Capítulo 35

1.4K 144 4

Zayn vio como Liam se dirigía hacia los vestuarios. Insultó sin palabras a su amigo por no estar allí con él. Miró a Michael y aceptó su ayuda sin pedírsela. Cogió al confundido hombre por la muñeca y lo arrastró tras Liam. Aunque no entendía qué pasaba se dejó llevar. Al llegar hasta los vestuarios y pararse en la puerta, Liam percibió su presencia.

-Espera a que me vaya para estar a solas. Solo tardaré un minuto -comentó Liam furioso intentando parecer amable.

-¿De qué hablas? No vengo a estar a solas con él. Vengo a hablar contigo -afirmó Zayn sin poder controlar por más tiempo la rabia.

-¿Y para que lo traes? ¿Como mediador? -se burló Liam cruzándose de brazos.

-Como plan B por si no aceptas por las buenas hablar conmigo -explicó irritado.

-¿Le vas a pedir que me dé una paliza si me niego? -preguntó burlón.

-Espero que sí -rompió su silencio Michael enfadado por la forma en que estaba hablando a su amigo.

-¡No! -exclamó fulminando a su cómplice para que siguiera callado y poder proseguir su charla- Tú decides Liam ¿quieres hablar conmigo ahora? -preguntó pacientemente Zayn.

-Tengo prisa y muchas mejores cosas que hacer, que escuchar tus quejas y berrinches -protestó Liam acercándose a su ropa.

-Bien. Tú lo has querido -amenazó Zayn dándole la espalda.

Liam pensó que había ganado la batalla al ver que Zayn se dirigía hacia la puerta y le daba la espalda. Pero Zayn cogió la llave de la cerradura interior y se la dio a Michael. Antes de que él pudiera hacer algo, éste ya había salido de la habitación con la llave.

-Cierra con llave y no abras bajo ningún concepto- le ordenó a Michael al otro lado de la puerta.

-¿Cómo saldrás? -preguntó Michael inseguro aunque ya había cerrado.

-No te preocupes por eso -dijo Zayn riendo al ver como Liam empujaba del pomo para intentar abrir.

Se sentó cómodamente en uno de los bancos y esperó a que Liam se cansara de empujar. No tardó mucho en pasar. Liam lo fulminó con la mirada, pero sabía que no estaba en el poder de Zayn sacarlos de allí, así que se sentó en el suelo a esperar.

-¿Quieres hablar ahora? -preguntó Zayn caminando hacia él.

-No hay nada de qué hablar. Además no voy a salir antes de aquí por complacerte -replicó ignorando su presencia.

-Te equivocas. En cuanto hablemos saldremos de aquí. A mí me apetece tan poco como a ti el estar aquí. Ya he soportado bastante desprecio por tu parte. Pero quiero aclarar nuestra situación para bien o para mal -explicó Zayn aguantando una oleada de tristeza.

-Ya he dicho que no hay nada de qué hablar -repitió sin mirarlo.

-Claro que sí lo hay. Y si tú no quieres hablar ¡me vas a escuchar a mí! -espetó furioso Zayn- No voy a aguantarme callado mientras tú me tratas como si fuera la peor persona del planeta. Te engañé, de acuerdo. Pero nunca mentí en cómo era cuando estaba contigo ¿Qué importa cómo sea con los demás?

Seguía intentando engañarlo, pero él no se dejaría manipular. Sabía que ese pequeño arpía haría cualquier cosa para tener a un esclavo más, adorándolo. Pero él no lo haría.

Y para conseguir no caer, tenía que evitar mirarlo. Porque si ya era duro escuchar el tono dolido de sus palabras, sería incapaz de no abrazarlo si veía sus preciosos ojos tristes. Y sería completamente imposible no hacerlo suyo en esa habitación donde estaban solos, si veía su espectacular cuerpo.

Más Que Amigos, Menos Que amantes. Ziam¡Lee esta historia GRATIS!