Al final terminar sacando a Eduardo en muy mal estado no es lo mejor de las fiestas eso es tenerlo por seguro,  lo termine mojando con un gran balde de agua  para que se despertara un poco y se le bajara algo el alcohol. Bueno, no se si realmente se le haya bajado pero no quería llevármelo en estado inconsciente, y fue gracioso la forma en cómo reaccionó.

Termine llegando a mi casa como a las cuatro de la madrugada casi las cinco, como de costumbre. Mi mamá ya se encontraba dormida para entonces.
Y ahora tengo un dolor de cabeza insoportable, y eso que no tome mucho, pero creo que fue mas por el ruido de la música que por la bebida o por la confusión que tenía por aquella chica llamada Leire. Mmm... Bueno, creo que fue definitivamente la música. ¿Confusión yo? Jamás, y mucho menos por una chica.

Salgo de mi cama y me doy una ducha.
En cuanto salgo de esta me doy cuenta que tengo muchos mensajes.
Y varios mensajes y fotos por parte de Dafne.

Veamos...

Definitivamente quiero borrar las fotos, ya que son de ella desnuda y la verdad es que últimamente solo la quiero alejar de mi, tal vez tenga que bloquear su numero o hasta cambiar yo de numero, ya me está hartando mucho.

Mensajes de Eduardo...

Algunos dicen que estuvo padre la fiesta, otros que tiene una súper cruda, y otro que su hermana todavía no llega con su jodido coche.
Al parecer su hermana se la paso al cien.

Y tengo uno de... ¿Román?

Preguntando que si no le había hecho algo a su hermana, bueno confirmado son hermanos.  
En fin, me da flojera responder, pero antes borro las fotos de Dafne, cada vez que pienso en ellas me dan escalofríos, se que soy un chico que le gusta ver este tipo de cosas, pero ella ya tiene una obsesión por mi, y aunque antes me gustaba... ya solo medio me asusta, siento que algún día irrumpirá a mitad de la noche en mi cuarto.
En fin, espero que eso no suceda, aunque no sería tan mala ahorita que lo pienso.

Cada rato mensajes, extremadamente coqueteos, trata de besarme cada vez que puede, fotos, pero no había llegado a tanto hasta ahora, con este tipo de fotos, tendré que hablar con ella, no mejor no voy a hablar con ella, al final ella es quien se humilla y no soy yo.

Eso me hace acordarme de Leire, cuando dijo que yo le había dicho que no a Dafne en la noche, si realmente fue raro, ya que nunca la había apartado de mi. Pero demonios, Dafne ya parece una loca, pero por mi.

Tengo que averiguar sobre la hermana de Román.
¿Por qué no se quien es?
¿Por qué nadie sabia que tenía una hermana Román?
Y sobre todo ¿Por qué estoy pensando en ella? Yo no pienso en chicas, pero lo cierto es que me intriga mucho no saber de ella, ya que ella dijo que no le prestaba atención; y que ni si quiera me moleste en reconocer su cara. Pero joder, ¿Como olvidas una cara como la de ella?
Bueno Eliot, mejor no hables, que si olvidas las caras.

Realmente ¿Quién es la pelirroja que ni en mi vida había visto?, pero que al parecer ella me conoce y le disgustaba hablar conmigo, de hecho parecía que odiaba dirigirme la palabra.
No solo parecía, la verdad es que le disgustaba hablar conmigo, hasta creo que mi presencia enfrente de ella era una molestia.

¿Será que alguna vez me porte mal con ella? Con eso que no recuerdo a quien trató bien o mal, me siento mal si fue así con ella... Mmm... No; no mucho, soy así... No me siento mal por nadie, solo tal vez un poco... Pero muy insignificante.
Y si fue con ella. ¿Que habré hecho para parecer un completo cretino con ella?

No tengo idea, pero la buscaré, me agrado mucho su forma de ser directa... E imaginarme que más puede hacer con esa actitud hace que tenga los pelos de punta.
Una guapa pelirroja en mi vida no estaría tan mal, menos aburrimiento en esta. Sin duda la buscaré.

La apuesta perfecta [1]¡Lee esta historia GRATIS!