Capítulo 09 - T2

1.5K 143 81
                                    

Estaba en busca del maldito Mattheo, buscaba por los pasillos pero simplemente no lo veía...

Llegué al Gran Comedor y ahí lo vi, hasta el fondo, riendo con una chica.. Me acerqué a él sin hacer casi ruido, pero en mi mente pensaba en cómo matarlo con mis propias manos...

Toque su hombro y el dio media vuelta para verme...

— ¿Qué quieres? – Rodó los ojos. – ¿Vienes por más? – Soltó una pequeña risa.

No me pude contener y le pegué en la nariz con el puño, no solo por lo que me había hecho a mi, sino por lo que la pobre Hermione había sufrido...

— ¡Maldito Abusador! – Le grité mientras comenzaba a sangrar la nariz de Mattheo.

— ¡¿Qué te pasa?!, ¡Ni si quiera te hice algo! – Tocaba su nariz que parecía estar rota.

— A mí no, pero a alguien más sí!

Pará este entonces, ya estaban todos los alumnos a nuestros alrededores mirando el alboroto... Escuché como se abrieron las puertas del comedor de un golpe...

— ¡¿Donde está el joven Malfoy?! – Gritó
Dumbledore acercándose a nosotros...

Todos dirigieron la mirada a Draco que estaba sentado casi al lado de Mattheo...

— Queda expulsado... – Contestó dumbledore con total seriedad.

Para este punto no entendía nada, por que expulsaban a Draco y a mi no me decían nada a pesar de que Mattheo tenía la nariz rota y probablemente habían visto cuando le di el golpe...

Draco se levanto del asiento y caminó al lado de Dumbledore, los alumnos susurraban cosas mientras veían a la salida donde se dirigían los antes nombrados...

Volví mi mirada a Mattheo pero ya no estaba, ni la sangre que había goteado en el piso tampoco estaba... Fruncí el ceño aún más confundida y comencé a preguntarle a las personas que estaban a los lados...

Pero seguían susurrando, nadie se movía, nadie contestaba por mas que les exigía que me dijeran a donde había ido Mattheo...

— ______– Susurraron. No supe quien había sido, pero la voz era bastante familiar.

— ______ – Ahora era más que un susurro, miraba a todas partes pero no veía más que alumnos de diferentes casas susurrándose entre sí.

Abrí los ojos... Estaba en una cama de la enfermería, no sabía cuánto tiempo llevaba ahí, me dolía la cabeza y no sentía mi cuerpo...

— Despertó...– Dijo Harry que estaba a mi lado tocando mi mano.

Miré hacia otro lado y ahí estaba Hermione...

— ¿Hermione, que sucedió? ¿Te sientes mejor? ¿Por que lo expulsaron y no a él? – Toque mi cabeza, tenía tantas preguntas que hacer.

— Tranquila, _____ – soltó una pequeña risa. – Estas alucinando...

— Harry ¿qué pasó? ¿Por que me duele tanto la cabeza? – Me queje.

— Te encontraron en el piso inconsciente, fuera de tu habitación, y también con un golpe debajo del ojo, hace como... – se quedó pensando – Un mes, mas o menos.

— ¿Un mes? – Cuestioné

— Si no es que más – Contestó Hermione

— Pero... Pero el abuso y... y Mattheo y Draco no...– Harry me interrumpió.

— Deja de alucinar, ahorita te examinarán y verán cuando te puedes ir de aquí... – Sonrió y salió de la habitación, dejándome sola con Hermione.

— Hermione... ¿Estás bien? ¿No te ha pasado nada malo últimamente? – Parece que le sorprendía mi pregunta, se puso nerviosa y se tambaleó un poco en la silla...

— No... Nada... Preocúpate por ti en estos momentos, todavía nadie sabe quién fue la persona que te agredió... – Bajó la cabeza.

— Es obvio que te sucede algo... Cuéntame con confianza... – Formé una pequeña sonrisa esperando alguna respuesta de Hermione.

— Es que... – No pudo terminar la frase ya que entró una de las enfermeras y dijo:

— Bien Granger, se acabaron los visitas, más tarde podrán volver a ver a _____

— Bien. Nos vemos luego, _____ – Salió a paso apresurado de la enfermería.



-•-


Cuando por fin me dieron de alta, lo primero que hice fue ir en busca de Hermione... No la encontré en el Gran Comedor, pero sí a Harry, sentado al lado de Ginny... Riendo...

Aquí es donde comenzaba a temer que se repitiera la historia, la manta, llegar, la confeción de Hermione...

Me acerqué a ellos...

— Hola... – Dije en voz baja.

— Hola, _____ – Me regaló una cálida sonrisa la pelirroja.

— Hola... – Harry miraba embobado a aquella linda chica.

— Harry, necesito la manta... – Contesté rápido.

No tardó mucho en que Harry se diera la vuelta y me entregará la manta.. Corrí en busca de la sala común de Gryffindor, y cuando logré estar adentro, me encamine a la habitación de Hermione... Toque la puerta, repitiendo una y otra vez en mi cabeza que no se fuera a repetir todo...

— Hermione... Soy _____ – Susurré.

Escuché una vez más el seguro de la puerta abrirse; y que esta de abriera sola... Entre rapido y me topé con el mismo retrato en mi mente, ese que no quería ver...

Hermione, con los ojos hinchados, cabello desordenado, rímel corrido, Todo igual, todo se estaba repitiendo...

— Fue Mattheo... ¿no es cierto? – me senté a su lado y la abracé.

—¿De que hablas? – Se secó con sus dedos las lágrimas que corrían por sus mejillas.

— Sé que abusaron de ti... El tiempo que estuve "inconsciente" pasó algo parecido a esto, y temo que sea verdad...

— _____ – Dijo mi nombre con un hilo de voz. – Lo intentaron, lo intentaron y casi lo logran – Se hecho a llorar y unido su cabeza en mi cuello...

—  Lo intentaron... Entonces no fue





Nunca confíen en desconocidos como yo, ¿teorías?

-  -  - 𝙈𝙞 𝙖𝙘𝙤𝙨𝙖𝙙𝙤𝙧 -  -  -Donde viven las historias. Descúbrelo ahora