Prólogo

3.2K 244 57
                                    

Corría a toda velocidad por las inmensas y luminosas calles de la ciudad de Tokio escapando a toda velocidad de la policía, saltaba de tejado en tejado mientras el viento movía de un lado a otro sus blancos cabellos que su capucha negra cubría en su mayoría.

Un pensamiento surco su mente momentáneamente: "Escapar de la policía ya es muy fácil..."; Al principio fue divertido para ella robar pequeños negocios, sin embargo eso ya había dejado de ser interesante desde hace mucho tiempo, así también como robarle a la mafia japonesa, bancos y grandes edificios de la ciudad acababa de pasar a algo tedioso y también aburrido, simplemente perdió el interés después de los primeros 15 robos grandes.

Se bajó de los tejados y aterrizó en un callejón oscuro mientras esperaba en un frío silencio que la policía se fuera y pudiera volver a su guarida de forma segura. A los pocos minutos dejaron de sonar los gritos y pasos apresurados de sus perseguidores y solo se quitó la capucha y salió del callejón como sí nada, había efectuado un robo ejemplar.

Tomó rumbo a su pequeña cabaña en medio del bosque, el lugar era aunque pequeño encantador. Al llegar y escuchar los tablones de abeto crujir bajo sus pies se puso a pensar en algún siguiente blanco, pero nada, todas sus ideas de un robo eran o aburridas o ya las había ejecutado antes, "Un buen mago no hace el mismo truco dos veces" pensó, si, para ella robar era magia o alguna especie de arte que le entretenía.

Se recostó en su futón y se estaba preparando para dormir cuando sintió el aroma a sangre cerca suyo, así que tomó su katana, la cual siempre llevaba consigo, y salió en silencio de su pequeña recidencia.

Pudo escuchar dos voces hablando entre ellas y un par de siluetas más adelante.

—Seguro qué es aquí?— preguntó una voz bastante gruesa.

—Si, hay una chica que vive por aquí sola en el bosque, devorarla será bastante fácil— dijo con una voz que la asqueo.

Ella sabía que era bonita, se lo habían dicho incontables veces, pero directamente venir a devorarla?! Eso era un nuevo nivel!

Tomó un par de cuchillos y lanzó uno a la cabeza de cada uno de los hombres que venían por ella para devorarla.

—Tira y anota!— celebró al haberle atinado a las cabezas de ambos hombres tan fácilmente, pero su pequeña celebración se detuvo cuando sintió algo enrollarse en su tobillo, “Eso es un tentáculo?!”, pensó de inmediato viendo la asquerosa y babosa extremidad que salía de la espalda de uno de los hombres que anteriormente había "matado", fue abruptamente jalada hacia abajo desde la rama en la que se encontraba —¡ahí te voy Lucifer!— gritó antes de golpear el suelo y quedar en frente de ambos hombres que resultaron ser demonios, ya viéndolos de cerca se les notaba mucho.

Ambos la veían de una forma perversa y malvada esperando devorarla, y ella solo pensaba cosas estupidas para variar.

—Antes de que mueras tengo una pregunta— señaló al demonio con tentáculos —si te cortará un tentáculo y hiciera una brocheta con ese tentáculo, sería una brocheta de pulpo o de demonio? Sabes que? No contestes, aburrido!!— con esa última palabra sacó  otra katana de su espalda y desenvainó la otra que tenía en la cintura y en un rápido movimiento cortó la cabeza de ambos demonios, los cuales se evaporaron a una velocidad vertiginosa.

Toda esa escena fue presenciada por la primera luna superior que observaba desde lo alto de un árbol cómo la chica de cabellera blanca se retiraba, iba a tener que informar eso a su amo, el rey de los demonios.

La chica de cabellos blancos no tenía ni idea de en que se había metido.

.

.

.
___________
Nueva historia! Les gusta? La continúo?

La narración es muy diferente y si tienen consejos o recomendaciones los acepto completamente, eso sí, nada de comentarios negativos por favor.

Pequeña Ladrona ≈Muzan Kibutsuji y Tú≈Donde viven las historias. Descúbrelo ahora