Capítulo 26

1.9K 175 33

Un ruido hueco hizo que Zayn se despertara. Desorientado y adormilado intentó levantarse, pero no pudo, un cuerpo yacía sobre él. Liam. Recordó todo lo sucedido y observó el cuerpo desnudo del hombre sobre él. De nuevo el ruido. Llamaban a la puerta. Aún seguían en el local, y ya no se escuchaba música. Seguramente era hora de cerrar y ellos seguían encerrados en esa habitación. Intentó hacer a un lado a Liam, pero no pudo. Así que recurrió a lo único que se le ocurrió.

- No se preocupen -gritó Zayn- Yo cerraré cuando salga.

- Michael ya cerró -se escuchó tras la puerta- Soy Harry. Te he estado esperando para que me... ¡Ahm! ¿Liam sigue ahí? -preguntó indeciso- No, no me lo digas, no quiero saberlo. Bueno si, pero... ¡Después hablamos! Tú tienes llaves así que podrás salir. Solo venía para avisar de que... ahm, de que ya todos nos vamos. Esto... ya después hablamos.

La voz nerviosa de Harry se perdió con el ruido de sus zapatos por el pasillo vacío. Zayn sonrió por las expectativas. Su amigo se había imaginado lo que hacían y seguramente estaba rojo pensando en ocultárselo a los demás. Tan dulce, pensó Zayn risueño.

La diversión desapareció de su rostro al notar la tensa erección de Liam introduciéndose más profundamente en él. Habían dormido en esa posición, pero la reacción habitual del hombre al despertarse le había fascinado.

Una vez más hicieron el amor, pero esta vez más suave y delicadamente. Liam lo besaba perezosamente cada parte de piel a su alcance mientras que Zayn oprimía el miembro de él más profundamente para sentirlo como parte de su mismo ser.

- No hagas eso -ordenó Liam ronco de excitación.

- ¿Nunca te han dicho que en el sexo nada está prohibido? -bromeó como pudo entre gemidos.

- Si me exprimes así, no aguantaré ni medio segundo -afirmó Liam acelerando las embestidas.

Zayn había tenido esa misma conversación muchas veces en su vida, pero no podía evitar parecerle única ¡Maldita sea! Estaba totalmente enamorado. Era un asco. Estaba claro que para Liam solo sería una noche y en cuanto acabaran hablarían de lo arrepentido que se sentía y le pediría que siguieran siendo amigos. Y como estaba estúpidamente enamorado diría que sí para no perderlo ¡Era un asco!

El éxtasis llegó para ambos y Liam comenzó a preocuparse. Algo le pasaba. No era normal que lo hubiesen hecho... no recordaba cuantas veces- y aún lo deseara más. Iba a pensar que era un pervertido o un obseso sexual. Lo miró, completamente desnudo y la tensión volvió a apoderarse de él ¡No era posible!

Se apartó de Zayn con dificultad, ya que su cuerpo se negaba a la separación, y se concentró en el techo. No estaba con cualquier hombre, sino con Zayn, su amigo. Tenían que hablar y para ello era fundamental estar alejados ¡Mierda! Volvía a estar dentro de él.

Su traicionero cuerpo lo había buscado desesperadamente y había comenzado de nuevo a hacerlo suyo.

Zayn veía la posibilidad de salir de esa habitación muy remota y con cada unión se volvía más vulnerable a él. Cada vez más recuerdos, más amor... ¡Tenía que pararlo! Se levantó, cogió su ropa y se dirigió al baño que había en esa misma sala. Mientras Liam lo devoraba con la mirada.

¿Cómo demonios había podido ocultarle tremendo cuerpo?, se preguntó Liam más excitado, si era posible. Y comenzó a atar cabos. Le había ocultado muchas cosas, toda una vida. Parecía otro en ese ambiente. Y entonces cayó. El chico al que besó en la fiesta de disfraces y Zayn ¡eran el mismo! Se habían besado y Zayn había actuado al día siguiente como si nada ¿Haría ahora lo mismo? El Zayn que él conocía no sería capaz, pero se había dado cuenta de que no lo conocía.

Más Que Amigos, Menos Que amantes. Ziam¡Lee esta historia GRATIS!