Capítulo 34

1.5K 146 14

Abrigados hasta la coronilla, llegaron Harry y Zayn con su mochila al hombro, hasta la casa de Louis. Los guiaron hasta la piscina cubierta, que parecía una piscina olímpica. Pero Zayn ya había estado allí así que no se dejó impresionar.

Llegaron los últimos y ya todos se habían cambiado y llevaban sus trajes de baño. Tanto los hombres como las mujeres parecían la selección de jóvenes más atractivos del país. Era una competencia de belleza. Pero Zayn tenía su claro ganador. Nada más entrar y verlo en bañador había rememorado la dulzura de la unión de sus cuerpos, dejando de respirar por unos instantes. Todo el frío que se había acumulado en su interior por las invernales temperaturas, había desaparecido. No podía disimular su conmoción, así que no lo intentó. Por suerte Liam estaba tan ocupado examinando el cuerpo de Ashton, que Zayn pasó desapercibido.

Entre la multitud observaron a un invitado inesperado. Para la suerte de Zayn, Michael y Louis se habían hecho muy amigos. Cada vez que Louis iba al local a intentar persuadir a Harry para que cediera un poco, acababa tomándose unos tragos con Michael. Y como era el único día libre del joven, había decidido disfrutarlo, yendo a la fiesta.

En la distancia sonrió a los chicos que se encaminaban al interior de la cálida estancia. Los cuales agradecían tener un aliado más. El agua soltaba un suave vapor que hacía rugir a los músculos de placer. Caminaron hasta el anfitrión, que estaba encantado de verlos. Aunque Zayn sabía que no era por él precisamente.

Tras un saludo de rigor fueron hasta los vestuarios para cambiarse de ropa y ponerse el traje de baño, como el resto ya había hecho. Harry había elegido uno verde que lo exhibía mucho más exuberante. Zayn se colocó uno negro que su amigo le había convencido para que se pusiera. Zayn quería algo más discreto y que no lo metiera en más problemas de los que ya tenía. Pero finalmente había cedido. El traje de baño se le ajustaba a la perfección.

Al salir para reunirse con todos notaron como todas las miradas giraban para verlos. Los hombres rezaban por no resbalarse con el charco que estaban produciendo bajos sus pies. Y dos de ellos, habían notado como su corazón se paraba durante unos segundos.

Ajenos al impacto que provocaban caminaron despreocupados, charlando animadamente. Pero tuvieron que interrumpir el paso al notar como una toalla gigantesca envolvía a cada uno.

Ante la mirada atónita de todos, Liam y Louis los habían alejado de las miradas curiosas y cubierto, lo que para ellos era desnudez.

-¿Se puede saber qué demonios están haciendo? -protestó Harry quitándose la toalla de encima.

-¡Taparlos! Ya que ustedes no lo hacen, lo hacemos nosotros -acusó Louis irritado, intentando taparlo de nuevo.

-¡Todo el mundo va en traje de baño! ¿Por qué no van a tapar a sus animadores? -preguntó Harry malhumorado- Lo necesitan bastante más que nosotros. Además, a diferencia de ellos nosotros llevamos bañadores de nuestra talla, no varias tallas menos como ellos -concluyó y se marchó a paso ligero.

-¡Harry ven aquí! ¡Harry he dicho que vengas! -le gritó Louis mientras corría tras él con la toalla abierta para echársela sobre los hombros en cuanto lo alcanzara.

Zayn sonrió ante la escena. Sabía lo que ocurriría sin que le hiciera falta estar presente. Louis lo alcanzaría sin problemas, lo llevaría a algún sitio privado y Harry protestaría indignado durante largo rato. Pero estaba seguro que la discusión iría seguida de una confesión de sus sentimientos y un apasionado beso. Se negaba a imaginarlos haciendo más.

La sonrisa en su cara tembló al notar que el brazo posesivo que lo rodeaba lo apretaba más contra un cuerpo duro y cálido. Se giró para mirar al dueño de ese tentador torso y observó petrificado la cara de odio con la que miraba a su alrededor. Parecía un cazador buscando su presa. Pero Zayn no pudo evitar que una oleada de felicidad lo invadiera. Tenerlo tan cerca, apretado a su duro cuerpo y envuelto en esa toalla que lo tenía aprisionado bajo su garra como si fuera de su propiedad. Era más feliz de lo que había sido en semanas.

Más Que Amigos, Menos Que amantes. Ziam¡Lee esta historia GRATIS!