Capítulo 31

1.7K 155 6

El primer día de clases tras la gran revelación había concluido. Zayn estaba agotado de quitarse de encima a cuanto moscardón pasaba junto a él. Estaba seguro de que era un complot para irritarlo hasta volverlo loco de histeria. Estaba al borde de un ataque psicótico que no beneficiaría a nadie.

Tras quitarse de en medio al último conquistador que quiso hacer el milagro de seducirlo, se sentó junto a Louis en el césped, en la zona de siempre. Se apoyó sobre el árbol que prácticamente tenía marcado como de su propiedad, y suspiró exasperado.

-La culpa la tienes tú por venir vestido así -le acusó Louis risueño.

Había decidido que era una tontería seguir fingiendo lo que no era. Pero tampoco se sentía muy cómodo yendo muy arreglado. En realidad, no iba nada arreglado, se dijo mientras se miraba de arriba a abajo. Llevaba unos vaqueros gastados y una camiseta musculosa simple de color negra. Era posible que la camiseta se ajustara a la perfección a su cuerpo y que los vaqueros fueran una segunda piel, pero Zayn no consideraba que eso fuera suficiente para el escándalo que todos le estaban armando. Decidió arreglarse el pelo, peinándolo perfectamente hacia arriba.

-Aún no me creo que Liam te descubriera -afirmó Louis sacándolo de su irritación con el sexo masculino.

Sí, lo descubrió ¡Lo descubrió por competo! Y Zayn a él. Y le encantó lo que vio, tocó, besó, acarició,... Tenía que dejar de pensar en Liam así porque solo se hacía daño. Solo eran amigos. Y ni eso estaba a salvo aún. Tendría que esforzarse mucho para mantener su amistad. Sabía que Liam era muy comprensivo y lo perdonaba por todos sus engaños. Pero no lo olvidaría. Estaba seguro de que acabaría teniendo malas consecuencias para su relación.

Liam estaba algo nervioso por ir al encuentro de su amigo. Sabía dónde encontrarlo. Llevaba toda la mañana escuchando comentarios de todo tipo sobre su apariencia, así que supo que no lo encontraría con una de sus camisetas viejas precisamente.

Y así era. En la distancia lo distinguió sin problema. Apoyado distraídamente sobre su árbol favorito, con el cabello brillante haciéndole la competencia al sol. Era tan hermoso que no debería ser aconsejable mirarlo durante mucho tiempo, si quería mantener su salud intacta. Se veía triste. Cuando un grupo de novatos se acercaron a él y minutos después salieron despavoridos, supo qué le pasaba. Estaba harto de que todos lo juzgaran por su físico. Comenzaba a entender por qué había mentido. No le gustaba ser el centro de atención como al resto de superficiales que él conocía.

¡Ese si era su Zayn!, se dijo orgulloso Liam, mientras seguía observándolo. Pero a continuación su alegría se evaporó al verlo apoyar su cabeza sobre Louis y éste besarle la frente. Zayn estaba demasiado bello para que un contacto como ese fuese amistoso. Lo fuese o no, a él no le dio tiempo a recapacitar, cuando ya estaba frente a ellos con el ceño fruncido.

-¡Hola! ¿Interrumpo? -espetó secamente Liam.

-Sí, el sol. Me lo tapas -respondió Louis haciendo un gesto para que se moviera.

Zayn se quedó petrificado al escucharlo. Se veía tan bello allí como una roca parado frente a ellos. Parecía un Dios con el sol a su espalda. Tuvo que contener la respiración con esa imagen. Pero mantuvo la compostura y solo fue capaz de mirar a Louis tras su pequeña broma. Este notó la tensión en el ambiente y se excusó, poniendo tierra de por medio.

Pasaron unos minutos incómodos y Liam se sentó junto a Zayn. Se suponía que debería actuar como siempre. Pero se le olvidó cómo se hacía. Suspiró frustrado e intentó buscar un tema de conversación. No lo encontró.

Era la primera vez en sus vidas que la presencia de Ashton dirigiéndose hacia ellos los alegraba. Y Zayn parecía igual de feliz, al menos, sonriente.

-¡Oh, Zayn que cambio! ¡Estás muy... bien!

¿Bien? Liam diría espectacular, precioso, bellísimo, más hermoso que un Dios bajado del Olimpo. Tenía que dejar ya de fantasear con él. No era correcto que pensara así de su amigo. Aunque él tuviera razón y fuera el hombre más guapo del planeta.

-Sí, gracias -contestó Zayn con media sonrisa- De vez en cuando es bueno arreglarse un poco para recordar que soy uno más de los chicos. Claro está, no pienso levantarme dos horas antes para alistarme y que no me reconozca ni yo en el espejo.

-Eres un... -intentó decir furioso mirándolo como si lo quisiera asesinar- Sin duda hacen una pareja perfecta –espetó iracundo- Un impotente y un desabrido que se cree guapo por ponerse una musculosa por primera vez en su vida ¿Lo has hecho para ligártelo? Todo el mundo sabe que estás enamorado de él ¿Crees que así te tomará más cuenta?

-Con tu primo funcionó -contestó Zayn sonriente.

-¡Puto! -insultó furioso.

-Gracias. Se hace lo que se puede -replicó Zayn burlón.

Liam estaba acostumbrado a escuchar a su amigo burlarse de Ashton, con ingeniosas réplicas. Pero sabía que esta vez no todo era mentira. Sabía que Zayn había tenido algo con Calum. Era consciente de que Zayn no pretendía seducirlo, se había vestido así porque estaba harto de ir disfrazado. Comparado con la ropa que le había visto ese fin de semana, en ese momento, parecía un santo. Y aunque le irritó el verlo tan a gusto con el tema, se relajó al notar como se lo tomaba a broma.

Ashton no sabía cómo responder. Solía pasarle con mucha frecuencia. Lo normal era que Liam acabara saliendo en su defensa y le parara los pies a Zayn, para que no se mofara en exceso. Pero ya había perdido los favores de Liam y eso lo irritó más. Haciendo que su foco se desplazara hacia él.

-¡Que patético! Como no puedes excitarte con un hombre de verdad te buscas a un medio hombre como él –espetó Ashton sofocado.

-Bueno -empezó a decir Liam buscando la mirada de su amigo en señal de aprobación. Al obtenerla prosiguió- no puedo quejarme. No le cuesta ningún trabajo ponerme a tono -replicó orgulloso colocando sus manos cruzadas sobre la nuca.

Zayn no pudo evitar soltar una carcajada. No solo por la cara de espanto de Ashton, sino porque era cierto. No recordaba ni un minuto seguido en el que su miembro no hubiera estado erecto desde que se metieron en la cama. Ni fuera de ella.

-Ya te dije Ash. Yo que tú iba al médico ¿Cómo es posible que un chico con tanta potencia sexual no... funcionara contigo? En serio, yo que tú me lo miraba -se burló Zayn.

Ambos estallaron en risas al ver a Ashton alejarse. Liam se acercó a Zayn y como siempre que estaban de broma le revolvió suavemente el cabello.

Liam dejó de reír aunque no de sonreír y lo observó mientras se ordenaba bien el cabello. Le gustó el tomarse a broma lo que hubo entre ellos. Nadie sabía que era verdad, así que podían bromear cuanto quisieran. Parecía el tema perfecto para empezar a reconstruir su amistad.

-¿Así que tengo mucha potencia sexual? -preguntó burlón mientras enmarcaba una ceja.

-Sí, es que pensé que si con él fuiste... incapaz, iba a quedar poco creíble que dijera que conmigo tuviste eyaculación precoz -bromeó Zayn sonriente.

-Yo nunca he padecido de tal cosa -espetó irritado.

-Oh, vaya ¿Para ti ese es tú tiempo normal? -preguntó con fingido asombro.

-Serás...

Liam se le abalanzó haciéndole cosquillas sin parar y despeinándolo ante las miradas atónitas de todos a su alrededor. Pero les daba igual. Podrían superar lo sucedido entre ellos. Habían sido capaces de hablar sobre el tema e incluso, bromear. Y había algo más, una nueva intimidad que solo ellos dos entendían y conocían. Ya no había nada de lo que no fueran capaces de hablar.

Spoiler:

.

.

.

. .

Las semanas fueron pasando y la amistad entre ellos se fue evaporando como el humo de una hoguera en sus últimos coletazos.

Más Que Amigos, Menos Que amantes. Ziam¡Lee esta historia GRATIS!