corea. El padre de Kim se levanto yendo a la mesa donde se encontraba la cafetera sirviendo café en dos tazas para después llevarlas a la gran mesa que se encontraba al centro del salón dejando una frente al otro hombre para después sentarse en su lugar viendo a este.

-Es increíble que nuestros hijos pronto vayan a casarse, seremos los más reconocidos en toda Corea sin decir que nuestras empresas estarán unidas, ¿Te imaginas cuando tengan un hijo? –Hablo el otro hombre que estaba al lado del otro.

-Si tuvieran un hijo este heredaría lo que mi padre me dejo a lo que sería para nosotros ya que seremos los dueños totales de la gran empresa que se formará de esa unión.

La hija de Kim KiBum.¡Lee esta historia GRATIS!