Yo y Harry:¡Au, Hermione!

Ojoloco:Muy bien -dijo y, cojeando, se acercó y quitó el tapón del frasco-. Mételos aquí.

Hermione lo hizo. En cuanto entraron en contacto con aquella poción semejante al barro, ésta produjo espuma y humo, y de repente se tornó de un color dorado, limpio y brillante.

Yo:¡Oh! Estamos mucho más apetitosos que Crabbe y Goyle, Harry -observé y Ron arqueó las cejas; entonces me sonrojé ligeramente y añadí-: Bueno, ya sabes a qué me refiero; la poción de Goyle, en segundo, que parecía de mocos, ustedes me lo contaron.

Ojoloco:Muy bien. Que los falsos Harrys se pongan en fila aquí.-
Ron, Fred y George formaron una fila-Y las falsas Cloes por aquí-Hermione y Fleur lo hicieron. Ojoloco ya había sacado media docena de copita de debajo de su capa y, tras verter en ellas un poco de poción multijugos, se las fue dando a cada uno-Vamos, todos a un tiempo...

Ron, Hermione, Fred y George y Fleur bebieron. En cuanto tragaron la poción se pusieron a hacer muecas y dar boqueadas, y a continuación las facciones se les deformaron y les borbotearon como si fueran de cera caliente: Hermione y Fleur se estiraron; Ron, Fred y George, en cambio, menguaron y el cabello se les oscureció, mientras que a Hermione y Fleur, el cabello se les volvía pelirrojo

Moody que no parecía en absoluto preocupado, se puso a desatar los nudos de los voluminosos sacos que había llevado consigo. Cuando volvió a enderezarse, habían tres Harry Potters y dos Cloes Potter boqueando y jadeando ante él.

Fred y George se miraron y exclamaron al unísono:

Fred y George:¡Vaya! ¡Somos idénticos!

Fred:Aun así yo soy más guapo -alardeó examinando su reflejo en la tetera.

Fleur:¡Bah! -dijo mirándose en la puerta del microondas-. No me migues, Bill. Estoy hogogosa.

Yo:¡Ey!-dije ofendida.

Ojoloco:No se olviden de las gafas: hay tres pares en el bolsillo lateral. Y cuando se hayan vestido, en el otro saco encontraran los equipajes.

Pensé que aquello era lo más raro que había visto jamás, y eso que había visto cosas rarísimas. Me quedé mirando cómo los cinco clones rebuscaban en los sacos, sacaban prendas, se ponían las gafas y guardaban sus propias cosas. Cuando todos empezaron a desnudarse sin ningún recato, me habría gustado pedirles que tuvieran un poco más de respeto por nuestra intimidad, pues parecían más cómodos exhibiendo mi cuerpo y el de Harry de lo que se habrían sentido mostrando el suyo propio.

Ron:Ya sabía yo que Ginny mentía sobre lo de ese tatuaje -comentó mirando el torso de una de mis clones.

Yo:¡RONALD WEASLEY DATE LA VUELTA!

Asustado, lo hizo.

George:Oye, Harry, tienes la vista fatal, ¿eh? -dijo al ponerse las gafas.

Ojoloco:Bien, los grupos serán los siguientes:George con Remus, Señorita Delacour...

Bill:Yo llevaré a Fleur en un thestral. No le gustan las escobas.

Fleur se puso al lado de su prometido y le dirigió una mirada sumisa y sensiblera. Supliqué que aquella expresión jamás volviera a aparecer en mi cara.

Ojoloco:La señorita Granger irá con Kingsley, también en thestral...

Hermione sonrió aliviada a Kingsley. Sabía que ella tampoco se sentía muy segura encima de una escoba.

Tonks:¡Sólo quedamos tú y yo, Ron! -exclamó Tonks, derribando un soporte de tazas al hacerle señas con la mano.

Ron no parecía tan satisfecho como Hermione.

La hermana de Harry Potter 4¡Lee esta historia GRATIS!