Capítulo 36

1.5K 148 11

Zayn estaba escandalizado, nunca había escuchado a su amigo hablarle con tal tono de frialdad. Era desconcertante.

Pero a la vez no pudo evitar excitarse, Había un trasfondo sexual que se hacía evidente por la forma en que lo miraba. Su boca se secó de repente y sus ojos se abrieron con más intensidad como si vieran el mundo por primera vez.

Liam notó la reacción de su cuerpo y sonrió satisfecho. Caminó lentamente hacia Zayn haciéndolo retroceder hasta no poder seguir por la aparición de un muro tras él. Ahogó un gemido de frustración y miró el desnudo torso musculoso que se dirigía hacia él.

No entendía qué le ocurría a su amigo. Un momento antes parecía estar enfadado y ahora se lo comía con la mirada. El temblor y el estruendoso estremecimiento que lo invadían no lo dejaban pensar ¿Qué quería de él?

Liam dejó de negarle a su cuerpo lo que tanto deseaba ¡A él! Lo tendría costara lo que costara. Si para eso tenía que contentarlo un poco siendo su amigo, lo haría. Pero no soportaba ni un minuto más sin hacerlo suyo.

Zayn vio la decisión en sus ojos y por un momento pudo pensar con claridad. Le dio un alto, colocando su mano entre ellos, impidiendo que se acercara más. Se repuso un poco y buscó en su interior cualquier rastro de autocontrol.

-¿Qué crees que haces? -preguntó dividido entre la ira, el desconcierto y la excitación.

-Me acerco a ti -respondió muy sonriente mientras acariciaba la mano que le sujetaba el pecho desnudo. Zayn notó una descarga, pero se recompuso rápidamente.

-¿No creerás que será tan fácil? No puedes ser mi mejor amigo, después tratarme como si no fuera nada para ti y ahora intentar acostarte conmigo -replicó Zayn decidido por dirigirse hacia la ira.

-Te recuerdo que eso ya lo he hecho -replicó Liam mientras lo sujetaba por la cintura apretándolo contra él.

-¡Solo fue sexo! -exclamó Zayn alarmado por la cercanía.

-No he dicho lo contrario -repuso Liam en tono suave y seductor- Y como ni la amistad ni el amor están involucrados en esto ¿qué más da que no nos soportemos en estos momentos? -se acercó para rozar sus labios.

-¡Eres odioso! ¿Cómo puedes decir tal cosa? Has sido como parte de mi familia. Hemos sido... -intentó protestar, pero la cálida boca de Liam se lo impidió con un arrebatador beso, que enturbió sus pensamientos.

-No me importa que me odies -afirmó Liam sobre sus labios haciéndolo reaccionar tras el leve alumbramiento del paraíso- Debo decir que tú tampoco eres una de mis personas favoritas en estos momentos. No me malinterpretes, no te odio. En realidad no tengo nada en contra de que seas como eres. Pero tampoco tengo nada a favor. Pasar horas contigo hablando o jugando al básquet ya no me parece nada interesante. Pero... -se interrumpió para sonreírle con una mezcla de desprecio y deseo, mientras analizaba cada curva de su cuerpo- creo que ambos hemos encontrado una manera de divertirnos juntos mucho mejor -concluyó con una mirada déspota y sensual.

-¿No creerás que me puedes insultar y después pedirme que nos acostemos? -preguntó Zayn sorprendido esperando haberse equivocado.

-No te he insultado en ningún momento -aclaró Liam serenamente.

-Lo has hecho, con tu tono al hablarme, tu forma de mirarme -explicó Zayn furioso.

-A eso se le llama deseo y no eres ajeno a él. No te hagas el inocente. Trabajas seduciendo a cuanto hombre se te aparece -espetó Liam manteniendo la fachada de tranquilidad.

-No pienso soportar tus desvaríos -dijo Zayn mientras caminaba hacia la puerta.

Si no tenía suficiente con la actitud indiferente que le había regalado esas semanas, ahora encima se ensañaba con él. Se sentía culpable por haber provocado el desplome de su amistad. Pero su baja autoestima no estaba tan degradada como para permitir que Liam lo insultara en sus narices.

Más Que Amigos, Menos Que amantes. Ziam¡Lee esta historia GRATIS!