30 « Lakers.

9.1K 449 71

Brooklyn.

Northwestern Secondary School.

Jueves 21 de Agosto del 2014, 08:45 A.M - Casilleros del pasillo, sector B.

Malditos libros. Malditos y estúpidos libros que no entran en el maldito casillero. Maldición.

Maldices mucho. 

Tu también cállate maldita sea.

No eres para nada femenina, lo sabes ¿verdad?

Que te den por el cu...

Hey, hey, hey soy Irene, tu conciencia. Deberías respetarme.

Que te respete tu mamá.

— ¡Joder! —Grite viendo como mi libro no caía al suelo—

Si, no había llegado a caer al suelo porque una gran mano lo había impedido. Mi casillero estaba repleto de libros, que por cierto, la mayoría no eran míos. ¿Que, por que? Fácil, Trinity y su repentina obsesión por tener todo en orden. ¿Desde cuando querida amiga? 

—Woah —dije sorprendida mientras sonreía— que reflejos

—Lo sé nena —dijo Jake entregándome el libro gordo y pesado -el cual él agarraba con facilidad- mientras sonreía arrogantemente—

Que raro...

Tomé el libro y empuje en el casillero -en el cual ya no cabía mas nada- haciéndolo entrar por la fuerza. Pude ver como todos mis libros se me venían encima, joderrrrr. 

Cerré la puerta de mi taquilla de sopetón antes de que algo pudiera caer encima de mi rostro y la cubrí con mi espalda. 

Uf. Respire por fin. 

—¿Y a ti que se te ofrece? —Pregunte cruzándome de brazos con la espalda recargada en mi casillero— 

Vi como Jake se relamía los labios en un gesto sexy. Todo ocurría en cámara lenta como si se tratara de un modelo de Calvin Klein. ¿Desde cuando sus labios se veían mas rosados de lo común? Oh, ¿Desde cuando me había vuelto tan detallista y por que lo miraba tanto? 

Luego de relamerse aquellos carnosos labios esbozo una sonrisa digna de compararla con la de una publicidad. Lo vi acercarse lentamente hacia a mi. 

Que no cunda el pánico. No, panics attacks ahora no, panics attacks ahora no...

Acomodo un mechón de mi desordenado cabello, no había tenido tiempo de peinarme esta mañana puesto que la superficial Summer tarda añares allí dentro, si no hubiese sido mi amiga anteriormente la hubiera golpeado.

Acarició el pómulo de mi mejilla con la yema de su dedo deslizándolo lentamente y con mucha delicadeza, como si tratara con un objeto valioso y frágil que se rompería con el mas mínimo de los toques. Volvió a sonreír al notar mi nerviosismo ¿Por que tenia que ser tan patéticamente evidente? ¿Por que, Jesús?

—¿A mi? —pregunto con una pizca de diversión en el tono de su voz— A mi nada, ¿A ti se te ofrece algo? ¿Una sesión de besuqueo con tu ex novio en el cuarto del conserje, quizá?

¡Que va! Aquí otra vez el idiota de Jake Gallagher, mi patético y patán ex novio. 

—Quítate idiota —dije tratando de esquivarlo—

—Ni se te ocurra —me dijo apoyando sus manos al costado de mi casillero y encerrándome por completo—

Una sonrisa de suficiencia se apodero de su rostro y yo no hice más que rodar los ojos.

No te enamores del amor.¡Lee esta historia GRATIS!